Cristina Pedroche «cambia» a a Pablo Motos por un día

La presentadora, que revolucionará fin de año una vez más con su ya polémico vestido, hizo que el presentador de «El Hormiguero» hiciese y dijese cosas que nunca imaginó


Redacción / La Voz

Cristina Pedroche, acudió el martes al plató de El Hormiguero por enésima vez, porque la presentadora vallecana ya está entrando en la terna de personajes que repiten cada cierto tiempo su aparición en el programa que conduce Pablo Motos. Pero lo que logró Cristina Pedroche en su última visita no fue poca cosa, nada más y nada menos que transformó por una noche a Pablo Motos por una noche, cual hada madrina con varita mágica en el clásico cuento de Cenicienta. Porque después de entrar en plató a golpe de reggaetón, Cristina Pedroche logró que Pablo Motos se uniese a su meneo de caderas y bailase junto a ella. Cristina Pedroche acudía a El Hormiguero con un look que ya había lucido en otra ocasión, durante el desfile de lencería de women'secret que combinó con un traje negro y zapatos de punta y alto tacón del mismo color. 

Pero no solo fue eso. Después de hablar, casi como si fuera un trámite, del vestido que llevará la última noche del año, que siempre despierta un debate nacional, Cristina Pedroche y Pablo Motos se adentraron un terreno enfangando, el de las redes sociales y el machismo. «He construido un evento, ya no es solo comerse las uvas», afirmaba Pedroche. «Ahora es también criticarme para bien o para mal», añadía la presentadora. Y Pablo Motos le preguntaba por qué creía que se generaba tanta polémcia. «Pues yo creo que los periodistas exageran muchas las cosas. Me han hecho muchas entrevistas y me dicen que soy la mujer que se mete en los charcos. No, no soy la mujer que se mete en los charcos, yo hablo clara. Lo que pasa que muchas veces las preguntas de los periodistas son a buscarte ('son emboscadas' les llamó Motos)», proseguía cargando contra los periodistas.

 

Las pistas de Cristina Pedroche sobre su vestido

«Pero es que después la pregunta no la escriben, El otro día una periodista me dijo '¿crees que las mujeres en televisión os hacéis las rubias porque así es más fácil?'...», afirmaba Pedroche, a lo que Pablo Motos apostilló: «Es una pregunta impresentable desde la primera a la última palabra». Cristina Pedroche siguió narrando la anécdota: «Le dije si esta pregunta machista iba a entrar o solo la iba a usar para que tú luego cambies mis palabras». 

Y ahí los seguidores de El Hormiguero se encolerizaron, como lo han hecho durante este año en varias ocasiones cuando ha sido Pablo Motos el que formulaba esas «repugnantes» preguntas machistas, como el mismo calificaba. 

Y así un sinfín de comentarios de telespectadores que atónitos, comprobaban que no era el día de los inocentes, ni el programa era una parodia. Porque, aunque Pablo Motos quisiese hacerse el santo, lleva todo el año 2017 encadenando polémicas precisamente por sus preguntas impertinentes y en muchas ocasiones machistas a muchas de sus invitadas, la mayoría mujeres. Algunos aún no habían olvidado como Pablo Motos le había llamado «feo» a la cara a su invitado del día anterior Ed Sheeran, que por suerte, supo salir indemne y elegantemente del aprieto. «Cuando te dieron los Grammy, me llamó la atención que dijeron que no eres el prototipo de cantante guaperas que hace canciones de amor, ¿has notado que te ven un poco más guapo en general, ahora que tienes tanto éxito?», preguntó. Pero el artista británico le respondió: «Si ves a todas las estrellas del pop de la historia eran un poco raras de aspecto. Por ejemplo Elton John, Rod Stewart, David Bowie... tampoco son los típicos guaperas». 

