Gran Hermano 14: El novio cornudo de Miriam se enrolla con Amor

La décima gala de «Gran Hermano» se salda con la expulsión de Anabel; la nominación de Iván, Saray, Adrián, Argi e Igor; y la entrada de Nacho, un nuevo concursante que mide 2,12 metros

GH

Redacción

Gran Hermano 14 continúa, imparable en audiencia -este lunes, la décima gala cosechó un 20,1 %-, tirando del hilo del culebrón de Miriam, la concursante expulsada la semana pasada, y su novio Miguel. A la polémica, que hasta ahora contaba con tres protagonistas -la peluquera superviviente del Costa Concordia, su novio Mike e Igor, el habitante de Gran Hermano con el que Miriam echó por la borda sus planes de boda- se le sumó ayer por la noche una «ex gran hermana» para acabar de rematar el tinglado.

Amor, concursante polémica donde las haya en la historia de Gran Hermano, confesó este lunes en el plató que había conocido a Miguel después de que Miriam entrase en la casa de Guadalix. Llamadas telefónicas, mensajes de WhatSapp y algo de tonteo. «Ni tú eres tan mala, ni él es tan bueno, porque lo mismo que has hecho tú con Igor lo he hecho yo con tu novio», le reveló la canaria, rompiendo una lanza a favor de una Miriam empecinada en sacarle hierro al asunto, olvidar sus escarceos con Igor y recuperar a su, hasta ayer, intachable exprometido. Pero la compostura del novio modelo de Gran Hermano 14 ya había rodado por los suelos. «No me he tirado a tu novio porque no he querido», insitió Amor.

Decepcionó el estoico Miguel -que había decidido dejar de pisar los platós al sentirse engañado por su futura esposa y evitar así echarle más leña al asunto- a Mercedes Milá, que en el Gran Hermano de este lunes se mostró enfadada y sorprendida. «Creo que es muy interesante, yo me siento traicionada porque he intentado ayudar a tu exnovio (...) Esto es increíble, ahora es cuando yo me digo "eres gilipollas perdida"», confesaba la presentadora de Gran Hermano 14. Desde los primeros coqueteos entre Miriam e Igor dentro de las paredes de la casa de Gran Hermano 14 la periodista defendió con uñas y dientes a Mike. Le animó a tomarse las cosas con calma, a no acudir a ningún plató de televisión y a poner todo en su sitio en cuanto Miriam fuese expulsada. Ayer, tras un corte de publicidad, volvió a dirigirse a Miguel, que le había mandado un mensaje al móvil pidiéndole hablar en privado para explicarse: «Se te acabó el tiempo de que tú y yo hablemos en privado, si quieres algo de mí tendrá que ser en público, has mentido».

La reacción de Miriam, que al principio de la décima gala de Gran Hermano 14 dejó claro que entre Miguel y ella existía una estupenda relación -a pesar de que la boda sigue cancelada-, fue, sin embargo, más templada. «Yo a esta chica no le tengo que decir nada, ella es una chica soltera, que nadie busque un enfrentamiento porque no lo voy a tener con ella -comenzó Miriam-. Yo solo he hablado con el chico con el que he estado cinco años y entiende que lo crea a él, y le creeré hasta que se demuestre lo contrario».

Anabel, expulsada por «oler mal»

Mientras la relación entre Miriam y Mike se complica cada vez más, la casa de Gran Hermano 14 sigue siendo un suculento caldo de cultivo para nuevos conflictos y romances fugaces. Consecuencia de uno de esos enfrentamientos fue la novena expulsión de la casa, la de Anabel, a la que sus compañeros «lincharon» en el salón de Guadalix después de días aguantando, según ellos, sus intensos olores corporales. Frases como «Es una cerda» o «No se lava» fueron las más suaves que los participantes de esta edición le dedicaron primero a la espalda de la catalana y después a su sorprendida cara en un alarde de sinceridad que dejó a la catalana hecha polvo. La última expulsada de Gran Hermano entró ya en la casa con el pie izquierdo. Su excéntrica personalidad le impidió encontrar un sitio en el que acomodarse entre la manada de grandes hermanos de esta edición. Tres semanas más tarde, el 54,3 % de la audiencia decidió que debía ser ella la próxima en abandonar el concurso.

La actitud de Anabel hacia Igor, el Casanova el reality hacia el que se sentía irremediablemente atraída, y su poca afición a meterse en la ducha fueron los temas sobre los que giró la entrevista con Mercedes Milá en el plató de Gran Hermano 14. «¿Sabes que te ha pasado? Te has querido hacer un personaje y no puedes hacer eso porque se te ve el plumero a la primera de cambio», le espetó la presentadora, tan franca como siempre. «Se me fue la olla, pero por completo», alegó la expulsada.

Cinco nominados y un concursante de altura

Por lo demás, la décima gala de Gran Hermano 14 se saldó con un batallón de nominados -Iván, Saray, Adrián, Argi e Igor- entre los que no se encuentran, sorprendentemente, los polémicos gemelos. Los votos para elegir a los que salían a la palestra esta semana han sido cuanto menos peculiares. Esta vez han dependido de las canastas que cada concursante ha ido metiendo en una improvisada cancha de baloncesto y de los puntos conseguidos tanto por ellos (de uno a tres) como por Nacho, el nuevo concursante de la casa de Guadalix de la Sierra. Y es que, una semana más, Gran Hermano 14 cuenta con una nueva incorporación en sus filas.

Se trata de un auxiliar de enfermería de 23 años que mide, nada más y nada menos, 2,12 metros. Es catalán y, cómo no con esa altura, aficionado al baloncesto, sin embargo, no resultó de mucha ayuda para sus compañeros a la hora de las nominaciones, ya que, ya sea por los nervios o por las cámaras, no dió una con el aro. Se define como «super extrovertido» y «muy imaginativo» y entra en Gran Hermano 14 por iniciativa de su hermana Natalia, que está superando un cáncer de mama.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Gran Hermano 14: El novio cornudo de Miriam se enrolla con Amor