Juego de Tronos 6x02: Jon Snow y el secreto de Lyanna Stark

Regresos, viajes al pasado, crímenes atroces y dragones en el nuevo capítulo de la serie basada en las novelas de George R. R. Martin


Redacción

Juego de Tronos, que nos tiene acostumbrados a las tragedias y a la desesperación, nos ha dejado respirar un poco más tranquilos con el segundo capítulo de la sexta temporada.

El caleidoscopio habitual de personajes ha dejado a los espectadores con todo tipo de sensaciones a lo largo de los escasos 50 minutos del episodio Home (A casa, en su traducción al español), en el que la ilusión, la emoción y la esperanza se han intercalado con el horror y la brutalidad. La gran sorpresa, en todo caso, está en sus minutos finales, con un momento que no por esperado se hace menos emocionante.

(Este artículo contiene spoilers del segundo capítulo, así que si todavía no lo has visto, te aconsejamos que no sigas leyendo)

Bran regresa a la Invernalia de antes

Bienvenido de nuevo, Bran. Después de una temporada de Juego de Tronos sin aparecer, el adolescente Stark ha regresado a la pequeña pantalla. Muchos seguidores de la serie, que habían visto con desidia el viaje a lo Goonies por el Norte y más allá del Muro, no echaban mucho de menos al pobre Bran, pero su aparición en este nuevo capítulo de Juego de Tronos habrá ayudado a callar muchas bocas.

Los poderes de Bran se han desarrollado y, con ellos, el joven tendrá acceso a una herramienta narrativa que hasta ahora había sido vetada salvo en una ocasión: el flashback.

En este capítulo de Juego de Tronos, el regreso de Bran Stark a la Invernalia del pasado nos permite descubrir una sorprendente revelación: el entrañable Hodor se llamaba en realidad Willys y, aunque no el más avispado de Poniente, era un chaval como los demás y... ¡hablaba con normalidad!

Según rumorean un joven Ned Stark y sus hermanos, tenía sangre de gigante y, efectivamente, el chaval ya era grandote en su niñez.

La aparición del Ned Stark adolescente, su pequeño hermano Benjen (el que había llevado a Jon Snow a la Guardia de la Noche y continúa en paradero desconocido) y la bella y aguerrida Lyanna, que falleció durante la guerra, solo es el principio de lo que, a partir de ahora, nos pueden deparar las visiones de Bran.

Hay una a la que le tenemos ganas y que respondería a la gran pregunta de Juego de Tronos: ¿Quién es la madre de Jon Snow? Los lectores de los libros tienen alguna teoría.

Una atrocidad más en el currículum de Ramsay

Llega un momento de Juego de Tronos en que decir que el exbastardo Ramsay Bolton ha cometido una atrocidad es casi un pleonasmo. Pero el sádico habitante de Invernalia ha demostrado que siempre puede ir un paso más allá en la enésima masacre de su vida.

Ramsay le plantea a su padre invadir el Castillo Negro, a donde cree que tuvo que ir Sansa Stark tras escapar de su control, y para ello cuenta con el visto bueno de un Karstark, familia del señor del Norte al que Robb Stark le había cortado la cabeza por no acatar sus órdenes.

Pero a Ramsay le confirman algo que le había quitado el sueño: su padre ha tenido un nuevo bebé y es un varón. Así que el Bolton hace lo que siempre se le ha dado tan bien hacer: asesinar.

Mata a su padre a traición, se hace con el título de lord Bolton y, para rematarlo, decide alimentar a sus hambrientos sabuesos con la mujer de su padre, que ciertamente tiene mucha carne para aprovechar, y de paso con la carne tierna de su recién nacido hermanastro.

«Prefiero ser hijo único», dice Ramsay para resumir sus pretensiones en Juego de Tronos. Y también huérfano, parece ser.

Aires de guerra interna en Desembarco

La reina madre, Cersei Lannister, está encerrada entre las paredes de la Fortaleza Roja en esta nueva temporada de Juego de Tronos. Su propio hijo, el rey Tommen, le impide ir al entierro de su propia hija por no agraviar a los Gorriones de la Fe, que todavía tienen presa a su mujer, Margaery.

Cersei no está de acuerdo, pero accede a no montarla gorda a pesar de que tiene a su disposición al caballero más temible de todo el reino, un enorme hombre escondido en todo momento tras su casco dorado.

De la brutalidad de este Gregor Clegane devuelto a la vida da buena muestra su tajante forma de hacer callar a quienes todavía se burlan de su protegida por el paseo de la vergüenza al que estuvo obligada.

Ante un tío que alardea de haberle enseñado sus partes íntimas a Cersei durante ese traumático momento de la anterior temporada de Juego de Tronos, el gigante caballero no se anda con ironías ni con venganzas ocurrentes. Un simple movimiento de mano le sirve para aplastarle la cabeza como si fuera un insecto.

