Lamari cuenta cómo la drogaron con burundanga

A. Robles

INFORMACIÓN

La cantante de Chambao se sienta en el «Chester» de Risto Mejide para repasar algunos de los últimos capítulos de su vida

03 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Lamari, cantante del grupo Chambao, no ha pasado sus mejores años. Pero ha sabido reinventarse, saltar los baches y volver a subirse a los escenarios manteniendo intacto el duende que la llevó a lo más alto hace unos años. Los problemas le han servido para cargarse de energía y prueba de ello es la visita que hará este domingo al Chester de Risto Mejide. Lamari se sentará frente al icónico presentador para tratar algunos de los hechos que han marcado estos últimos años su vida.

Uno de los episodios más truculentos de Lamari se conoció este año, después de que la cantante de Chambao desvelara la realidad que se escondía detrás del desastroso concierto que ofreció el año pasado en Gerona. Lamari denunciaba que había sido drogada con burundanga, una sustancia que se puede esconder con mucha facilidad en la bebida y ha generado una auténtica alarma social en los últimos años después de que se registraran varios casos de depredadores sexuales que la utilizaban. Los efectos de esta droga son inmediatos y anulan la voluntad de la persona que la ingiere, que es incapaz de recordar nada de lo que les ha ocurrido.

Lamari desvelaba en el mes de mayo que sin saberlo había sido drogada con burundanga antes de un concierto. La posterior actuación fue el fracaso que ya se anunciaba, hasta tal punto le salieron mal las cosas a Lamari, que el organizador tuvo que devolver el dinero y la cantante pedir disculpas por el suceso. Llegó a admitir que había tomado unas cañas sin comer nada antes. Lo que Lamari no sabía en ese momento es que había sido drogada. «Yo tengo mucho respeto a mi profesión, nunca subiría borracha a un escenario. Me hice análisis, asustada por lo que me había pasado, incluidas dos horas de amnesia. El diagnóstico fue que me echaron burundanga en el agua», explicaba ella misma en una entrevista con Diari de Girona.