El infierno de Carme Chaparro: «De día es soportable. De noche no tanto»

La presentadora de Cuatro revela que padece el síndrome de Ménière


Redacción / La Voz

Carme Chaparro ha desvelado este lunes uno de los aspectos desconocidos de su día a día. Casi, casi, sin pretenderlo, su confesión ha terminado por generar una oleada de solidaridad. «Yo vivo así. Con un pitido constante, como una emisión en alta frecuencia. De día es soportable. De noche no tanto. Por el oído derecho casi no tengo audición. Y no hay más remedio que acostumbrarse», así explicaba Carme Chaparro de forma natural y espontánea la enfermedad que sufre desde hace años. La periodista, lleva años siendo una de las caras de los informativos de Mediaset, primero en Telecinco y actualmente en Cuatro. Además, vive un momento especialmente dulce con su primera novela No soy un monstruo, que fue galardonada con el Premio Primavera de Novela 2017. 

En una entrevista en la web de Telecinco, Carme Chaparro explica más pormenorizadamente cómo convive en su día a día con esta dolencia. «Además de la pérdida de audición, tengo un zumbido constante, afortunadamente no muy fuerte. Si estoy hablando contigo me tengo que concentrar para escucharte. En un sitio donde hay mucho ruido, en un bar por ejemplo, no logro entender a la gente, así que me tengo que fijar en los labios o acercar mucho. Cuando hay ruido el pitido se distrae y se camufla con el resto de sonidos. No es insoportable, pero si hay silencio por la noche sí que siempre me acompaña el silbido», asegura, explicando que en en algunas situaciones para entender a la gente, intenta leerle los labios. «Yo el silencio total no lo conozco, no sé lo que es el silencio. Oigo siempre ese pitido absolutamente monocorte, plano», detalla. Carme Chaparro añade además que sufre esta enfermedad desde que «tengo conciencia. He convivido siempre con ello y no fue que un día notase un ruido, si no que pensaba que todo el mundo oía así. Fue en una revisión con el otorrino después de que me quitaran las amigdalas porque estaba constantemente enferma con amigdalitis cuando detectaron que yo no escuchaba bien. Ahí vieron que tenía una pérdida muy importante de audición en el oído derecho y empezaron a encajar las piezas», asegura. «Del oído derecho oigo sólo un 35%, un 36% cuando me lo diagnosticaron, y hay algunas frecuencias que no oigo nada, y entre ellas están la del móvil y la del pinganillo», detalla. Y explica que por suerte, el síndrome de Ménière que sufre no incluye vértigos «afortunadamente». 

Su dolencia no le ha frenado a la hora de desarrollar su carrera profesional al frente de las cámaras, ni de dar entrevistas ni viajar para la promoción de su libro del que Mediaset ya ha adquirido los derechos para llevarlo al cine. Eso sí, explica que tiene sus propios trucos: «Los pinganillos están diseñados para el oído derecho, no para el izquierdo. Entonces yo me lo tengo que poner un poquito al revés para que encaje y con una pequeña antenita que tiene hacer de tope con la base de la oreja para que no se me caiga. Y luego, por ejemplo en una rueda de prensa tengo que prestar muchísima atención, más de lo normal, o si tenemos una reunión en la redacción, que es muy ruidosa, pasa que tengo que preguntar constantemente qué han dicho los de al lado...». 

Pero no es la primera vez que Carme Chaparro habla de su salud a través de las redes sociales. Hace unos meses desvelaba que sufre dolor crónico. «En mi caso es soportable, en la rodilla y las cervicales (no hay día en que no tenga dolor)», explicaba en su cuenta de Instagram.

La enfermedad que sufre Carme Chaparro, y por la que se ha quedado sorda prácticamente del oído derecho, recibe el nombre de síndrome de Ménière que afecta al oído interno, cuya causa es el aumento de endolinfa en el laberinto o por la inflamación del mismo, caracterizada principalmente por episodios de vértigo, o tinnitus, lo que provoca un pitido constante, según recoge Europa Press. La pérdida de audición es fluctuante y evoluciona con el paso de los años a una hipoacusia o sordera irreversible y todavía no se ha encontrado cura.

Tras su anuncio, la periodista catalana, que trabaja desde hace años en la televisión, es escritora y madre de dos hijas, ha recibido numerosas muestras de apoyo y agradecimiento por hacer pública una dolencia incurable y dar así visibilidad a los que la sufren. 

 Así se vive con el síndrome de Ménière 

La enfermedad de Ménière es una patología crónica producida por exceso del el líquido que rellena las cavidades del laberinto membranoso del oído interno. Además de incidir de forma mayoritaria en mujeres que en hombres «la edad de comienzo suele situarse entre los 30 y los 50 años, siendo infrecuente encontrar casos por debajo de los 20 años y por encima de los 70», explica el doctor Juan Royo, moderador de la comunidad de salud auditiva Viviendo el Sonido de GAES, tal y cómo recoge Europa Press. Según el experto «para diagnosticar esta enfermedad es necesario hacer una buena historia clínica, que nos permitirá enfocar el diagnóstico por la sintomatología». Entre los principales síntomas se encuentra la pérdida auditiva de tipo perceptivo o neurosensorial fluctuante que empeora en las crisis y que suele afectar más a frecuencias graves, los acúfenos y el vértigo recurrente.

Votación
13 votos
Comentarios

El infierno de Carme Chaparro: «De día es soportable. De noche no tanto»