Julius Richard Petri, creador de universos artificiales

La Voz REDACCIÓN

INFORMACIÓN

Julius Richard Petri

A finales del siglo XIX resultaba una tarea casi imposible estudiar el comportamiento de las bacterias y, por tanto, avanzar en el análisis de los microorganismos. Hasta que en 1877 un microbiólogo y médico alemán ideó un medio sólido capaz de aislar las células y conseguir un campo de cultivo puro: las placas de Petri

03 jun 2013 . Actualizado a las 11:20 h.

Julius Richard Petri hizo, a finales del siglo XIX, que la entonces imposible tarea de estudiar las bacterias se conviritese en algo tremendamente sencillo, a través de un método -más bien un recipiente- de lo más simple, que se demostraría ideal para conformar un campo de cultivo fácilmente visible. Ese método se haría realidad a través de unas populares placas que terminarían llevando su nombre: las placas Petri.

Ese sencillo doble disco de cristal creado por Julius Richard Petri, médico y microbiólogo, permitiría que a partir de 1877 el hombre pudiese crear un universo artificial en el que poder observar procesos hasta entonces escondidos para el ser humano, como el nacimiento de un pollo en un huevo. Y, ¿cómo lo conseguía? Pues creando un microclima de bacterias que permitiese la óptima observación de su comportamiento.

Hasta el invento de Julius Richard Petri, los microorganismos se cultivaban en un caldo líquido y acababan, inevitablemente, contaminados e inservibles, y los pocos avances en este campo caminaban hacia métodos engorrosos y difíciles de llevar a cabo que nunca revelaban nada claro.