Los programas memorables de los diez años de «Salvados»

La conversación en un bar con Albert Rivera y Pablo Iglesias, la entrevista a Nicolás Maduro o el reportaje sobre las víctimas del accidente de metro de Valencia son algunos de los momentos más sonados del programa de Jordi Évole

D.S.
La Voz

En el mundo televisivo, la feroz competencia por la audiencia impide que muchos programas tengan un largo recorrido. Una de las rara avis que ha logrado superar esta batalla es Salvados. El programa de Jordi  Évole cumple diez años de emisión en La Sexta y, a sabiendas del hito, la propia cadena ha decidido celebrarlo con una selección de vídeos en el que famosos de distinta índole comparten sus momentos favoritos del programa.

Este domingo supone el regreso del programa y lo hará envuelto en un halo de misterio. En este caso, el equipo ha optado por no desvelar de qué tratará el reportaje y solo han compartido una incógnita en forma de hashtag: #1decada5 .

Esta no es la única vez que Salvados sorprende a la audiencia. En el pasado lo ha conseguido con muchos de sus programas y desde La Voz de Galicia queremos recopilar algunos de los más impactantes en su paso por antena.

La estrategia del silencio (2013)

El 3 de julio del 2006 descarriló un tren en el metro de Valencia. Se trata del peor accidente suburbano de la historia de España y el segundo más grave de Europa con 43 personas fallecidas y 47 heridas. El único responsable a ojos de los tribunales fue el maquinista, que también falleció, pero la asociación de víctimas del accidente lleva batallando desde entonces porque consideran que la responsabilidad penal va más allá.

Este programa de Évole buscaba dar voz a los familiares y mostrar las sombras del sucesoLa estrategia del silencio es uno de los que más orgulloso se siente el presentador catalán por las consecuencias que acarreó. El viernes posterior a su emisión, salieron a la calle diez mil personas para acompañar a las víctimas de este accidente. Y como el propio Évole comentaba en una entrevista con el Gran Wyoming, «no solo hubo justicia social», sino que también se abrió una nueva comisión de investigación del caso y realmente pensó «que su trabajo podía servir para algo».  La causa fue archivada nuevamente en mayo del 2017. En un auto de más de doscientas páginas, la jueza sentenció que se trató de un «desgraciado» accidente y acordó el sobreseimiento provisional de la causa. 

Entrevista a Nicolás Maduro (2017)

Évole cerró el año 2017 con una entrevista al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que dividió en dos entregas para evitar dejarse nada en el tintero. La emisión de la primera parte batió el récord de audiencia de Salvados, con 3.476.000 telespectadores y un 18% de cuota de pantalla. Y el debate también estuvo más que presente en redes sociales, el segundo escenario por excelencia de este programa.

El presentador catalán logró hablar con el dirigente acerca de temas polémicos como los presos políticos en Venezuela. Respecto a Leopoldo López, líder de la oposición, Maduro aseguró que «ninguno está preso por haber promovido una idea, sino por violar las leyes».

También hablaron de la libertad de expresión. Maduro aseguró que el «80% de los periódicos en Venezuela son muy opositores». Además, cuando le preguntó al presidente por su programa de 5 horas en la televisión pública y por el programa que entonces debería tener la oposición política, Maduro alegó que para que la oposición tenga un programa «primero tiene que haber un líder de la oposición» y que en los últimos «18 años no ha habido un líder que verdaderamente» fuera considerado como tal.

Efecto Mercadona (2016)

Este puede que sea uno de los programas que más se le atragantó al presentador catalán. Al repasar el «Fenómeno Mercadona» y cuestionar el hecho de que sea la empresa mejor valorada de España según un monitor de reputación (Merco Personas), se generó una fuerte polémica en redes sociales entre defensores y detractores del modelo de la cadena de supermercados, original de Valencia, y además no logró todos los testimonios críticos que necesitaba para mostrar las sombras de la empresa. 

La empresa cuenta con 76.000 trabajadores. Teniendo en cuenta que nació en 1997, la plantilla se ha multiplicado por seis, y se caracteriza por ofrecer los contratos indefinidos con los sueldos más altos del sector. Évole se propuso buscar las cosquillas del bebé de Juan Roig, pero no tuvo demasiado éxito. Según contó el presentador, solo logró localizar 80 casos críticos de los 76.000 trabajadores en activo: un 0,1%. También habló con proveedores -Mercadona tiene 130-, de los que solo uno se mostró crítico.

 Astral (2016)

Marcó un antes y un después en la trayectoria del programa. Astral puso frente a los ojos del espectador la realidad de la inmigración y los problemas de gestión de esta crisis que, alega Évole, tiene la Unión Europea. El periodista se embarcó en la nave que bautiza el programa para conocer en primera persona el drama de la inmigración, y junto a su equipo filmó el día a día de los socorristas que trabajan por vigilar el mar y rescatar a refugiados. Este barco era un velero de lujo donado por un millonario italiano que fue convertido en el navío con el que la oenegé catalana Proactiva Open Arms rescata a los refugiados que llegan a Europa por mar huyendo de guerras, pobreza o persecución. 

Otro de los aspectos curiosos de Astral fue que se proyectó en cines -en más de 130 salas en Andorra y España- y que la taquilla recaudada fue donada íntegramente a la causa de la oenegé mencionada con anterioridad. El documental fue merecedor de un Premio Iris de la Academia de Televisión y su repercusión llevó a líderes políticos como Pablo Iglesias (Podemos) a felicitar al periodista por su labor.