Porque las preguntas machistas de Pablo Motos no son fruto de un desliz. Son recurrentes, y cada vez, más polémicas. Y para muestra de ello algunas de sus últimas y criticadas entrevistas. En una de ellas, un grupo de telespectadores incluso puso en marcha una campaña de recogida de firmas para que Pablo Motos reciba un curso de feminismo. Nació después de que la actriz Adriana Ugarte acudiese a El Hormiguero y Pablo Motos le hiciese una picante pregunta, sobre si prefería «tener sexo por la mañana o por la noche», que provocó una cascada de reacciones en Twitter. 

 «¿Cómo es posible que una cadena de televisión como Antena 3, que se jacta de tener 'Tolerancia cero contra el maltrato', permita los comentarios y actitudes machistas de uno de sus presentadores estrella?», se preguntaban en la página de Change.org en la que recopilan firmas.

Unas semanas antes había ocurrido algo parecido con la visita de Anastacia. Y es que en un momento dado de la entrevista Anastacia vio como Pablo Motos se acerc aba a su cuello y le daba un beso sin previo aviso. La cara de Anastacia reflejaba fielmente que ese momento no debía estar incluído en el guion de la entrevista. No contento con su bochornosa actitud durante el programa, Pablo Motos le dio hasta cinco besos a Anastacia para despedirse, mientras ella le preguntaba: «¿Pero cuántos besos?» y en una de las últimas imágenes se veía como Motos apoyaba su cabeza en el hombro de Anastacia.

Pero las preguntas impertinentes no se reducen solo a las mujeres, también les ocurren a los hombres. Cuando fue Alberto Ammann Pablo Motos le pareció especialmente interesante redundar en una escena de Narcos en la que el actor le da un beso a otro hombre, preguntándole como se había sentido o si habían tenido que repetirla mucho.

 

Pablo Motos también metió la pata entrevistó a Peter Dinklage, conocido en España por encarnar a uno de los personajes más conocidos de Juego de Tronos y que acudió a El Hormiguero para promocionar el anuncio de una cerveza. «Sí, los enanos son reales», le respondió el actor a un poco pertinente comentario de Pablo Motos, al tiempo que le animaba a tocarle el brazo. Pablo Motos lo hacía y añadía una última puntilla: «¡Y fuertes!». Y no solo fue por esa pregunta, también por todo el resto de la entrevista que muchos consideraron de poco calado. «Pensé que esto era una entrevista» le llegó a decir Peter Dinklage a Pablo Motos en un momento dado.

Pablo Motos se metió en otro jardín, y esta vez bastante serio. Invitó a las protagonistas de Las chicas del cable «a divertirse en El Hormiguero» y lo que debía convertirse en un programa amable para promocionar la primera serie de Netflix producida en España, se vio totalmente empañado por un comentario que muchos tacharon de machista. Motos hizo preguntas tan profundas como «¿Cuántos pendientes calculas que te caben en la oreja?» o con quién se acostarían del universo Hollywood. Y las redes se incendiaron de nuevo con las preguntas machistas, algunas de ellas absurdas y la mayoría fuera de lugar. Al día siguiente le preguntaron a las protagonistas de semejante esperpento, que fue uno de los programas más visto del día, y aunque algunas prefirieron no ahondar en la controversia ya creada, otras sí que reconocieron que algunas de las cuestiones habían sido «desafortunadas».

Pablo Motos, la nueva Mariló Montero

M. Pérez

El presentador de «El Hormiguero» está siendo en las últimas semanas más cuestionado que nunca, pero cuáles son los motivos: ¿hay una campaña de desprestigio contra el presentador o es una estrategia promocional del programa?

De un tiempo a esta parte, parece que cada vez que Pablo Motos abre la boca sube el pan. Diga lo que diga mete la pata, y muchos ya le han empezado a comparar con Mariló Montero, que durante sus años al frente del magacine matinal de La 1 dejó un reguero de frases que ya forman parte de la historia de la televisión más reciente. Si después de que Mariló dijese que creían que los órganos tenían alma y se trasplantaba a otras personas o que el limón prevenía el cáncer la dirección de la cadena pública tuvo que salir a desautorizar las palabras de su presentadora, ahora parece que Pablo Motos va camino de convertirse en un digno sucesor como rey de los trending topics.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cristina Pedroche «cambia» a a Pablo Motos por un día