Belén Esteban: «Estuve 18 días en coma. Vi como mi niña me llamaba»

La princesa del pueblo contó en «Sálvame» cómo fue uno de los episodios más angustiantes de su vida

Belén Esteban declara que estuvo 18 días en coma Los colaboradores de Sálvame han hablado del tema de la muerte y cada uno ha contado si tienen miedo esta o a que enferme un familiar. Belén Esteban, que celebraba su cumpleaños hace unos días, ha hablado de su experiencia

Redacción / La Voz

¿Es posible que después de casi veinte años protagonizando horas de televisión y llenando páginas y más páginas de la prensa rosa, aún haya algo de Belén Esteban que no se conozca? Pues después de lo visto en Sálvame el pasado martes, que parece cada vez más un lugar de catarsis donde presentadores, colaboradores y hasta invitados, acuden a hacer terapia en grupo, parece que sí, que Belén Esteban aún tiene algo que contar, aún hay datos por desvelar de su tortuosa vida. Durante la tarde el martes, el programa de Telecinco repasaba las últimas novedades de la vuelta a la actividad de María José Campanario, que tras pasar el peor verano de su vida, se recupera poco a poco de su última crisis de fibromialgia. En esas estaban cuando Paz Padilla, que recordaba a su gran amigo Chiquito de la Calzada, fallecido recientemente, aseguraba que «si yo me muero tenéis que hacer una fiesta, nada de enterrarme ni con curas ni con ná. A mí una fiesta de tres días y todo el mundo disfrazado y bailando Paquito el Chocolatero», aseguraba la presentadora de Sálvame. «Hay gente a la que le da miedo hablar de esto...», proseguía. «A mí, a mí me da mucho respeto», respondía Belén Esteban. «Nacemos solos y morimos solos. Si no le tienes miedo a la muerte no le tienes miedo a nada en esta vida», aseveraba Paz Padilla. «Es que yo a la muerte sí que le tengo miedo», decía Belén Esteban. «Yo tengo muchísimo miedo a la muerte, a la mía, a la de los míos también, pensar lo que dejo, porque solo me tiene a mí», añadía. 

En medio de esta conversación, Belén Esteban explicaba que «yo he visto la luz». «En un coma, me dio un bajón de azúcar y la gente se reirá, pero cuando estaba en la otra cadena me quedé sin azúcar en el cuerpo», explicaba Belén Esteban. «Vi a mi niña cómo me llamaba, muy chiquitita mi niña. Yo lo máximo que he estado en coma son 18 días, yo oía a mi padre y a mi madre hablarme, no me acuerdo de nada, pero mi padre me decía que volviera», decía Belén Esteban visiblemente emocionada. 

«No quiero hablar de esto porque me acuerdo mucho de mis padres, lo pasaron muy mal, mi niña », aseguraba Belén Esteban. «Yo estoy con el azúcar muy descompensada, pero es por mi estado emocional, pero es que al ser tan nerviosa me afecta mucho. La enfermedad del azúcar es muy complicada», añadía. «Me dan bajadas muy fuertes durmiendo, y yo ahora tengo miedo porque estoy sola», afirmaba. «Miguel se va a las 7 de la mañana para trabajar y él siempre me hace un análisis antes de irse», concluía, enviándole un beso a su pareja. 

La guerra entre Belén Esteban y Shakira

A todos los frentes que normalmente Belén Esteban tiene abierto con María José Campanario, Jesús Janeiro, Fran Álvarez, Toño Sanchís y el resto de sus enemigos, Belén Esteban ha sumado en los últimos tiempo otra: Shakira. Sí, por extraño que parezca, Shakira se ha convertido, de forma involuntaria, en otra de las preocupaciones de Belén Esteban. Hace unos días, la colaboradora lanzaba una afirmación en Sálvame que dejó helados a parte de los fans de la colombiana, pero sobretodo, que los enfadó muchísimo. Según Belén Esteban, Shakira no contaba con suficientes apoyos de famosos para la gira de El dorado World Tour, que ha tenido que suspender por motivos de salud. La repercusión de esta afirmación fue tal que desde la promotora de Shakira incluso terminó desmintiendo a Belén Esteban de forma tajante: «¿Quién es Belén Esteban? Esto es un tema serio en el que hay mucho dinero en juego y Belén no es una fuente fiable». 

