El giro inesperado en el divorcio de Gustavo González

La separación del reportero, hecha pública hace unos días, ha terminado por destapar la caja de los truenos en «Sálvame»


Redacción / La Voz

El divorcio de Gustavo González ha terminado por dar un giro inesperado. Y es que la confesión de Gustavo González de las infidelidades a su mujer terminó por convertir una pareja en un triángulo, con las palabras de María Lapiedra, y más tarde con un conflicto a cuatro bandas, tras escuchar el punto de vista de su marido, Mark Hamilton. Así, lo que parecía la ruptura de un matrimonio de más de 30 años, terminaba por desvelar una historia de amor de más de ocho años, con dos protagonistas y otros tantos damnificados. María Lapiedra confesaba en Sábado Deluxe que se había casado con su marido por despecho, «para olvidar a Gustavo González». Tras estas polémicas declaraciones, María Lapiedra confesaba en Cazamariposas que «le sigo queriendo, aunque no de la misma manera que a Gustavo». Destacaba además que el padre de sus hijas es «muy buena persona» y que «lo que le dije una vez es que si Gustavo no hubiese existido en mi vida, nosotros seguiríamos juntos». 

Por su parte Gustavo González, que el sábado se negaba a afrontar que María Lapiedra se sentase a hablar de su relación extramatrimonial, se mostraba «desorientado y decepcionado» con su examante, asegurando que había dado detalles que podría haber evitado. «Aquí no hay ganadores, en esta historia todos somos perdedores», aseguraba, añadiendo que «siento asco de mí mismo». Pero pese a las críticas a las confesiones de María Lapiedra, Gustavo González terminaba confesando que «evidentemente, tengo la intención de estar con María», a lo que la exactriz porno, respondía: «Yo también quiero a Gustavo». Un giro inesperado, con el que mucho no contaban en esta historia. 

La última novedad la daba una de las protagonistas, María Lapiedra, que anunciaba en Sálvame que se iba a separar de su marido. 

Lo que Gustavo González esconde sobre su divorcio

Gustavo González se derrumbaba en Sálvame hace unos días. Desde hace unos días el programa de Telecinco tiene un nuevo protagonista con el que pocos contaban: Gustavo González, el paparazzi que en la mayoría de las ocasiones que visitaba el plató lo hacía para disfrazarse de algún personaje célebre al que desde la productora del programa La Fábrica de la tele habían decidido invitar, ha terminado por convertirse en famoso. Tras años de andar persiguiendo a famosos de todo tipo para lograr suculentas exclusivas, ahora, él mismo da el salto a las revistas y programas del corazón con un divorcio, que aunque pudiera parecer que le importaba a poca gente, ha terminado por convertirse en filón para Telecinco. Porque Gustavo González, que en los últimos días ha eclipsado a la mismísima Belén Esteban en Sálvame, ha resultado ser una caja de sorpresas, con doble vida incluida. De comentar la vida de otros personajes a que el resto de los colaboradores someta a examen la suya y juzgue para bien y para mal la suya, y por extensión, la de los suyos. 

Tras descubrirse que María Lapiedra habría sido durante ocho años su amante, la máxima preocupación de Gustavo González es su ya exmujer. «Siento impaciencia porque no me aborrezca y no me odie, para mí es fundamental, voy a luchar por eso y se lo he prometido a mis hijos», aseguraba. 

Y Gustavo González revelaba entre lágrimas que su exmujer le había dicho cómo le había tachado de todas las fotos. «A mí no me duele ver fotos de mi vida, veo momentos preciosos. Pero ella me ha dicho que me ha tachado de todas las fotos», sollozaba. 

Y ahondaba en las razones de su divorcio, para subrayar que «el motivo de mi separación es que ya no había ilusión». 

