BKS Iyengar: El hombre que se propuso cerrar las farmacias con el yoga

La Voz

INFORMACIÓN

Después de conseguir sobrevivir a la tuberculosis gracias a la práctica de ásana, este maestro del yoga decidió trasladar sus conocimientos a la estresante sociedad occidental

15 dic 2015 . Actualizado a las 02:42 h.

BKS Iyengar se sobrepuso a la miseria y a la enfermedad de su tierra natal India. Y no lo consiguió solo. La ayuda del yoga le permitió sobrevivir a algunas de las más mortíferas enfermedades. Malaria, tuberculosis, fiebre tifoidea y malnutrición se instalaron en el cuerpo de BKS Iyengar en sus primeros años de vida, dejándole débil y enfermo. 

Sin embargo, a BKS Iyengar el yoga le salvó la vida. Nació débil, enfermo. Su infancia no fue fácil y su país, una India pobre, caldo de cultivo de infecciones y enfermedades, no puso nada de su parte. La malaria, la tuberculosis y la fiebre tifoidea se ensañaron con su débil organismo cuando solo era un niño, desnutrido y huérfano. La disciplina espiritual que le convirtió en toda una institución fue su única salida. 

BKS Iyengar nunca tuvo grandes aspiraciones. Lo único que se propuso fue mostrar a la humanidad los beneficios de una práctica que consiguió sacarle de las penurias más absolutas. Nacido en una familia sin recursos, BKS Iyengar vivió una infancia realmente difícil. Sus primeros años transcurrieron en Bellur, un pequeño pueblo continuamente amenazado por una agresiva epidemia de gripe. Su llegada al mundo fue terrible. Y los siguientes años no mejoraron.