Belén Esteban por su parte ha respondido de nuevo a la promotora. «Nunca he dudado de la enfermedad de Shakira. Conmigo se pone alguien en contacto para que vaya al concierto y cuelgue una foto en Instagram. Puedo darles nombre y apellidos de esa persona», afirmaba, insistiendo en su teoría, lejos de rectificar. 

Belén Esteban afrontaba uno de los veranos más movidos de los últimos, en el que ha tenido que afrontar la mayoría de edad de su hija Andrea y la vuelta a la televisión y a las revistas de su exmarido. Fran Álvarez acudía a Viva la vida, el programa que presenta Toñi Moreno en Telecinco, para dar su particular versión de su matrimonio con Belén Esteban. Fran Álvarez reaparecía con una imagen muy cambiada que ha sorprendido a parte de la audiencia. Junto a Toñi Moreno ha hablado claro de su exmujer, Belén Esteban y de su tormentosa relación. «Nuestra relación fue de amor-odio, hubo más momentos malos que buenos», aseguraba. «No sé si realmente éramos conscientes de lo que estábamos haciendo», reflexionaba. 

Fran Álvarez afirmaba que se alegraba por la recuperación de Belén Esteban y explicaba que «no siento nada al ver a Belén Esteban». Además afirmaba que «dejé de trabajar porque Belén Esteban no quería que me relacionase con la gente», acusándola de ser una persona «posesiva». «Todo lo que tengo me lo he ganado. Llevo trabajando desde los 17 años y jamás he sido un mantenido», añadía.

La confesión de Toño Sanchís sobre Fran Álvarez y Belén Esteban

Toño Sanchís ha sido el último en entrar a opinar después de que hace unos días Fran Álvarez desvelase el infierno que supuso su matrimonio con Belén Esteban. El ex representante de Belén Esteban entra en escena para echar más leña al fuego entre la princesa del pueblo y su exmarido. En el primer asalto, a pesar de a la enemistad que une al representante y a la princesa del pueblo, es Fran Álvarez el que no saldría muy bien parado por los episodios que ha revelado Toño Sanchís del matrimonio y que ha calificado en Viva la vida como «lo más horrible que he vivido en mi vida». Y es que Toño Sanchís, al que en aquel momento Belén Esteban consideraba como un hermano, acompañaba a la princesa del pueblo por «por todos los bares de Madrid» para llevar a casa a Fran Álvarez, que ha reconocido su adicción al alcohol. 

Además, Toño Sanchís ha revelado una conversación con el padre de Fran Álvarez, que no habrían sentado nada bien a Belén Esteban. «Me dijo menos mal que Belén Esteban echó a mi hijo Fran de su casa porque si no, a día de hoy, no tendría hijo, hubiera muerto o se hubiera quitado del medio», asegura. 

Sobre las revelaciones que hizo hace unos días Fran Álvarez, Toño Sanchís aseguraba que «lo que cuenta en está muy suavizado, se nota que ha madurado y ha olvidado lo que pasó con Belén, no como ella que no ha querido hablar de nada». Además añade de muy tajantemente que «nunca debieron casarse, yo se lo dije. Ella estaba obsesionada con casarse porque Jesulín acababa de hacerlo, pero su relación con Fran nunca funcionó». Toño Sanchís aprovecha para sacar los trapos sucios de Belén Esteban, que probablemente no contaba con este nuevo frente en su contra. «He vivido situaciones muy vergonzosas con ellos. El mismo día de la boda tuvieron una discusión enorme y la luna de miel, lo mismo», asegura. Y para terminar de intentar hundir a Belén Esteban Toño Sanchís añade una reveladora frase de la madre de Fran Álvarez, que asegura que no tiene buen recuerdo de su relación con la princesa del pueblo: «Esta mujer está enamorada de Toño».

