Feliz Día Internacional de la Mujer: La lucha histórica por la igualdad y contra la discriminación ya dura más de un siglo

En 1910 Clara Zetkin habló de la necesidad de proclamar un día como el de hoy y más de cien años después, las mujeres siguen reclamando que se ponga fin a la discriminación, que se igualen los salarios con los hombres, que se termine la violencia machista y que los ciudadanos sean tratados por igual independientemente de su sexo

La camarógrafa Eszter Csepeli trabaja en un estudio de la compañía Sparks Camera and Lighting Ltd. en Budapest
La camarógrafa Eszter Csepeli trabaja en un estudio de la compañía Sparks Camera and Lighting Ltd. en Budapest

El Día Internacional de la mujer surje de la necesidad de buscar una fecha en la que poder conmemorar la lucha de la mujer para hacerse un hueco en la sociedad, buscar de paso la igualdad con respecto al hombre y así poder realizar un desarrollo íntegro como persona. Y aunque tales demandas pueden sonar recientes ya han cumplido más de cien años. Un 19 de marzo de 1911 Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza decidieron celebrar por primera vez el Feliz Día Internacional de la Mujer y con ese festejo consiguieron abrir los ojos a otros países y gobiernos para que se uniesen a dicha celebración. Pero fue la Asamblea General de la ONU en 1972 la encargada de declarar institucionalmente el año 1975 como Año Internacional de la Mujer e invitó dos años después a todos los países a sumarse a la iniciativa de acuerdo a sus tradiciones históricas y costumbres propias.

Se eligió el 8 de marzo para festejar el Feliz Día Internacional de la Mujer en conmemoración de que en esa misma fecha, pero en 1909, un incendio en una fábrica de Nueva York terminó con la vida de 129 mujeres. La política rusa Clara Zetkin fue la primera que propuso la idea de un Feliz Día Internacional de la Mujer durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas que se celebró en Copenhague en 1910 y donde se reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres.

La instauración del Feliz Día Internacional de la Mujer fue progresivo. Alemania, Suecia y Rusia lo celebraron por primera ven en 1914, China en 1922 y en España hubo que esperar hasta 1936 para sumarlo al calendario. Entre los países tardíos en unirse a la reivindicación latente detrás del Día Interncional de la Mujer destaca Estados Unidos, que comenzó a festejarlo en 1994 cuando una actriz de ascendencia polaca lo reivindicó a través de una solicitud al Congreso.

Con el paso de los años las sociedades han ido cambiando, pero la desigualdad entre hombres y mujeres sigue vigente. De ahí la necesidad de seguir celebrando el Feliz Día Internacional de la Mujer, como un movimiento en defensa de los derechos de las mujeres para que se vea incrementada su participación en todos los ámbitos de la vida, para que se ponga fin a la discriminación y para que se siga avanzando en materia de igualdad salarial, entre otros factores. Este 8 de marzo del 2016 el lema del Día Internacional de la Mujer es «Por un Planeta 50-50 en el 2030: Demos el paso para la igualdad de género» y entre los objetivos que la ONU tiene en su agenda para ese año destacan cinco puntos clave:

1. Velar por que todos las niñas y niños terminen la educación primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad; y producir resultados escolares pertinentes y eficaces.

2. Velar porque todas las niñas y niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y a una enseñanza preescolar de calidad, a fin de prepararlos para la enseñanza primaria.

3. Terminar con todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas de todo el mundo.

4. Eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas en los ámbitos públicos y privados, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación.

5. Erradicar todas la prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina.

«Pequeñas tiranías»

Hoy, Feliz día internacional de la Mujer, es importante tener presente que una de cada tres mujeres ha sido agredida alguna vez física o sexualmente, en la mayoría de los casos por su compañero sentimental. Son datos estremecedores que, sin embargo, han dejado ya de sorprender. Se han convertido en rutina. Existe, sin embargo, una dimensión menos explícita de esta pandemia, prácticas sutiles y cotidianas camufladas por la sociedad que el reciente asesinato de las mochileras argentinas en Ecuador ha colocado en el centro del debate.

