Letizia Ortiz, de periodista a futura reina: diez años en el centro de la polémica

La Voz A. PRECEDO

INFORMACIÓN

Tras su enlace con el príncipe Felipe, a los escándalos en la Familia Real ha tenido que añadir los rumores de crisis matrimonial y anorexia así como los problemas de su propia familia y el controvertido libro de su primo

22 may 2014 . Actualizado a las 17:39 h.

Diez años han pasado desde aquella mañana lluviosa en la que una periodista se convirtió en princesa. Letizia Ortiz pasó de entrar todas las noches en las casas de media España gracias al telediario de TVE a ser noticia al casarse con el príncipe Felipe, llamado a convertirse en el próximo monarca. Aquel 22 de mayo, la pareja completaba un camino que había arrancado el 1 de noviembre del 2003 con el anuncio de su compromiso. De forma un tanto precipitada y que cogió por sorpresa a gran parte de la sociedad que desconocía la relación que se había iniciado solo siete meses antes, Letizia Ortiz dejaba el anonimato para ser portada de todos los informativos y periódicos.

En pocas horas, se conocían todos los detalles de su vida. Nacida en Oviedo en septiembre de 1972 y de padres divorciados, ella era la mayor de sus hermanas: Telma y Érika. Pero, sin duda, el detalle que no pasó desapercibido para muchos era el pormenor de que ella también había estado casada. En 1998 y tras diez años de noviazgo, Letizia Ortiz se casaba con Alonso Guerrero, del que se divorció un año más tarde. Seis días después en la pedida de mano, su famosa interrupción al príncipe -«déjame hablar cariño»- gustó y disgustó a partes iguales. Probablemente aquel día fue el inicio del fin de la espontaneidad de la periodista y el comienzo de los ríos de tinta con críticas hacia la entonces futura princesa. Desde entonces y observada con lupa, en pocas ocasiones se la ha visto volverse a saltar el protocolo. No sería hasta los atentados del 11-M, pocas semanas antes de su boda, cuando se volvió a ver la Letizia Ortiz más humana. Sus fotos llorando fueron las instantáneas más perseguidas y, también, las más conmovedoras.

Con una boda marcada por los sucesos de marzo, los príncipes tuvieron un enlace pasado por agua con una solemne ceremonia en la catedral de la Almudena a la que asistieron 1.700 invitados. Madrid vivió su primer casamiento real culminado por un recatado beso. Casi un año después, se conocía la noticia de que Letizia Ortiz esperaba el primer hijo de la pareja. El 31 de octubre del 2005 nacía la infanta Leonor, primera en la línea de sucesión. Habría que esperar hasta el 2007, a pesar de los rumores, para que los príncipes incrementarán la familia anunciando incluso que sería niña, la primera vez que la Familia Real anunciaba el sexo de unos de sus integrantes antes de su nacimiento. Fue durante el embarazo de su segunda hija cuando la princesa vivió uno de sus peores momentos. La muerte de su hermana pequeña, Érika, volvió a provocar que Letizia Ortiz se volviese a saltar el protocolo. En otra jornada lluviosa, la princesa acompañada por su marido se acercó a la prensa para agradecerles las condolencias. Tuvo que ser el príncipe Felipe el que terminara la frase ya que ella no pudo contener las lagrimas.