Los problemas entre Fran Álvarez y Belén Esteban

Fran Álvarez rompía su silencio sobre Belén Esteban tras cinco años de su tormentosa separación. Antes de tomar esa drástica decisión, Fran Álvarez y Belén Esteban protagonizaron durante años un tira y afloja de separaciones y reconciliaciones que parecían no tener fin. Fran Álvarez desvelaba en la revista Lecturas el infierno que vivió durante su matrimonio con Belén Esteban y, pese a que su separación no fue un camino de rosas, aseguraba que estaba completamente recuperado de su adicción al alcohol. «He tenido un problema de adicción al alcohol. Rocé el infierno con la bebida y eso me llevó a coquetear con otra sustancias», confesaba hablando sin tapujos de sus adicciones. Aseguraba que Belén Esteban le advirtió en algunas ocasiones de su problema, pero que él no podía verlo. «No quería asumir lo que me pasaba. Para mí era normal salir con amigos, tomar unas copas y otras cosas», añadía. Pese a que vivió un infierno junto a Belén Esteban, no la culpa a ella de sus adicciones. «Cuando nos casamos los dos llegamos con nuestros problemas. Así que la responsabilidad en mi caso es mía y nunca de Belén Esteban», explicaba de forma tajante.

«Juntos éramos una bomba de relojería, los dos teníamos un carácter muy fuerte», aseguraba Fran Álvarez, que tiene parte de sus orígenes en la montaña lucense. Y para ejemplificar la pesadilla que supusieron sus años de convivencia con Belén Esteban, Fran Álvarez explicaba que «no era normal que nos hayamos separado más de ocho veces. Cuando nos separábamos me echaba de casa y luego mandaba a Toño a buscarme». Con el paso del tiempo, Fran Álvarez es capaz de ver claro que su matrimonio con Belén Esteban estaba abocado al fracaso «desde el primer momento».

Casarse con Belén Esteban le colocó en el disparadero mediático. La prensa hacía guardia a las puertas de su bar y se convirtió en el camarero más famoso de España. Por eso aseguraba que aún sigue siendo muy complicado «estar constantemente señalado y aguantar críticas de algunos y el desprecio que Belén Esteban muestra cada vez que sale mi nombre». Contra los malos recuerdos que tendría Belén Esteban de su matrimonio, Fran Álvarez se mostraba mucho más positivo y aseguraba que «aunque hubo muchas cosas malas, quedarse solo con lo malo es un error».

Lo que Fran Álvarez no está dispuesto a consentir es que Belén Esteban le culpe a él de sus adicciones (o su enfermedad como se ha referido ella en múltiples ocasiones). «Que Belén Esteban diga que yo soy uno de los culpables de lo que le pasó es mentira. Cada uno es responsable de los suyo. También me molestó que hablara de mi familia cuando yo nunca he hablado de la suya», aseguraba.

Además de negar que él tuviese la culpa de las adicciones de Belén Esteban, Fran Álvarez mostraba una cara poco conocida de la princesa del pueblo y que probablemente a ella no le habrá gustado que haga pública. «Yo no trabajaba en esa época porque ella no quería», explicaba. Y hace unas rotundas declaraciones que no dejarían bien parada a Belén Esteban. «Ella quería mantenerme en esa jaula de oro para que yo dependiera de ella, incluso económicamente pero había días que yo no tenía ni para coger el autobús y era mi padre quien me ayudaba», afirmaba.

Estas declaraciones de Fran Álvarez contra Belén Esteban han llegado en un momento muy delicado para ella, cuando su hija acaba de hacerse mayor de edad y se ha marchado a estudiar a Inglaterra, se ha recrudecido por enésima vez su lucha a muerte contra Jesulín de Ubrique y María José Campanario y aún no se han solucionado sus problemas económicos con Toño Sanchís.

