Ellos han sufrido el linchamiento digital

El caso de Andrea Janeiro ha reabierto el debate: ¿promueven el odio las redes sociales?

D.S.

Decía el filósofo italiano Umberto Eco que «las redes sociales le dan derecho a hablar a legiones de idiotas que lo hacían solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad», mientras que ahora «tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel». Nunca tan fácil fue juzgar o insultar a alguien en un lugar al que todo el mundo tiene acceso, que favorece el feedback y en el que, por si fuese poco, la gente está protegida por una pantalla a través de la cual nada de lo que se dice parece tener ningún tipo de consecuencia. Con el paso del tiempo, se han venido acentuando cada vez con más énfasis las actitudes ofensivas contra todo lo que los usuarios no estén, en su totalidad, de acuerdo. Y a veces va incluso más allá de eso, ya que juzgar sin ningún motivo aparente es un comportamiento que se observa cada vez con más frecuencia en la red.

De hecho, a esta conducta ya se le ha acuñado un nombre: el linchamiento digital. Y es justo en este punto donde una herramienta que debería potenciar la libertad de expresión y de la que la gente podría aprender un sinfín de contenidos, queda desacreditada por ser un lugar que facilita y favorece el discurso de odio. Y el discurso de odio no es la libertad de expresión recogida en el artículo 20 de la Constitución. Es otra cosa muy diferente.

La última en sufrir las consecuencias de una jungla sin leyes es la hija de Belén Esteban, Andrea Janeiro, que con tan solo 18 años recibió miles de comentarios de personas que nada tenían que ver con ella y en los que lo único que se podía apreciar eran mensajes cargados de burlas e insultos. Odio en estado puro. Pero con el auge de las redes sociales, esta no es una práctica que se restrinja solo a una persona o que quede condenada al olvido. Ya son muchas las personas, sobre todo si se habla de figuras públicas, que han tenido que vivir en propia piel estas actuaciones.

Cristina Pedroche, el icono de las críticas

A Cristina Pedroche le caen críticas haga lo que haga. Es una realidad. Da igual que adelgace o que engorde; que se ponga un vestido más feo o más bonito; con más transparencias o menos. Qué más da que sea graciosa o que sea aburrida. Si se trata de lo primero, se dice que es tonta y no tiene cerebro; si un día se comporta de forma sosa, se dice que Cristina solo vale por su físico. Y es que en realidad poco importa, incluso, el novio que tenga, porque también se la ha llegado a criticar por eso. ¿Cómo la «ballena de Vallecas» va a tener un novio cocinero?

Pero sin duda, el punto más álgido de las críticas surgió a partir de los polémicos vestidos de fin de año. Sus subidas y bajadas de peso, a mayores, fueron también el epicentro de muchos comentarios. Y es que qué más da lo que haga Cristina, siempre se tendrá algo que decir de ella. 

Piqué, siempre en el centro de la polémica

Gerard Piqué, en ocasiones, parece estar más interesado por la polémica que por los partidos de fútbol. Como ya es conocido por todos, el jugador no escapa a las críticas, sino que parece buscarlas. Los continuos comentarios y gestos desafortunados, los mensajes más allá de su profesión -llegando a dar su opinión entorno al referendo- le han hecho un icono en Twitter. Y ahora, por si no fuese suficiente, ha dicho que quiere ser el presidente del FC Barcelona.

Adrián Hinojosa, el niño al que le desearon la muerte

Adrián Hinojosa, de tan solo 8 años, falleció el pasado mes de abril. Su historia, que se volvió mediática y viral, es la de un niño que soñaba con ser torero. Para él, esta práctica era un aliciente para seguir adelante, y en definitiva, para salvaguardar la fortaleza en la lucha contra el cáncer. Ante su absoluto amor por este mundo, los taurinos se volcaron con él. A su vez, un grupo de personas le deseaban la muerte. «Que qué opino? Yo no voy a ser políticamente correcta. Qué va. Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. Anda yaaaa! Adrián, vas a morir», escribió una mujer en Twitter.

Víctor Barrio, la defensa animal no es incompatible con la vida de las personas

El torero de 29 años, Víctor Barrio, fallecía en el mes de julio del 2016, en la Plaza de Toros de Teruel, a causa de una cornada. Twitter, ante este hecho, se inundó de reacciones, entre las que se podían ver lamentaciones, pero también gente alegrándose del suceso. «El planeta está ahora más limpio de tanta mierda», era solo uno de los comentarios contra él. 

Samanta Villar y la furia de las «buenas madres»

La periodista y presentadora del programa 21 días, Samanta Villar, fue recientemente madre de dos mellizos. Con el objetivo de compartir su experiencia, publicó Madre hay más que una. Su intención era romper los tópicos que existen alrededor de la maternidad ya que, en palabras suyas, «nadie te cuenta lo que es en realidad la maternidad» y «tomas una decisión equivocada». En una entrevista concedida a EFE, afirmó que «tener hijos es perder calidad de vida» y que no era más feliz ahora de lo que era antes.

Ante estas declaraciones, llegaron las críticas en las redes sociales, con madres que no comprendían como podía pensar algo así bajo la premisa de que ser madre es «lo mejor que te puede pasar en la vida». Pero la realidad es que no todo el mundo tiene esa imagen. Hay personas que no piensan que la maternidad sea el último escalón o la meta de una mujer para alcanzar la felicidad

Dani Rovira, cuando el humor juega una mala pasada

El actor y humorista es un asiduo de Twitter. Aprovecha cualquier ocasión para ejercer la crítica y esto, como es de suponer, despierta comentarios, en ocasiones negativos, de los usuarios. La última polémica la provocó tras un tuit sobre la lencería, que le reprocharon por entender que, en la última Gala de los Goya, había vendido una imagen de «feminista» para luego hacer comentarios machistas. Y no es la primera vez que le ocurre. En otra ocasión,ya había afirmado que no se podía «arrancar el pene». Además, su presentación de los Goya fue también duramente criticada por la politización con la que la abordó

Chabelita y los animales exóticos

Isabel Pantoja, más conocida como Chabelita, viajó a las Islas Mauricio en el año 2016. Entre las múltiples fotografías publicadas, hubo unas que causaron especial revuelo -algo ya común cuando se trata de su persona- en Instagram y que fueron duramente criticadas por los sectores animalistas. Se trataba de imágenes en las que se veía a la hija de la cantante junto a animales exóticos y protegidos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ellos han sufrido el linchamiento digital