Día del Padre: Estos son los siete padres más guays del mundo

Su ingenio, su entrega, su espontaneidad y su ternura los convierte en auténticos merecedores del título. Con motivo del 19 de marzo, te contamos algunas de las historias más tiernas.


En el Día del Padre es arriesgado lanzarse a hacer una selección de los mejores padres del mundo. Todo un atrevimiento enfrentarse a la alargada sombra del resto de padres del planeta. Con los sentimientos filiales a flor de piel, a ver quién es el valiente que se pone a discutir y argumentar con razonamientos sólidos qué progenitor merece llevarse el título por excelencia. Que el nuestro es el mejor no es discutible. Que no hay padre igual, tampoco. Y que no hace falta un Día del Padre para decirlo en voz alta lo aprendimos hace tiempo. Ellos ya lo saben. Saben que todos los días son suyos desde aquel otro día que aterrizamos en este mundo desgañitándonos mientras aprendíamos a respirar. Por eso, porque el Día del Padre son todos es realidad, el de hoy es un buen momento para recordar a otros. A los otros padres. A los otros mejores. A los que mercen una reverencia. Un aplauso. A los que se han ganado a pulso una ovación general por ingeniosos, por cumplidores de sueños, por molones. Este es nuestro ránking:

El padre que mandó el juguete favorito de su hijo al espacio

Si hay un padre que se merezca un lugar privilegiado en la clasificación del Día del Padre es Ron Fugelseth. Director creativo en la empresa de gráficos animados Rail Digital, construyó en el 2012 un artefacto volador para enviar al espacio, y volver a traer de vuelta a la Tierra, uno de los juguetes favoritos de su hijo, un pequeño trenecito que hoy puede presumir de astronauta. Con la ayuda de un globo, una cámara de vídeo y un viejo teléfono móvil equipado con tecnología GPS, Ron Fugelseth le regaló a su pequeño una increíble aventura espacial que grabó en el vídeo A toy train in space y publicó posteriormente en Youtube. Este es el resultado:

Espacial

El padre que convirtió a su hijo en un guerrero jedi

Los más frikis se derretirán con las hazañas de Daniel Hashimoto, animador en Dreamworks Studio. Su afortunado retoño es una suerte de superhéroe, protagonista de películas de ciencia-ficción, envidia de todos sus amigos gracias a la destreza de su padre. Hashimoto se merece incluso un Día del Padre propio. ¿La razón? Su pequeño «es capaz» de volar, tiene poderes, viaja a otros universos y lucha como los guerreros jedi.

Daniel Hashimoto
Efectos especiales

El padre sándwich

Seguramente la mayoría recordará la historia del padre de Massachusetts que le declaró la guerra a las perrenchas infantiles de la hora de comer. Lo hizo de la manera más creativa que encontró: decorando con todo tipo de dibujos las bolsas transparentes que utilizaba para envolver los sándwiches de sus hijos. Lo que empezó siendo un juego, este Día del Padre se considera una obra maestra. Sus bocatas de pan de molde envasados en divertidos embalajes, con monstruos, caracoles, gusanos, laberintos o robots a todo color, ya han dado la vuelta al mundo. Con más de 1.300 diseños diferentes, este padre, llamado David Laferriere decidió crear un álbum a modo de compilación sandwichera en la red social Flickr, donde alcanzó más de 30.000 visitas al día. Cumplió su objetivo. Los niños empezaron a considerar divertido el almuerzo diario y sus bolsitas se convirtieron además en objeto de una insólita, pero curiosa exposición. 

El padre que convierte la silla de ruedas en un carrito de helados

Está el padre molón, el padre freak, el padre creativo y, después, el superpadre. El que atenúa cualquier dificultad que se le presente a su hijo con dosis de entusiasmo, imaginación y mucha ternura. El que aparta las barreras. El que hace desaparecer las diferencias. Es el caso de este padre que construyó en Halloween un disfraz de camión de los helados con su silla de ruedas, una imagen que corrió como la espuma por las redes sociales y que se hizo viral en Youtube. ¿No se merece una avalancha de alabanzas en este Día del Padre?

Carrito de helados

Algo similar hizo otro padre del que poco sabemos. La foto de su hijo, en silla de ruedas, disfrazado de Superman dio la vuelta al mundo hace unos años.

El padre que se tatuó las manchas de nacimiento de su hija

No era el Día del Padre. Era un día cualquiera cuando Adam y Tanya Phillips se animaron a grabar para siempre en su piel las mismas marcas con las que nació su pequeña Honey-Rae Phillips. La niña nació con una pequeña mancha de color rojizo en la piel, que fue aumentando de tamaño y que actualmente ocupa casi la mitad de todo el lado derecho de su cuerpo. «Cuando bajó la hinchazón del tatuaje se lo mostré a Hoeny-Rae y ella suavemente lo tocó y sonrió señalando a su propia pierna», explicó la madre de la pequeña. Desde entonces, nunca se siente diferente.

El padre que se autodenomina «el mejor padre del mundo»

Sus méritos no residen, como los de los anteriores, en hacer del mundo un lugar más confortable para sus hijos. Ni en desvivirse por su pequeña. Ni en matar monstruos por ella. Pero él mismo se autodenomina el mejor padre del mundo. Estará también orgulloso -imaginamos- del Día del Padre. La labor de Dave Engledow no es otra que fotografiarse con su niña parodiando su labor como padre. Y carisma no le falta. Sus instantáneas son simpáticas, sencillamente geniales. Cuenta ya con un libro bajo el brazo, Confesiones de el mejor padre del mundo, recopilación de las mejores imágenes publicadas en su perfil de Facebook y su Tumblr. Seguramente no sea el mejor padre del mundo, pero al menos se lo cree.

Padres alrededor del mundo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
70 votos

Día del Padre: Estos son los siete padres más guays del mundo