«Campamento de verano», el «reality» más polémico y violento de Telecinco

El último concurso de telerrealidad de Mediaset reúne a un casposo equipo de rostros conocidos de la farándula y la pequeña pantalla en una especie de colonia veraniega, regodeándose en sus enfrentamientos y provocando situaciones límite para arañar décimas de audiencia. Burger King y Mutua Madrileña ya se ha desvinculado del programa, retirando su publicidad y avanzando una posible fuga de anunciantes

Europa Press

Si los concursos de telerrealidad de Mediaset no suelen evitar enfangarse en lo casposo y lo polémico, el último de los estrenos de Telecinco, una suerte de colonia bautizada como Campamento de verano, que reúne en sus filas a lo mejor de la farándula televisiva de la última década, se lleva la palma. El concurso, presentado por Sonia Ferrer y Joaquín Prat, se ha instalado diariamente en la parrilla de Telecinco exhibiendo las situaciones más que tensas, violentas incluso, que protagoniza la tropa reunida en el campamento. Discusiones, actitudes denigrantes, insultos, violencia y polémicas. Una sucesión de episodios que ha puesto en alerta a los telespectadores y a los anunciantes, provocado ya que Burger King retirase su publicidad del espacio televisivo. ¿Se avecina otra posible fuga de anunciantes como la que obligó a cerrar La Noria? Parece que sí. Otra compañía, Mutua Madrileña, ha anunciado que hará lo mismo que Burger King tras recibir a los representantes de la plataforma HazteOir.org, muy crítica con el espacio.

Lucía Etxebarría fue la principal desencadenante de la rebelión en el Campamento de verano. La concursante, que reconoció haber entrado en el reality para pagar sus deudas con Hacienda, siguió dando que hablar incluso cuando abandonó el concurso, hasta el punto de anunciar que abandonaría el país durante una temporada. Pero la escritora, con sus cambios de humor, sus acusaciones y sus encendidos debates con sus compañeros y comentaristas de Telecinco, no ha sido la única fuente de escándalos en el campamento. Gabi -repescada del programa presentado por Emma García Mujeres y Hombres y Viceversa- y su vídeo erótico, su especial relación con Esteban -recuperado de Gandía Shore-, la exconcejala de Los Yébenes Olvido Hormigos y sus enfrentamientos verbales con el resto de acampados, la polémica exconcursante de Gran Hermano Noemí Merino y su episodio con el baño de chocolate y Víctor Sandoval -colaborador de Sálvame- y sus peleas con Mónica Pont son solo algunas de las cartas con las que está jugando Campamento de verano para hipnotizar al espectador frente a la pantalla. Parece que el único que se salva del controvertido remolino -y eso que ya tuvo lo suyo con Lucía Etxebarría- es el ferrolano Pedre -el pretendiente gallego de Un príncipe para Corina-.

La última batalla destacada -y solo uno de los ejemplos- de Campamento de verano se ha librado entre Víctor Sandoval y Mónica Pont la pasada semana. El colaborador de Sálvame llegó al concurso prometiendo «buen rollo», dispuesto a conocer a todo el mundo y dejarse sorprender por aquellas personas con las que ya de entrada no se lleva del todo bien. Dicho y hecho. Al primero al que conoció en profundida fue a Jeyko, por el que sintió un repentino amor en menos de 48 horas. Pero ahí se acabó lo bueno y comenzaron las críticas, que se cebaron, principalmente, con Karmele Marchante. «Es insoportable no la aguanta ni Dios». «Es muy rara y con mal rollo». «Se puede ser raro y con muy buen rollo, pero es que ella va en su propio beneficio» o «Es muy egoísta, si se lleva bien con todos es por una estrategia» son solo algunas de las perlas con las que Sandoval obsequió a la veterana colaboradora a sus espaldas, críticas que acabaron llegando a sus oídos gracias a Mónica Pont.

Así, la modelo y actriz se convirtió en la nueva enemiga del colaborador vespertino de Telecinco. Demasiados ataques directos hicieron que Mónica acabase tirándole agua por encima a Víctor detrás de las cámaras. Este, bastante histérico, pidó inmediatamente su expulsión. No queriendo entrar en el Campamento de verano y exigiendo que le trajesen la maleta a la puerta, Víctor abandonó el concurso. Eso sí, con amenazas: «Llevadme a la comisaría de Barajas que voy a denunciar a Mónica Pont».

El espectáculo no acabó ahí. Ya en la gala en directo de la semana pasada, Víctor entró a despedirse de sus compañeros, encontrándose de nuevo con una Mónica Pont bastante tocada. Su actitud se debía a que una parte de la discusión no fue emitida. En ella, Víctor se metía con la relación de la actriz y su hijo, algo que Mónica Pont no toleró. Malmetiendo hasta el último segundo en contra de la concursante, poseída por la ira, Mónica se abalanzó a Víctor, que acabó empujándola. Para que las cosas no se agravasen, Joaquín Prat pidó expresamente la expulsión de Víctor del Campamento de verano. La actriz se encontraba bastante trastocada y no estaba en condiciones de nuevos ataques por parte del colaborador, cosa que la organización no ha tenido en cuenta. «Estoy aquí por mí hijo, trabajo por mí hijo, pienso mucho en mí hijo, le echo de menos, auando Víctor insulta y no tiene hijos no puede entender el amor de un padre o madre a un hijo y cuestiona el amor que yo siento por mi hijo, yo estoy sufriendo mucho por este tema», confesaba la concursante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos

«Campamento de verano», el «reality» más polémico y violento de Telecinco