La nueva Xbox de Microsoft, lista para plantarle cara a la PS4 y a la Wii U

Esta tarde conoceremos el aspecto y las novedades del nuevo juguete de los estadounidentes, una consola que, según los analistas, estará integrada casi por completo con la televisión y vinculada a dispositivos móviles para acceder a nuevos e incluso exclusivos contenidos


La nueva Xbox ya ha salido del horno, pero, de momento, sigue siendo todo un misterio. Y lo será al menos hasta esta tarde a las 19:00 horas cuando Microsoft desvel el aspecto y las virtudes de su nuevo juguete. La tan esperada Xbox 720, que también podría perder su apellido numérico y llamarse, según las especulaciones, Xbox Infinity, aterrizará ocho años después de que lo hiciese su antecesora, la Xbox 360, en un competitivo mercado al que próximamente se unirá también la PS4 de Sony.

Xbox 720 liderará una nueva generación de consolas en la que, por deseo expreso de sus creadores, las máquinas cruzarán el puente hacia una nueva corriente caracterizada por su protagonismo como centro de entretenimiento doméstico de toda la familia. El liderazgo en el mundo del videojuego es su segundo objetivo. «Los jugadores hardcore están deseando una nueva consola, pero la diferencia entre el 2005 y ahora es que los riesgos son mucho más altos», asegura el director ejecutivo de IGN.com, Ryan McCaffrey, quien se remonta a la última versión de la Xbox de Microsoft. «Todo el experimento Xbox por parte de Microsoft se centra en que la consola sea la pieza central del salón».

La nueva Xbox ha generado así grandes expectativas entre los observadores de la industria, que esperan en la inminente consola de Microsoft mejoras tales como una mayor integración con la televisión y vínculos transversales con dispositivos móviles para acceder a nuevos e incluso exclusivos contenidos.

De momento, las consolas continúan manteniendo la mayor parte del mercado de juegos -alrededor del 42 % de un mercado mundial de 65.000 millones de dólares (50.619 millones de euros), de acuerdo con Microsoft-, pero los smartphones y las tabletas, así como la rama de los juegos online en redes sociales, han ido ganándoles terreno rápidamente hasta el punto de obligar a los fabricantes a buscar nuevas vías para mantener firme su hegemonía. Las ventas de consolas han caído en picado durante los últimos cuatro años, principalmente porque los dispositivos han ido envejeciendo y los nuevos no han conseguido cubrir las expectativas de los consumidores.

La consola Wii U de la japonesa Nintendo, que se lanzó al mercado el pasado mes de noviembre, ha vendido solo 3,45 millones de unidades hasta finales del pasado mes de marzo, muy por debajo de la previsión inicial de la empresa de 5,5 millones. Las esperanzas puestas en su otra competidora, la PS4 de Sony, cuyo hardware todavía no ha sido revelado, no son nada buenas. «La próxima cresta de la ola no es tan alta como la anterior», aseguró el gerente de investigación de International Data Corporation, Lewis Ward, quien calcula que unos 250 millones de unidades de Xbox 360, PlayStation 3 y Nintendo Wii se vendieron entre el 2005 y 2012. «Yo creo que las consolas como una categoría de productos han alcanzado su punto máximo y los dispositivos de la próxima generación no coincidirán con esos totales», afirmó.

Márgenes bajos

La Xbox en sí misma no es un factor económico clave para el mayor fabricante de software del mundo. Sus divisiones de entretenimiento y dispositivos se están ajustado para romper los 10.000 millones en ventas (7.787 millones de euros) por primera vez este año, pero esto supone la mitad de las ventas de su unidad de Windows y mucho menos rentable, con una media de menos del 15 % de margen en comparación con el 60 % o más para Windows u Office.

La empresa cuenta con más de 46 millones de miembros suscritos a su plataforma de juego online y el servicio de entretenimiento digital Xbox Live, pero eso es todavía una fracción de usuarios que pagan por su software. Sin embargo, la Xbox sigue siendo un arma clave en la batalla estratégica entre Microsoft y Google, Apple, Amazon y otros para conseguir un lugar central en la vida de los consumidores.

«La nueva Xbox es de gran importancia para Microsoft. Es un trozo más de una guerra en la lucha por los usuarios. Quieren integrarse plenamente con el consumidor, ya sea en el salón o el móvil», ha asegurado el CEO y fundador de Digital World Research, PJ McNealy. «Podría decirse que la batalla contra Apple y Google para dominar la cuota de tiempo que pasan los usuarios con el dispositivo es superior a la que puede iniciar directamente con Sony y Nintendo». Esto significa que Microsoft será el objetivo de muchos sectores al mismo tiempo, desde el núcleo y jugador casual a los fanáticos de la televisión y la música.

Para ello, los analistas de la industria esperan que la nueva Xbox esté mucho más de cercana a la televisión por cable o vía satélite, tal vez permitiendo a los usuarios cambiar de canal o comprar películas con gestos a través de Kinect. También esperan novedades sobre SmartGlass, la aplicación de Microsoft que le permite conectar una Xbox con un tablet o un teléfono inteligente.

Los usuarios ya pueden acceder a Netflix, en los países en los que esté disponible, a través de Xbox y Microsoft ha comenzado recientemente su propio estudio para producir contenidos exclusivos, es decir, el nuevo dispositivo es una puerta de entrada a mucho más que juegos. «Creo que van a tratar de tener su propio trozo de pastel y a comérselo también. Van a tratar de hacer que los usuarios ocasionales se acerquen al entretenimiento, manteniendo a los jugadores 'duros' interesados», asegura McCaffrey en IGN.com. «Ellos quieren que su consola esté todo el tiempo conectada para que una madre vea vídeos en Amazon, mientras el hijo está jugando el padre esté viendo la Major League de Baseball a través de una aplicación de TV en. Ese es su objetivo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La nueva Xbox de Microsoft, lista para plantarle cara a la PS4 y a la Wii U