Mientras, en el Gran Septo de Baelor Jaime y Tommen participan en el sepelio de la buena de Myrcella, fallecida envenenada en el último capítulo de la anterior temporada de Juego de Tronos. Y allí están contemplándola con esas piedras con ojos pintados a las que nunca nos acabermos de acostumbrar.

Jaime y el Gorrión Supremo tienen algunas palabras, pero la cosa entre ellos no va a más. De momento. El Lannister se la tiene jurada por lo que le ha hecho a su amada hermana.

Yara Greyjoy, la Hillary Clinton de las Islas del Hierro

Además de Bran a través de sus poderes, quien decide emprender su camino de regreso a casa en este capítulo de Juego de Tronos es Theon Greyjoy, que considera que ya ha dejado a Sansa en las buenas manos de Brienne.

Lo que no sabe Theon es lo que está pasando en su hogar, Pyke. Los Hijos del Hierro están perdiendo sus posesiones en tierra firme y Balon Greyjoy discute con su hija Yara sobre la nueva situación.

El señor de las Islas de Hierro se va contrariado a sus aposentos, pero en medio de la tormenta se encuentra con alguien que le cierra el paso: su temible hermano Euron se enfrenta a él y lo tira del puente colgante.

Las Islas de Hierro necesitan un nuevo señor. Pero allí el sistema no es el mismo que en el resto de los territorios de Juego de Tronos. Yara, que se veía como legítima heredera de Balon, se tiene que someter al proceso de elección del nuevo señor. Y ella será una candidata más, con el mismo derecho que los demás que se presenten a la Asamblea de Sucesión para sentarse en la Silla de Piedramar.

«Quizás seas la primera mujer en gobernar las Islas de Hierro», le dice su tío monje a la Hillary Clinton de Juego de Tronos.

Tyrion, ese fan de los dragones

Después de decir una serie de bromas de mal gusto sobre los eunucos, Tyrion decide hacerles una visita a los dragones encerrados de Daenerys. El enano siempre había sido un fan de los lagartos alados y en este capítulo de Juego de Tronos confiesa, delante de los dos hijos bien creciditos de la khaleesi, que era lo que le habría gustado por su cumpleaños.

El momento emotivo a la par que tenso en el que Tyrion Lannister está cara a cara con las temibles criaturas les da la razón a todos los fans de Juego de Tronos que tienen una fórmula secreta para que la serie mejore automáticamente: más dragones.

El pequeño de los Lannister, que sin duda está pensando en las capacidades bélicas de los animales con aliento de fuego, da el primer paso para congraciarse con ellos y los libera de sus cadenas.

Con Jon nos la han colado

Tanto nos la han colado con el bastardo favorito de Juego de Tronos que el actor que lo encarna, Kit Harington, no tardó mucho en pedirles perdón a los fans por haberles mentido sobre el destino de su personaje.

Jon Snow estaba muerto y bien muerto, pero tras la intermediación de la enigmática Melisandre, el bastardo Stark ha sido devuelto a la vida.

Era algo que cualquier fan de Juego de Tronos veía venir, dada la llegada estratégica de la Bruja Roja al Castillo Negro justo antes de que acabaran traicioneramente con la vida del chaval. Pero no por eso el renacimiento de Jon Snow es menos emocionante.

Los fieles al lord comandante de la Guardia de la Noche consiguen hacerse in extremis con el control del Castillo Negro gracias a la ayuda de los Salvajes, que acuden al lugar tras la petición de Edd el Penas.

Y, de paso, apresan a los dos más traicioneros, el intrigante Alliser Thorne y el joven Olly, que para desgracia de los fans sigue vivo aunque durante un momento, en el que el pequeño ataca a los Salvajes, parece que va a acabar criando malvas.

Luego llega el momento de tensión. ¿Qué se hace con el cuerpo de Jon Snow? A Davos se le ocurre una idea: Melisandre, según ha visto él, es capaz de hacer milagros. ¿Podrá hacer regresar de entre los muertos al pobre bastardo? La Bruja Roja, que se nos muestra en su forma más atractiva, está pasando una crisis de fe y ya no cree en las capacidades del Señor de la Luz.

Pero el Caballero de la Cebolla consigue convencerla de que también ella, como había hecho antes el sacerdote errante Thoros de Myr con lord Beric Dondarrion en Juego de Tronos, podría ser capaz de traerlo a la vida.

Melisandre accede y le hace una sesión de estética con el cadáver de Jon Snow. Un poco de peluquería, un poco de cuidado de la piel y el demacrado bastardo ya parece otro. ¿Cómo iba a volver a la vida con esas pintas?

La Bruja Roja dice unas palabras finales, pero el finado Jon Snow parece duro de oído. Todos abandonan la esperanza. También Fantasma, que ni se digna a abrir los ojos durante todo ese proceso.

Con la habitación vacía, el lobo huargo se despierta sobresaltado. Jon Snow coge aire de nuevo y respira. Lo que está muerto no puede morir, como dirían los Hijos del Hierro. Pero pueden volver a vivir.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Juego de Tronos 6x02: Jon Snow y el secreto de Lyanna Stark