Toño Sanchís, representante de Belén Esteban, intentó suicidarse ingiriendo medicamentos

Se tomó hasta 40 pastillas. Fue encontrado por su pareja inconsciente y rodeado de botes de fármacos el pasado viernes. Ya ha recibido el alta hospitalaria


Toño Sanchís, hasta hace unos días representante de Belén Esteban, ha recibido el alta hospitalaria tras su intento de suicidio en el que llegó a ingerir más de 40 pastillas. 

Toño Sanchís intentó suicidarse el pasado viernes. Fue encontrado inconsciente por su esposa, rodeado -asegura La Vanguardia- de botes vacíos de pastillas. Rápidamente, Lorena llamó a una ambulancia y Sanchís fue trasladado de urgencia al hospital Puerta de Hierro. La revista Lecturas confirma el trágico suceso que, afortunadamente, ha tenido un desenlace feliz. El célebre representante de los famosos de Telecinco se encuentra bien y ya se recupera en casa rodeado de su familia. 

Revela la publicación, además, que Toño Sanchís ingirió hasta 40 medicamentos: «15 pastillas de Lorazepam, un ansiolítico con efectos amnésicos, una cantidad similar de Enantuym, un antiinflamatorio con efectos sedantes que se utiliza para dolores musculares, varios comprimidos de ibuprofeno y unos sobres de Frenadol». Este cóctel de fármacos podría haber acabado perfectamente con la vida del mediático manager, una decisión voluntaria que este viernes conmocionó al plató de uno de los programas estrellas de la cadena, Sálvame Deluxe, donde se reunieron la mayoría de sus representados. 

Pero, ¿por qué razón Toño Sanchís, representante de los rostros más populares de la televisión, intentaría quitarse la vida?  El exvocalista de Los Inhumanos no atraviesa su mejor momento. Su mejor clienta e inseparable compañera, Belén Esteban, abría esta semana la caja de los truenos al confesar que se sentía traicionada por su manager después de que Mila Ximénez revelase que, durante años, Toño se había dedicado a filtrar información sobre ella. «Solo voy a decir una cosa: la avaricia rompe el saco», espetó en Sálvame la princesa del pueblo. ¿A qué se refería Belén con «la avaricia»? 

Insinuaba la expareja de Jesulín de Ubrique que Sanchís había llevado durante años una doble contabilidad de sus representados para lucrarse de ellos. Confirmó al rato, sin reparos, que su mano derecha le había facturado durante un tiempo mucho más de lo acordado. Y facilitó al programa un comunicado de sus gestores explicando lo sucedido. «A raíz de tener que realizar un primer pago importante a la Agencia Tributaria como consecuencia de una inspección de Hacienda, Belén se da cuenta de que no tiene la liquidez que ella pensaba que tenía», reza el texto.

Belén Esteban nunca se preocupó mucho de sus «papeles». Confiaba ciegamente en Toño y en su buen hacer. Cuando sus gestores se percataron de que la liquidez de la colaboradora de Telecinco no era la que debía, le reclamaron a Sanchís documentación referente a contratos y extractos, facturas que él evitó entregarles alegando que tenía miedo a que se filtrasen. «Toño Sanchís primero dijo que no tenía dinero de Belén, después que le debía unos 50.000 euros y desde el 6 de octubre hasta el 23 de noviembre del 2015 le ha pagado 339.117.20 euros de facturas pendientes de cobrar desde el 2010 hasta la fecha», revelan los administradores en el comunicadoBelén solo cobró cinco galas de las quince de ¡Más que baile! en las que participó. Y este es solo un ejemplo de los muchos fraudes que se le atribuyen al gurú de la tele rosa.

Pero el tema no es nuevo. Ni Belén se acaba de enterar de las malas artes de Toño ni Sanchís ha sido pillado in fraganti ahora. Simplemente, la noticia -al parecer, un secreto a voces- se hizo pública. Y el que fuera también manager de Olvido Hormigos -cuya imagen pública dejó de gestionar después de que esta acusase a Belén Esteban de ser una mala persona- no fue capaz de soporta ni las críticas ni la presión mediática.

Porque Toño Sanchís, que dirige la agencia Lorant, ha movido en su fructífera carrera como representante los hilos de, entre otros, Boris Izaguirre, Kiko Matamoros, Álvaro Muñoz Escassi, Mila Ximénez, Jimmy Jiménez Arnau, Joaquín Torres, Jorge Javier Vázquez, Jaime Martínez Bordiú y la mayoría de los grandes hermanos que han pasado por el programa de Mercedes Milá. Pero de todo ellos, su ojo derecho siempre ha sido Belén Esteban. La catapultó al candelero cuando no era nadie y se hizo su amigo. La clave, con ella y con el resto, le confesó a La Voz hace un par de años, es que el compromiso personal y profesional sea indiscutible. «La representación es complicada, porque tratas con gente a la que le tienes que conseguir trabajo -reveló también entonces-. Cuando hay trabajo va todo rodado, pero yo sé que me tengo que preocupar de los que están esperando para conseguirlo». Ahora sus palabras se vuelven en su contra. ¿De quién se ha preocupado más Sanchís, de sus representados o de sí mismo?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos
Comentarios

Toño Sanchís, representante de Belén Esteban, intentó suicidarse ingiriendo medicamentos