El argumento al que recurrieron algunos medios de comunicación para relatar los hechos fue la llama que prendió la mecha. Detonó, como lo hace todo hoy, como lo hará este martes el Feliz día internacional de la Mujer, en las redes sociales. Marina Menegazzo y María José Coni no «viajaban solas», clamó la sociedad, con indignación, en muros y timelines. No viajaban solas porque eran dos, corrigieron los internautas a la prensa. Y el grito se convirtió en lamento, poniendo sobre la mesa (y apuntándole con el dedo) el micromachismo. Quienes nunca se hayan topado con tal palabra o para quienes les suene únicamente de oídas, sabrán a partir de ahora que se refiere a determinadas maniobras, actitudes o expresiones que suponen el caldo de cultivo perfecto para una situación de malos tratos. Fue acuñado en el año 1991 por el psicoterapeuta Luis Bonino Méndez para bautizar prácticas que otros especialistas consideraban «pequeñas tiranías», «terrorismo íntimo» o «violencia blanda o suave»

En el Feliz día internacional de la Mujer el término micromachismos abarca no solo los comportamientos invisibles de violencia y dominación que, según Bonino Méndez, «casi todos los varones realizan cotidianamente en el ámbito de las relaciones de pareja», sino también a cualquier lectura que ponga en evidencia un desequilibrio entre un género u otro. Decir, por ejemplo, que dos mujeres viajaban solas. ¿Se detendría un periodista, en una crónica sobre un homicidio, en aclarar que una pareja viajaba sola?

El uso sexista del lenguaje, las bromas y los chistes cagantes que orbitan en torno a la mujer como un mero objeto, el control sobre el otro, la interiorización de determinados roles -como el de que el bando femenino debe dedicarse a las tareas domésticas y el masculino, a las llaves inglesas y a los tornillos-, el chantaje emocional o el control económico deberían haberse extinguido este Feliz día Internacional de la Mujer. Pero no lo han hecho. Enfocadas así, de golpe, todas estas prácticas son fácilmente identificables, resulta sencillo condenarlas y rechazarlas. Pero la mayoría son tan sutiles que quien pone el acento en ellas acaba siendo tachado de exagerado. Se anulan. Se les resta importancia. Y en silencio paralizan a la mujer. Le atan los pies, le frenan en su avance hacia la convergencia, hacia la equidad. Hacia el punto justo de igualdad.

#EmpleoParaTodas | No le pongas género, ponle talento

El salario medio de ella, a leguas

A pesar de que el mundo ha hecho significativos avances para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres, lo cierto es que a día de hoy, Feliz día internacional de la Mujerel salario medio de una mujer está a leguas del de un hombre. Exactamente, según la ONU, es un 24 % inferior. Por increíble que suene, cerca de 77 países todavía establecen restricciones en el tipo de trabajo que puede desempeñar una mujer. Hay lugares en los que no se le permite trabajar por las noches y otros en los que se le excluye de determinados sectores, como por ejemplo, la construcción o la minería. En España, una de cada cuatro mujeres está en el paro. Según un estudio del Peterson Institute for International Economics, el 60 % de las empresas cuentan con consejos administrativos integrados únicamente por hombres. Las altas esferas todavía están demasiado arriba para las mujeres. Solo ocupan puestos ejecutivos en el 50 % de las compañías del mundo -y eso que el documento concluye que las firmas con más mujeres al mando resultan más rentables-. Aún les queda la mitad del camino por recorrer.

En el Feliz día internacional de la Mujer las perspectivas no son nada halagüeñas -dice la Organización Internacional del Trabajo que, a este ritmo, las mujeres tardarán al menos 70 años en ganar lo mismo que los hombres-. Y, por si la brecha laboral no resultase suficiente, al hecho de ser mujer se le suma la vertiginosa escalada de la violencia machista, una auténtica lacra, sin expectativas de mejora, que se cobra en España 63 vidas de media al año y que roza los niveles del año 2003. En lugar de avanzar, caminamos hacia atrás.

Las mujeres trabajadoras del mundo dicen «Algún día yo...» Mujeres de trece ciudades del mundo completan la frase con motivo del Día Internacional de la Mujer

Pero «si puedes soñarlo, puedes hacerlo», dice hoy Google, quien con motivo del Feliz día internacional de la Mujer, se une a este empujón. El gigante de Internet ha cambiado este martes su habitual logotipo por una esperanzadora iniciativa que anima a todas las mujeres del mundo a soñar y a compartir sus sueños. Se ha reunido para ello con 337 mujeres de 13 ciudades de todo el mundo. Desde niñas a abuelas, mujeres de San Francisco, Río de Janeiro, Ciudad de México, Lagos, Moscú, El Cairo, Berlín, Londres, París, Yakarta, Bangkok, Nueva Delhi y Tokio representan a las féminas de todo el planeta que, por muy diferentes que parezcan, tienen un interés común. Estas son sus historias y sus deseos, que se unen en el Feliz día Internacional de la Mujer.

Feliz Día Internacional de la Mujer

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
61 votos
Comentarios

Feliz Día Internacional de la Mujer: La lucha histórica por la igualdad y contra la discriminación ya dura más de un siglo