Alaska y Mario Vaquerizo salvan de la ruina a Bibiana Fernández

C. A. REDACCIÓN / LA VOZ

INFORMACIÓN

La colaboradora de televisión se encontraba al borde de la bancarrota por sus importantes deudas con Hacienda

02 sep 2017 . Actualizado a las 12:02 h.

Bibiana Fernández afronta el otoño llena de energía y con su problema con Hacienda ya saldado, algo que la ha tenido muy preocupada en los últimos años. Hace unos meses Bibiana Fernández se mostraba tajante y poco esperanzada en una pronta solución a sus acuciantes deudas: «Tengo que trabajar hasta los 80, con los tacones y el taca-taca». De poco le sirvió a Bibiana Fernández su participación en Supervivientes en el año 2014, del que hoy no guarda malos recuerdos: «no tengo nostalgia, pero tampoco mal recuerdo. Fui a Supervivientes porque es una experiencia que solo la vives si te lanzas a la aventura. Adelgazas, te dan un dinero... Pero ningún mal recuerdo, solo tengo buenos». 

Y es que la solución que Bibiana Fernández había elegido para hacer frente de forma rápida a sus problemas con Hacienca, que fue poner su casa en venta, algo que ha tardado más de un año surtir efecto. Ahora han sido sus amigos Alaska y Mario Vaquerizo los que han acudido a salvar a Bibiana Fernández comprando su vivienda en Boadilla del Monte. 

Pese a que estuvo más de un año en venta, el hogar de Bibiana Fernández que visitó Bertín Osborne (y del que de paso hicieron publicidad) no tuvo comprador hasta que Alaska y Mario Vaquerizo decidieron hacerse con él. Según Vanitatis, en los últimos meses, Bibiana Fernández solo había rebajado el precio de su casa en 1.000 euros, una cantidad un tanto irrisoria dado el montante que pedía por ella (550.000 euros). El hasta hace poco hogar de Bibiana Fernández está situado en la urbanización Bonanza, en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. La casa tiene casi 350 metros cuadrados y la parcela es casi de dos hectáreas. Cuenta con cinco habitaciones, uno de ellos en suite con vestidor, baño hidromasaje y jacuzzi. En la parte de abajo posee un espacio abierto que acoge la cocina, el salón y el comedor, con chimenea. Y en exterior tiene una zona arbolada y una piscina.