Fran Álvarez tiene respuesta incluso para los que le acusan de haber estado con Belén Esteban por dinero. «Renuncié a un cheque millonario para recuperarla. Ella dice que pago nuestra boda pero en realidad fue mi padre y el resto lo pagamos con los regalos de los invitados», asegura de forma tajante. Y sobre si pudiese volver atrás en el tiempo, Fran Álvarez asegura que nunca volvería a casarse con Belén Esteban: «Aunque estábamos enamorados fue un grave error. Hubo buenos momentos, muy bonitos, pero hubo más malos», explica. Y probablemente porque sea una etapa que él también quiere borrar le ofrece incluso a Belén Esteban que, si ella quiere, estaría dispuesto incluso a firmarle los papeles de la nulidad por si ella quisiera casarse de nuevo por la Iglesia con su actual pareja, Miguel.

Fran Álvarez dice que no entra dentro de sus planes que puedan a llegar a ser amigos, pero se posiciona al lado de Belén Esteban en su guerra con Toño Sanchís. «La ayudó mucho, pero lo que hizo no está bien y si un juez lo ha dicho tendrá que responder ante la ley». Eso sí, se muestra implacable contra la actitud de Belén Esteban hacia María José Campanario: «También lo hizo conmigo cuando contó que yo tenía problemas y debería pensar que hijos tenemos todos».

Los convulsos últimos meses de Belén Esteban

Belén Esteban lleva unos recientes meses muy convulsos. Inmersa en la enésima lucha con el clan Janeiro, la princesa del pueblo ha reconocido que su hija Andrea Janeiro le ha reprochado que haya hablado de ella en televisión durante los últimos días, cuando se han filtrado varias wasaps de la joven. «¿He tenido yo la culpa? Sí, pero yo tengo respetar lo que mi hija quiere, y si ella no quiere que se hable de ella no hay que hacerlo. Yo lamento haber hablado tanto de la niña. Ella me lo ha reprochado, y lo he aceptado», explicaba en El programa de Ana Rosa, donde ha entrado además para abroncar a Alessandro Lecquio.

«Yo lo pasé muy mal con el proceso de Toño. Para ti será un show, pero para mí es mi vida. Lo que sí me gustaría pedirte es que no nombraras a Miguel. De él has dicho que es un mantenido, que iba a ser mi representante, que yo era una marioneta… De mi puedes decir lo que quieras, pero de él no. Mi novio no vive de esto, igual que tu mujer, a la que yo respeto muchísimo», le ha espetado. 

En el programa matutino de Telecinco Belén Esteban ha explicado que «Andrea no tiene relación con María José, la están utilizando para hacer ver que sí la tiene. Si hubiera una relación cordial con la familia de su padre, habrían venido mas veces a verla». Además ha reconocido que pese a que su hija no tiene apenas relación con Jesulin de Ubrique «le quiere». «María José está utilizando a la niña. Quiere dar a entender que tiene una buena relación con ella pero no la tienen. Ojalá», continuaba. 

Ya por la tarde en Sálvame, Belén Esteban ha reconocido entre lágrimas que está muy afectada por esta situación. «La última es tan gorda que tanto tíos, abuelos, padre, porque a la otra no le toca nada, se les tendría que caer la cara de vergüenza», resumía. Recordaba que «nadie tiene que saber la nota que saca mi hija y era menor ¿es no es inmoral? La inmoral soy yo ¿no?». 

Y Belén Esteban terminaba reflexionando, al borde del llanto: «Bastante triste es que un padre que puede no le pague a su hija los estudios», refiriéndose a la negativa de Jesús Janeiro de colaborar en la formación académica de Andrea Janeiro en Reino Unido.

La «traición» de Andrea Janeiro a Belén Esteban 

El culebrón entre Belén Esteban y María José Campanario parece no tener fin. Su relación es mala desde siempre, parece que pasa por etapas, unas más tranquilas que otras, y ahora están inmersas en una nueva batalla de su interminable guerra fratricida. El ingreso de María José Campanario y la supuesta llamada que le habría hecho desde allí a Belén Esteban han abierto de nuevo la caja de truenos entre ellas. Y ahora parece que a esta historia se habría sumado, al menos de forma involuntaria, una tercera persona: Andrea Janeiro

