Francisco, Jorge Mario Bergoglio, el nuevo papa

El argentino es un jesuita ortodoxo en cuanto a cuestiones dogmáticas, pero con una postura flexible en materia de ética sexual


Redacción

Será Francisco, el primer papa jesuíta de la historia. El argentino Jorge Mario Bergoglio ha sido elegido hoy, 13 de marzo del 2013, pasadas las siete de la tarde, como nuevo papa en la quinta votación de un apresurado y corto cónclave, celebrado después de que Benedicto XVI renunciase a su pontificado el pasado 28 de febrero.

Francisco fue en el año 2005, durante la elección de Ratzinger como Sumo Pontífice, la alternativa más fuerte al alemán, un dato que no llegó a transcender y que, sin embargo, colocó al papa argentino en los puestos preferentes de las deliberaciones que los 115 cardenales electores han llevado a cabo estos dos últimos días encerrados dentro de los muros de la Capilla Sixtina. Hace ocho años, en la primera votación, Benedicto XVI consiguió 47 votos. En segundo lugar, y muy cerca del papa emérito, quedó Francisco . Las revelaciones de un cardenal anónimo, que se publicaron tras el cónclave del 2005 en la prestigiosa revista italiana Limes, desvelaban que en la segunda votación Ratzinger se desmarcó de Bergoglio con 65 votos y en la tercera llegó a los 72, frente a los 40 del argentino. Pero Francisco I enseguida se posicionó y dio a entender al resto de cardenales, dicen que «con lágrimas en los ojos», que no se sentía preparado para ser el nuevo papa. Y se quedó a las puertas del Vaticano.

Francisco I, que para convertirse en el nuevo papa -el número 266 de la Iglesia católica- ha acaparado 77 votos favorables de los 115, se corona ahora, en su segundo intento, como el primer pontífice jesuíta de la historia. Nacido en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936, decidió convertirse en sacerdote a los 21 años e ingresó en el seminario del barrio Villa Devoto como novicio de la orden jesuita. Francisco I fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969 y consagrado obispo titular de Auca el 20 de mayo de 1992. En 1998 sustituyó al arzobispo de la archidiócesis de Buenos Aires y en febrero del 2001, el papa Juan Pablo II lo ordenó cardenal con el título de San Roberto Belarmino.

Francisco , hasta ahora conocido como Jorge Mario Bergoglio, es un jesuita ortodoxo en cuanto a cuestiones dogmáticas, pero con una postura flexible en materia de ética sexual. Liberal, frente al flanco conservador de la curia, Francisco mantuvo sin embargo una dura lucha contra el gobierno argentino y Cristina Fernández de Kirchner a causa del proyecto de Ley de Matrimonio entre Personas del Mismo Sexo, al que calificó en una carta a unas monjas carmelitas como una «guerra de Dios», «una movida del Diablo». Férrea es también su postura sobre el aborto. El jesuita rechaza cualquier razón para interrumpir voluntariamente el embarazo, incluso la violación.

El 2010 fue un año difícil para Francisco . Además del enfrentamiento ideológico mantenido con el gobierno, el nuevo papa fue acusado de colaborar con la dictadura militar argentina por víctimas de la llamada «guerra sucia». Según las acusaciones, por las que Francisco tuvo que prestar declaración en el juicio a 18 exrepresores del centro de exterminio de la Armada, Bergoglio habría delatado a dos de sus sacerdotes subordinados de la Compañía de Jesús de los jesuitas, que fueron capturados y torturados después de que el argentino les quitase la licencia religiosa, dejándoles desprotegidos. Bergoglio respondió que, poco antes del golpe de Estado el 24 de marzo de 1976, advirtió a los curas del peligro y les ofreció a ambos refugio en la casa de los jesuitas. Pero los dos sacerdotes, Orlando Dorio y Francisco Jalic, que hacían tareas sociales en barrios humildes de Buenos Aires, rechazaron esta oferta, según Francisco . Dos meses después fueron capturados por los militares y mantenidos presos durante cinco meses en el centro clandestino de detención de la ESMA.

Como buen argentino, Francisco tampoco está alejado de la pasión por el fútbol y hasta supo bailar el tango en su juventud. El club de sus amores es San Lorenzo de Almagro, de la primera división y entre sus escritores preferidos se encuentran su compatriota Jorge Luis Borges, así como el alemán Friedrich Hölderlin y el ruso Fedor Dostoievski. En materia de cine prefiere las películas del neorrealismo italiano.

En el Vaticano, Francisco es miembro de la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos, de la Congregación para el Clero, de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y de las Sociedades de Vida Apostólica, del Pontificio Consejo para la Familia y de la Pontificia Comisión para América Latina.

La elección de Francisco como nuevo papa rompe una lanza a favor de la Iglesia latinoamericana. La decisión de los cardenales reconoce el difícil papel de una Iglesia, en un continente que reúne al mayor número de católicos, volcada en la evangelización en un mundo cada vez más secularizado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos

Francisco, Jorge Mario Bergoglio, el nuevo papa