Además, el anuncio de su divorcio le ha ocasionado otros problemas. Las palabras de María Lapiedra no aclaraban si realmente seguían siendo pareja o si podían volver a estar juntos. Menos aún cuando la exactriz porno aseguraba que «mi marido está cabreado y ahora dormimos en habitaciones separadas». En Sálvame, María Patiño, compañera desde hace muchos años de Gustavo González se mostraba muy molesta porque su amigo no le hubiese contado que iba a hacer público su divorcio y aseguraba que Gustavo González estaba enamorado de María Lapiedra. 

 

Así era la doble vida de Gustavo González

Gustavo González se convertía esta semana, después de años dedicado como reportero de prensa del corazón persiguiendo a famosos, en protagonista de programas de este tipo. La revista Diez Minutos anunciaba en exclusiva el divorcio del fotógrafo, que se separaba de su mujer, Toñi con la que tiene cuatro hijos, «de mutuo acuerdo». A lágrima viva, Gustavo González narraba el delicado momento que estaba viviendo en Sálvame, donde confirmaba que una infidelidad con la actriz porno María Lapiedra, colaboradora del programa de Telecinco  Cazamariposas, había sido el detonante. Lo que contaba Gustavo González es que su relación con María Lapiedra no había sido cosa de una noche o unos meses, María Lapiedra fue la amante del reportero durante ocho años. «Los colaboradores de Sálvame se mofaban de mí pero sabían que era verdad. No tuvo otra amante de 8 años como yo. Gustavo tenía una vida paralela conmigo, yo no era una simple amante», aseguraba María Lapiedra

«Estoy flipando con todo esto. Gustavo es muy reservado con su vida privada y es la primera vez que le veo así en televisión. Acabo de hablar con él y está hecho polvo pero contento por haber podido decir que estuvo conmigo. Ha cumplido con su palabra y lo ha confesado todo. En contra de lo que escribe la revista Diez Minutos, en su matrimonio sí ha habido terceras personas», continuaba narrando Lapiedra en Cazamariposas. «Gustavo lleva separado desde agosto. Yo no he sido una simple amante, conozco a sus hijos y ha sido el amor de mi vida. Hay una conexión especial entre nosotros y por eso al final siempre volvemos a hablar y a vernos. Siempre me ha ayudado, hasta me daba exclusivas para Cazamariposas. Sé que actualmente no hay otra persona en su vida. Si me dice que la hay, le mato», aseguraba. María Lapiedra, casada y con madre de dos hijas, se mostraba prudente ante el difícil momento que atraviesa Gustavo González. «Tengo que ver bien todo lo que ha dicho en Sálvame, hablar con él y pensar. Mi marido está tranquilo pero también tengo que hablar con él», añadía. 

Gustavo González se derrumba en «Sálvame»

«La vida hay que vivirla con ilusión, magia… y a lo mejor yo había perdido esa pasión», confesaba. «He sido desleal… como dice Sabina, no hay historia de amor con final feliz, si hay amor no hay final y si hay final no es feliz», explicaba antes de romper a llorar. Gustavo González reconocía que la relación con María Lapiedra había sido cierta y que así se lo había reconocido a su mujer. Flanqueado por Jorge Javier Vázquez y Gema López, Gustavo González solo tenía buenas palabras para su hasta ahora esposa. «Me gustaría más que ella fuese feliz a mi felicidad, no se merece el daño que le he provocado, es un pedazo de mujer» confesaba, y añadía que «ella dice que ha vivido con un desconocido, tengo la sensación de que he destrozado la vida de una persona maravillosa».

«Ella está totalmente decepcionada, sé que le duele que repita que la quiero y la querré, suena irreal, pero prometo que es sincero», explicaba. Además del difícil momento que vive con su exmujer, también se ha deteriorado la relación con sus cuatro hijos. «Me han hecho muchos reproches, uno de ellos me ha dicho que era su héroe y ahora no», decía entre lágrimas. «Estoy seguro de que voy a recuperar su cariño y voy a intentar que me respeten», añadía. 

Muchos de los espectadores han mostrado su apoyo o sus reproches a Gustavo González a través de las redes sociales: 

Los otros «dramas» de «Sálvame»:

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

El giro inesperado en el divorcio de Gustavo González