Según adelantaba el programa de Telecinco  Socialité que presenta María Patiño, la hija de Belén Esteban y Jesús Janeiro se habría comunicado en varias ocasiones con la mujer de su padre, María José Campanario. Estos mensajes demostrarían que aunque su madre mantiene una lucha constante contra su padre y su actual esposa, la relación de la joven (que el pasado mes de julio cumplía 18 años) no es tan mala como se creía. Andrea escribió en tres ocasiones a María José Campanario, la primera para preguntarle por su padre que había tenido que abandonar una plaza de toros por un desmayo. Esto podría deberse a que el torero no tiene Whatsapp

Pero estas no serían las únicas comunicaciones que habrían mantenido Andrea Janeiro y María José Campanario. Antes del verano, casi al mismo tiempo que su madre desvelaba que Jesulín de Ubrique se negaba a pagar la carrera de Andrea Janeiro, la joven enviaba un wasap a María José Campanario para comunicarle que había aprobado Selectividad y que estudiaría en Birmingham. Según Telecinco, Andrea también habría hablado con sus hermanos, los hijos de María José Campanario y Jesulín de Ubrique. 

Estas nuevas informaciones avalan la teoría de que la polémica llamada que realizó María José Campanario a Belén Esteban se produciría para intentar coordinar un encuentro para que los tres hermanos se encontrasen, algo que Belén Esteban ha negado. De hecho en Sálvame ha estallado. «Vengo calentita», explicaba. «Nadie tiene que sacar un mensaje de mi hija y que nadie se entere de la nota que ha sacado en selectividad», amenazaba. 

«Que enseñe los de antes del verano que le puso a la niña de que quería ver a su madre», añadía Belén Esteban. «Yo con Campanario no tengo nada, pero como ellos juegan muy suciamente…», espetaba para proseguir advirtiéndoles:  «si quieren dar a entender que mi hija no me cuenta las cosas están muy equivocados, porque lo sabía. La suerte es que tengo confianza y amor por mi hija, cosa que su padre no tiene», sentenciaba. 

Belén Esteban ha arremetido duramente contra Jesulin de Ubrique. «Que sea la última vez que tu mujer manda un mensaje de mi hija a Carmen Pardo. ¡Qué poca vergüenza! Y no digo más por no dejaros a todos a la altura del betún», advertía. «Jesús, quien filtra todo es tu mujer, María José Campanario ¿Quién ha dado ese mensaje? Basta ya para limpiar tu imagen, del que te tienes que preocupar es del que está en la cárcel. En lugar de ‘mbiciones se va a llamar finca La Trama, porque eso es lo que sois, una trama», proseguía. 

La amenaza de Belén Esteban a Campanario

«Estoy a punto de que se líe muy gorda», aseguraba Belén Esteban tras la respuesta de María José Campanario en varias revistas a la confesión del pasado sábado en la que aseguraba que la dentista la había llamado por teléfono para proponerle ir a su casa. 

María José Campanario ofrecía una entrevista exclusiva en ¡Hola! para hablar del calvario que ha pasado durante los últimos meses. «Toqué fondo, estaba superada, asustada, tenía miedo... Necesitaba volver a ser yo», aseguraba. Además declaraba que «mi cuerpo me pide a gritos empezar una vida» y sostenía que «celebraré la nueva boda con Jesús, pero primero quiero estar al cien por cien». 

María José Campanario también señalaba que «tengo la suerte de poder decir que en mi vida nunca he estado obsesionada con nadie. Me preocupan mi marido, mis hijos, mis padres... pero nunca ha existido ninguna obsesión por nadie, tal y como se ha dicho este verano», saliendo al paso de los rumores que aseguraban que la odontóloga acumulaba recortes de Belén Esteban que guardaba en cajas de zapatos. Ahora asegura que está intentado recuperar su día a día y su rutina en su casa y sus hijos, aunque aún no tiene el alta médica. 

La reacción de Belén Esteban no ha tardado en llegar, «no conté la llamada como fue 100 %, la adorné lo mejor que pude», aseguraba. E intentaba zanjar la polémica con sus compañeros en plató afirmando que: «No quiero seguir porque estoy a punto de que se líe una muy gorda… Ya está bien, si hubiera contado lo que pasó, nos morimos todos». 