 #Salvados1OCT (2016)

Jordi Évole no quiso dejar pasar la oportunidad de entrevistar al entonces president de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, para analizar la polémica aprobación de la ley del referéndum y la de transitoriedad política, las reacciones del gobierno de España y de la Justicia, y cómo se llegó hasta ahí. El programa se emitió una semana antes de la celebración ilegal del referéndum sobre la independencia de Cataluña el 1 de octubre y fueron más de tres millones los espectadores que estuvieron pendientes de las respuestas de Puigdemont.

El presentador le puso contra las cuerdas en más de una ocasión. Una de las anécdotas que dejó el programa fue la cuestión de la independencia de la región del Kurdistán. Cuando Puigdemont afirmó que él está «a favor del referéndum de autodeterminación de todos los pueblos», Évole le recordó que en 2014 se presentó una moción a favor de la autodeterminación de esta región en el Parlament catalán y que Puigdemont votó «no».

El propio Évole ha confesado recientemente que esta fue la entrevista «más incómoda» que ha realizado por las repercusiones que tuvo una vez emitida. Según contó a Wyoming, gente que en su día «aplaudía por las preguntas que hicimos a Rajoy o a Florentino Pérez nos dijo que cómo le preguntábamos ciertas cosas a Puigdemont» y que «no era el momento». Ante esas opiniones, el periodista catalán ha manifestado que «ahora la grada es muy ruidosa, sobre todo en redes sociales» pero que no hay que estar «muy pendientes» y que hacer entrevistas como esta «es lo que toca».

Que Dios te lo pague (2012)

La Iglesia es otro de las instituciones a las que Jordi Évole ha querido investigar en Salvados. Esta entrega, emitida a comienzos de 2012, abordó los negocios inmobiliarios de la Iglesia en la Comunidad Foral de Navarra. Allí, a través de un proceso de inmatriculaciones, el arzobispado se había apropiado de numerosos inmuebles registrándolos a su nombre y después revendiéndolos.

Este reportaje supuso el comienzo de los hitos de audiencia del programa. Évole viajó a Pamplona y allí conoció el caso de primera mano, mostrando que el Arzobispado había obtenido más de mil propiedades entre 1998 y el 2007, Casi dos millones de espectadores siguieron esta historia.

 Fashion Victims (2016)

Otro de los programas que más debate encendió en redes sociales fue este sobre la industria textil y las condiciones de manufactura de ropa de firmas de ropa europeas en países subdesarrollados. En este reportaje no sucedió como en el caso de Mercadona, en el que sí se incluyó la voz de la empresa aludida. Compañías como H&M, El Corte Inglés o Inditex decidieron no participar en el programa a pesar de que Évole les dio la posibilidad de hacerlo.

Jordi Évole quería dar a conocer a la audiencia el «precio» de vivir en la era de la moda low cost y para ello viajó a Camboya y habló con empleados de las fábricas textiles que le informaron sobre sus condiciones laborales. En este país del sudéste asiático, el salario mínimo es de 140 dólares mensuales y trabajan de lunes a sábado. Casi cuatro millones de espectadores siguieron el programa.

 #AlbertVSPablo (2015)

Cinco horas de rodaje para hablar largo y tendido con los líderes de las dos nuevas formaciones políticas del momento, en un bar cualquiera y sin más atrezzo que los propios clientes del Tío Cuco y la camarera que les atendió, Cecilia. Évole apostó fuerte por este formato de «cara a cara» entre Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos), una entrevista que en realidad era todo un debate pre-electoral, y la audiencia lo respaldó con un 25% de share: más de 5 millones de espectadores.

El tono informal, más distendido de lo que suele ser habitual en este tipo de encuentros, fue clave para el éxito de esta entrega de Salvados. El presentador lanzó preguntas sobre los principales temas políticos, como el paro, la corrupción o la cuestión catalana, pero se preocupó de intercalar preguntas más personales, como si alguna vez habían pagado en negro o si tenían seguro privado.

Una hora en Moncloa (2016)

Évole presume de que fue una de las entrevistas que más le costó conseguir. Tras cuatro años de espera, el presidente del Gobierno y el presentador catalán se sentaron en Moncloa. La confirmación de Rajoy de que volverá a ser candidato para las elecciones porque «yo no soy Artur Mas» y porque «tengo un apoyo mayoritario de mi partido» fue una de las claves de esta entrega.

El periodista no dejó pasar temas como la corrupción y los múltiples casos que afectan al PP, constituyendo parte central de la entrevista. Rajoy permaneció en su guion y defendió la presunción de inocencia de todos los acusados hasta que los tribunales se pronunciaran de lo contrario. Otro de los momentos que más repercusión tuvieron en redes fue el momento en el que Évole mencionó al presidente del Gobierno sus lapsus lingüísticos.

Terrorismo etarra (2015)

Se cumplían cuatro años desde el anuncio del «cese definitivo» de ETA y Jordi Évole quiso entrevistar al ex terrorista de la banda Iñaki Rekarte. El presentador llegó a decir que el mayor desafío al que se enfrentó en esta entrega de Salvados fue no mostrar complicidad alguna con Rekarte. No quería que se malinterpretara su actitud o que la audiencia percibiera sintonía entre el ex etarra y el periodista, y para ello debió limitar mucho el número de preguntas que le realizó y su lenguaje corporal. Se estaba entrevistando con uno de los autores del atentado que acabó con la vida de tres personas en Santander el 19 de febrero del año 1992.

La controversia estaba servida y la audiencia respaldó nuevamente la propuesta de Salvados. En la entrevista, Rekarte contó a Évole como «ser de ETA era ser un héroe», cómo decidían «a cara o cruz» a quién mataban o cómo lo que sentían cuando cometían un atentado era «felicidad». El exetarra también compartió que él se ha perdonado a sí mismo, «reconociendo todo primero».

Más programas que dieron que hablar

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los programas memorables de los diez años de «Salvados»