«Gran Hermano 14»: ¿Qué le pasaba a Sonia en la gala?

La gala de ayer se saldó con la expulsión de los gemelos Montoya y el fugaz reencuentro entre Kristian y una ausente Sonia, que en el plató dijo no estar dispuesta a dar nada por Pelocho

Gran hermano

Redacción

Gran Hermano 14 se adueñó anoche, por tercera vez esta semana, de la parrilla televisiva con una gala que, manteniendo su habitual ritmo de deshacerse apresuradamente de los concursantes ante la inminente gala final, se saldó con la expulsión de los gemelos Montoya y el reencuentro fugaz entre Kristian y Sonia. La exconcursante canaria se mantuvo curiosamente ausente durante toda la noche e incluso llegó a decir en el plató que no estaría dispuesta a dar nada por su chico cuando Mercedes Milá le propuso entrar en la casa como contraprestación al deseo que había pedido durante su estancia.

Gran Hermano 14 regaló ayer a los telespectadores otros grandes momentos, como el cara a cara entre los expulsados e Igor, el repaso del episodio del jacuzzy entre Carlos y Saray, la petición de matrimonio de Igor a su novia o el anuncio de que Argi, la expulsada por hacer un comentario sobre ETA, volverá la semana que viene al plató.

Gran Hermano 14 encaró ayer su segunda gala de la semana, la 18 de esta edición, que llegó caldeada tras el intenso y encendido debate que llevan toda la semana protagonizando los Walls -Sonia, última expulsada de la casa, y su hermano César- y la colaboradora Belén Rodríguez. Cuatro nominados -Nacho, Igor, los gemelos y Álvaro Pollito Volador- y un desolado concursante, que se quedó medio cojo en la casa el pasado lunes tras la expulsión de su chica, ocuparon desde el primer minuto del programa toda la atención de la audiencia. Pero pronto giraron las tornas.

Gran Hermano 14 comenzó anoche con una conversación entre Mercedes Milá y Sonia, mucho menos tensa que en los últimos días, en la la presentadora habló con la expulsada del pasado lunes y le preguntó «¿Que darías por volver a la casa?». «Nada», contestó Sonia muy seria. Acto seguido, una sorprendida Milá le decía que iba regresar a Guadalix. Sonia, que se mostró ausente y con una actitud demasiado calamada durante toda la noche, no desaprovechó la oportunidad de ajustar cuentas con la presentadora: «Me has dado por todos lados esta semana». Mercedes Milá explicó poco después que la misión de Sonia, como contraprestación al deseo que se le concedió durante su estancia en la casa, era cortarle el pelo a Kristian.

Sonia subió a la casa de Gran Hermano 14 para reunirse con su chico, que, en el confesionario se vió obligado a elegir entre ver a la canaria y cortarse el pelo o no verla y mantener su imponente cabellera. Finalmente, Kristian decidió lo primero y se reunió con Sonia. Pero no perdió su característico volúmen capilar porque, de nuevo, Gran Hermano 14 sometió al joven a tomar una decisión: cortarse su pelo afro y quedarse un rato con Sonia o mantener su imagen y estar directamente nominado. Esta vez, eligió la segunda. Después de pasar unos escasos minutos con su chica, Kristian regresó a la casa, con pelo, pero nominado.

A continuación, Gran Hermano 14 vivió otro de sus ya míticos duelos previos a la expulsión entre los gemelos Gonzalo y Carlos e Igor. Durante el cruce de reproches, Twitter agitó el hashtag GHDUELO. Finalmente, fueron los gemelos Montoya los elegidos para abandonar la casa, lo que no resultó una sorpresa, ya que durante los últimos días sus detractores consiguieron convertir en trending topic de Twitter la frase «GH GEMELOS AL 27450».

Ya en el plató de Gran Hermano 14, Gonzalo y Carlos tuvieron que enfrentarse a las críticas de sus compañeros, posicionarse sobre sus relaciones sentimentales y sexuales dentro de la casa, asistir sorprendidos a las acusaciones de haber hecho bromas con el caso Marta del Castillo y pedir perdón por sus ocasionales episodios de violencia verbal y casi física dentro de los muros de Guadalix.

Tras la salida de Sonia de Gran Hermano 14 el pasado lunes, Kristian ha mostrado su cara más desconocida, la tristeza y el desamparo. A ello se ha unido las presiones de sus compañeros que, nerviosos ante la proximidad de la final, no dejan de repetirle que lo más justo sería que subieran a la palestra aquellos habitantes de la casa que nunca han estado nominados. Este tipo de concursantes, entre los que se encuentra Kristian, suelen salvarse de las nominaciones durante el transcurso del reality y llegan hasta el último programa sabiendo que en la casa son bien recibidos, pero sin conocer, al no estar nunca expuestos a la expulsión, qué grado de aceptación tienen entre el público. Esta situación siempre ha sido, desde la primera edición del programa, una fuente de angustias y dolores de cabeza para los concursantes de Gran Hermano y ahora, con especial intensidad atormenta al chico del pelo afro. «Pues que me nominen ya y a ver si me voy, porque estoy harto de oír que tengo que salir nominado -ha estallado Kristian-. No me quiero ir, pero si me tengo que ir ya me da igual».

A la mañana siguiente de la expulsión de Sonia de Gran Hermano 14, Kristian le dedicó una cariñosa entrada en su blog, en la que le recordaba todo lo que la quería y le decía lo mucho que la echaba de menos. Ella, por su parte, ha querido responderle desde su Twitter con un romántico tuit: «Buena noches Kris. Pienso en tí. Te quiero».

Y es que Sonia se ha hecho una experta en las redes sociales desde su salida de Gran Hermano 14. En tres días, la canaria se ha puesto las pilas y, sin pensárselo un minuto, se ha incorporado a la batalla que libran los Walls y Telecinco. La defensa de su hermano contra viento y marea ante las acusaciones de mentiroso de Mercedes Milá ha sido su objetivo principal, y así, entre tuits de agradecimiento a su batallón de wallistas y sus mensajes de amor a Kristian, Sonia ha tomado el relevo de la guerra que iniciaron su padre y su hermano en la plataforma del pajarito azul, escenario secundario de todo lo que ocurre en Gran Hermano. Al fuego abierto de tuits se suman además las técnicas para conseguir votos llevadas al extremo. Todo vale en Twitter. Los amigos, hermanos, novios y novias de los concursantes que aún resisten en Guadalix llevan meses dejándose su tiempo e imaginación en redactar mensajes que ofrecen desde tatuajes gratis hasta cenas con ellos mismos como premio a cambio de sms y llamadas para salvar a sus queridos defendidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
46 votos

«Gran Hermano 14»: ¿Qué le pasaba a Sonia en la gala?