Eso sí, ante los comentarios de algunos periodistas afines a María José Campanario sobre si la entrevista habría sido sin cobrar, Belén Esteban aseguraba: «No hay que mentir, si no has cobrado por la entrevista, vas a cobrar». Y sentenciaba: «Aquí todo el mundo sale cobrando, lo diga ella o no. Yo la primera, pero no hay que mentir, si no has cobrado vas a cobrar dentro de dos semanas».

La «amnesia» de María José Campanario

María José Campanario ya respondió hace unos días a las declaraciones que hizo Belén Esteban este fin de semana sobre la «inquietante» conversación que mantuvieron. La mujer de Jesulín de Ubrique, que aún está de baja pero ya se encuentra en su casa con su familia, afirmaba en la revista Corazón TVE que «he hecho cosas que no puedo recordar», refiriéndose a su ingreso en una clínica de salud mental. 

En el programa de Telecinco Viva la vida, la periodista Pilar Vidal reproducía unas palabras similares de María José Campanario: «No me acuerdo de nada y he hecho cosas que por la medicación no me acuerdo». Y también hablaba sobre la supuesta obsesión que tendría con Belén Esteban. «Las cajas de zapatos las tiro, yo no guardo cajas de zapatos. No voy a entrar en ninguna polémica, yo estoy muy tranquila ahora», desmintiendo así que acumulase recortes de la princesa del pueblo. 

Después de su polémica entrevista, tras la que Belén Esteban recibió numerosas críticas por desvelar una conversación con una persona que en ese momento que en ese momento se encontraba ingresada, ella asegura que «he hablado desde el respeto» y se muestra tranquila. Carmen Lomana, Pipi Estrada, Saúl Ortiz, Isabel Rábago o Rosa Villacastin son algunos de los rostros conocidos que se han mostrado muy críticas con Belén Esteban

Por su parte Belén Esteban se muestra tranquila y asegura que «he hablado desde el respeto». 

Belén Esteban desvela su conversación con María José Campanario

Belén Esteban se sentó la noche del sábado para su particular vuelta a la rutina en Sábado Deluxe. Como siempre, su entrevista despertó muchas expectativas (en parte alentadas por Telecinco en busca de audiencia) y la princesa del pueblo no defraudó a sus súbditos, pero sí desató la polémica. Belén Esteban regresó a Telecinco en medio de rumores de embarazo (la de Paracuellos ya ha manifestado en varias ocasiones que le gustaría volver a ser madre) y tras varias semanas de descanso en las que ha vivido más o menos ajena a los difíciles momentos que está pasando la familia de su hija Andrea, con el ingreso de María José Campanario en un centro de psiquiátrico debido a sus problemas de salud.

En ausencia de Jorge Javier Vázquez, fue María Patiño la que entrevistó a Belén Esteban en Sábado Deluxe. Y fue a ella a quién le confesó la inquientante llamada de María José Campanario que recibió a principios de agosto. Esta comunicación se habría producido el pasado nueve de agosto, cuando Belén Esteban se encontraba comiendo con su pareja Miguel y sus suegros en un restaruante de Paracuellos. «Miro el teléfono y pone ´María José Campanario´ y recuerdo que está ingresada», desmintiendo así que no tuviese el móvil consigo como algunos periodistas aseguraron.

Belén Esteban le responde y le pregunta como está, y confiesa que nota que está «agitada». La princesa del pueblo afirma que María José Campanario le agradeció su apoyo y sus deseos de una pronta recuperación. Belén Esteban asegura que puso el altavoz ante su novio y sus suegros «puse el altavoz porque son mi familia», prosigue. «Me dice que me quiere dar la enhorabuena por la madre que he sido, ´tienes que estar muy orgullosa de la niña (refiriéndose a Andrea)´ y eso ya me echa para atrás porque ya sabéis la guerra que hemos tenido por ella», explica.

La conversación continua y Belén Esteban afirma que María José Campanario le dijo que la quería ver en su casa y «que no se enterara su familia». «Yo noto que algo no funciona por su tono de voz», explica.

