El Día de los Abuelos, piezas más fundamentales que nunca en las familias

La jornada homenajea al papel clave de los mayores en el desarrollo emocional de los niños y en el alivio económico en muchos hogares que han sufrido los peores efectos de la crisis económica

Abuelos y nietos Un vídeo muestra la importancia de la relación entre los mayores de la casa y los más pequeños

Es el Día de los Abuelos, una jornada para homenajear a esas personas fundamentales en las familias, por su cariñoso cuidado de los niños y hoy en día, más que nunca, por el sustento y alivio que muchos de ellos suponen a muchas de esas familias que han sufrido los peores efectos de la crisis económica que se resiste a acabar.

La celebración el 26 de julio, aunque menos conocida y publicitada que el día del Padre o de la Madre, viene de antiguo, de la propia liturgia católica, ya que el Día de los Abuelos coincide, precisamente, con la conmemoración de la figura de los padres de la Virgen María, san Joaquín y santa Ana, abuelos de Jesús.

Hay muchos lugares en los que la conmemoración a los mayores de la casa durante este Día de los Abuelos cobra una dimensión social y se promueven reuniones de personas mayore de residencias y centros de día, como el caso de la localidad ferrolana de Monfero, donde este domingo se reunirán más de setenta personas de la comarca, o la quedada en Madrid, que en este año prevén juntar a un total de 150 personas. También en Pontevedra, en el barrio de O Burgo, se celebra, como cada año para marcar el remate de las fiestas de Santiaguiño, el Homenaxe ás Persoas Maiores en el Teatro Principal, el acto más destacado de la última jornada.

Casualmente o no, un par de días antes de la celebración del Día de los Abuelos, el fundador de Inditex, Amancio Ortega, se dejaba ver paseando con su pequeño nieto por el recinto donde se celebra el Campeonato de Saltos Casas Novas en Arteixo.

Los efectos positivos y negativos del cuidado de los nietos

Con este Día de los Abuelos ello se pretende ensalzar la figura de los abuelos que, aun no siendo sustitutos de los padres, se convierten en una figura fundamental para el crecimiento emocional de los niños y producen visibles beneficios en los más pequeños durante la convivencia, sobre todo para la consecución de valores y para el asentamiento de las raíces familiares.

En todo caso, y a pesar de su importancia, muchos progenitores tienen a abusar en exceso de las ganas de los abuelos de compartir momentos con los más pequeños de la casa. En un reciente informe elaborado días antes del Día de los Abuelos, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología advertía de que la obligación de hacerse cargo de sus nietos y la consiguiente responsabildidad adquirida hace que muchas personas mayores empeoren en sus dolencias y hacer que descuiden su salud.

La asociación llama la atención de este hecho en un momento en que, debido a la crisis económica y dada la importancia de los abuelos en el sustento de la familia ante la falta de trabajo o la proliferación de trabajos precarios que impiden la conciliación, los mayores de la casa pasan cada vez más tiempo con sus nietos de forma obligada. Ahora, más que nunca, es necesario recordarlos con este Día de los Abuelos.

De todas formas, la SEGG destaca que cuando la actividad se hace de forma voluntaria y con agrado por parte de los abuelos, las consecuencias tanto para la persona mayor como para el más pequeña solo pueden ser positivas.

La transmisión de experiencias, tradiciones, aficiones y valores es de la mayor utilidad para los niños, mientras que la vitalidad de los más pequeños hace que los abuelos puedan sentirse más útiles, menos solos y mejoren, además, su forma física y rendimiento cognitivo.

A todas esas personas que siempre intentan hacer la vida familiar más agradable, ¡Feliz Día de los Abuelos!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
46 votos
Comentarios

El Día de los Abuelos, piezas más fundamentales que nunca en las familias