«No tengo ningún problema en quedar con ella pero nunca vamos a ser amigas», asegura, recalcando la insistencia de mantener un encuentro con Belén Esteban. «Me llamaba reina», asegura. «Ella quería verme y quería venir a mi casa. Me insistía en que me habían hablado muy mal de ella», prosigue. «Noto que María José Campanario tiene la necesidad de hablar conmigo y en el fondo, me dio un poco de pena», confiesa. «Me dice que está intentado convencer a Jesús para que pague los estudios de la niña y yo le respondo que eso ya está pagado. Tras colgar el teléfono, Belén Esteban explica que sintió «muchísima pena» y «no entendí que me llamase a mí». Durante semanas asevera que se debatió entre contar o no esta llamada, pero una conversación con alguien de Ubrique la empuja a hacerlo. «Me aseguran que no tiene una caja de zapatos sino seis llenas de recortes míos», asegura Belén Esteban.

La de San Blas se plantea avisar a alguien de su familia para comunicarle la conversación que tienen con María José Campanario. Tras consultarle a uno de los directores de Sálvame si sería conveniente contarle lo sucedido a Carmen Janeiro, hermana de Jesulin, le aconseja que debe llamar al torero directamente para decírselo. «Miguel me dice que él piensa lo mismo», prosigue.

Así que el 21 de agosto Belén Esteban marca el teléfono de Jesús Janeiro. «No sabía cómo entrarle porque le conozco», explica y avisa que lo primero que le desea es una pronta recuperación. Tras contarle todo lo que había sucedido Jesulín «me colgó el teléfono sin decir nada». Esta reacción dejó helada a Belén Esteban que asegura que «me tenía que haber dicho algo, no sé, algo».

La polémica llegó cuando Kiko Matamoros afeó a Belén Esteban haber desvelado su conversación con María José Campanario. El colaborador protagonizó un amago de abandono del plató que explicaba que «hay detalles que son innecesario», refiriéndose a parte de la conversación de Belén Esteban. «¿Yo me tengo que ocultar de algo?», le preguntaba la princesa del pueblo.

Belén Esteban también envió un dardo envenenado a Toño Sanchís, al que hace poco ganó el juicio que tenía con él hace unos meses. «Yo hago con mi dinero lo que me sale del... y lo que no hago es llevarme el dinero de nadie», aseguraba. 

Un verano de cambios para Belén Esteban

Tras un verano de cambios en los que ha visto como su nido se quedaba vacío con la mayoría de edad de su hija Andrea y su mudanza a Reino Unido, ahora la princesa del pueblo vuelve dispuesta a ajustar cuentas con una de sus archienemigas, que encima ha pasado el peor verano de su vida: María José Campanario. 

Lo que es cierto es que este verano ha sido el peor de su vida para María José Campanario. Y es que los últimos dos años su frágil salud no le ha dado tregua, pero ha sido en los últimos meses cuando realmente se ha visto un deterioro físico y mental notable, llegando incluso a su ingreso a un centro de salud mental. En Semana Santa María José Campanario ingresaba de urgencia por una crisis de dolor agudo y permanecía en el hospital durante más de dos semanas. Y entonces hablaba claro (a golpe de exclusiva) por primera vez de la fibromialgia que sufre desde hace doce años. 

A principios de años regresaba a su trabajo después de un año con varios problemas de salud, que este año se han multiplicado. A finales del 2015 María José Campanario sufría un incidente doméstico en la bañera por el que tuvo que ser ingresada. En marzo del año pasado fue intervenida de una hernia discal y siete meses después tuvo que pasar de nuevo por el quirófano por esa misma dolencia, que le ocasionaba fuertes dolores y mareos. Y en diciembre sufrió una infección derivada de una reacción alérgica al látex que a punto estuvo de convertirse en septicemia, por lo que volvió a ser operada.

A este calvario médico ya pasado, se le han unido ahora los problemas. María José Campanario, más recuperada a principios del verano, hizo una breve incursión en las redes sociales, concretamente en Instagram, que terminó como el rosario de la aurora tras enfurecer a Belén Esteban. «Hola, grabo este vídeo y a lo mejor es una pérdida de tiempo, porque no debería estar haciendo estas cosas, pero para que quede claro de una vez y por si alguien tiene todavía dudas, sí, soy María José Campanario y esta es mi cuenta de Instagram. La última persona que ha dudado de que esta cuenta fuese mía es una persona que se dedica a insultar a la hermana de mis hijos y a acusarme de un delito de suplantación de identidad. Grabo este vídeo para decirle a esa persona que todavía tiene tiempo de rectificar antes de que interponga una demanda contra ella», aseguraba acompañando el vídeo con el hashtag #noesmihijaperocomosilofuese. Un día después de que colgase esta defensa a ultranza, María José Campanario eliminaba el vídeo de su cuenta de Instagram y cerró su cuenta.

La defensa de María José Campanario no sentó del todo bien a Belén Esteban, que respondía a través de Sálvame. No hacía ella misma, pero le transmitía un mensaje que Carlota Corredera hacía público en su nombre: «No entiendo nada. Lo que tenía que haber hecho es comentárselo a Jesulín y que él cogiese el teléfono y se lo comunicase a la madre de la niña. La defensa a Andrea no se hace subiendo vídeos a Instagram», relataba la presentadora en nombre de Belén Esteban

La paz que nunca existió entre Belén Esteban y María José Campanario

Belén Esteban y María José Campanario nunca se han llevado bien ni se han entendido, ni siquiera por el bien de unos hermanos por parte de padre que han sido los grandes damnificados de sus guerras. Los problemas entre Jesús Janeiro y la princesa del pueblo se retrotraen a hace más de 18 años y con el tiempo, lejos de mejorar, han empeorado. Así que la paz nunca ha existido entre las madres de los hijos del torero. Pero es ahora cuando parece que Belén Esteban está dipuesta a contar toda su verdad de su relación con la dentista. 

Hace unos días María José Campanario aparecía mucho más recuperada tras recibir el alta de la clínica donde ha pasado parte del verano. Acompañaba a Jesulín de Ubrique (que durante todas estas semanas no se ha separado de ella). en una corrida de toros en Peralta (Navarra), donde se la ha visto con una imagen más cercana a la que era habitual en ella. 

Los problemas de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique

El último desencuentro de Belén Esteban con Jesulín de Ubrique fue justo antes del verano. «Llevo una semana callada pero lo voy a decir porque me da la gana», comenzaba una Belén Esteban fuera de sí dirigiéndose a la presentadora, Carlota Corredera. «Dije que había hablado con Jesús Janeiro y me había dicho que todos los estudios de mi hija los pagábamos a medias, me pidió la documentación, le mandé toda la documentación con cuatro fotos de mi hija por correo certificado», explicaba muy molesta. 

«A los quince días le llamé yo y me dijo que él no le pagaba los estudios a la niña», prosigue. «Es tu obligación como padre», continuaba Belén Esteban, y le hace un duro reproche a su expareja: «Me parece muy bien que le hayas pagado a tu hermano la carrera de piloto, no sé si se la has pagado a tu mujer, lo que no entiendo es que no le pagues a tu hija mayor la carrera, pero aquí está su madre que la pagará».

Belén Esteban se mostró muy disgustada por la respuesta de Jesulín de Ubrique en referencia a los estudios en el extranjero que comenzará en los próximos meses Andrea Janeiro. «Lo que me duele es que se lo comenté y me dijo que sí», aseveraba. 

«Dice que no está dispuesto a pagarlo, colgué y no he vuelto a saber nada», relataba Belén Esteban, que dice que Jesús Janeiro cambió de opinión tras consultarlo con su abogado y que este le dijese que no tenía obligación de hacerlo. 

Pese a sus enormes diferencias, Belén Esteban se ha preocupado por la salud de María José Campanario y le ha enviado en varias ocasiones su apoyo. 

Votación
0 votos
Comentarios

Belén Esteban: «Estuve 18 días en coma. Vi como mi niña me llamaba»