Ravasi, el intelectual que ama el rock y el latín

El cardenal italiano cuenta con una sólida formación teológica y se le considera el hombre que podría tender puentes hacia el mundo moderno, en particular hacia los jóvenes


Gianfranco Ravasi, un intelectual brillante, que ama el rock, escribe tweets en latín y sabe fascinar al auditorio con sus discursos, podría ser el nuevo papa que la Iglesia católica se dispone a designar para el siglo XXI.

El purpurado italiano, de 70 años, actual presidente del Pontificio Consejo para Cultura, es una persona abierta al diálogo, y muchos italianos lo conocen por sus artículos para la culta edición dominical del diario económico Il Sole 24Ore. El prelado, nacido en Merate (Lombardía, norte), el 18 de octubre de 1942, capaz de citar a Jean-Paul Sartre y San Agustín, es una persona «simple» y prolífica, según comentó recientemente un purpurado de Brasil, destacando: «cada vez que voy a Italia ha escrito un libro».

Con una sólida formación teológica, Gianfranco Ravasi es considerado el hombre que podría tender puentes hacia el mundo moderno, en particular hacia los jóvenes. Como demostración de esa atención hacia el arte y la cultura moderna, Ravasi otorgó en el 2009 el «Premio Robert Bresson» del Festival de Venecia al director brasileño Walter Salles, por su cine de calidad.

El vaticanista John Allen suele presentarlo como una suerte de combinación entre Benedicto XVI y Carlo Maria Martini, el legendario cardenal de Milán, emblema de catolicismo progresista italiano, fallecido en agosto del 2012.

Recientemente, Gianfranco Ravasi confesó que escucha las canciones melancólicas de Amy Winehouse para entender las problemáticas universales de los jóvenes de hoy. «Tenemos que escuchar más sus interrogantes. Nosotros, los adultos, de generaciones precedentes, pastores, debemos (...) empezar a sentir un poco cómo laten sus corazones y mentes», afirmó.

Exdirector de la Biblioteca Ambriosana de Milán, un monumento a la civilización occidental, fundada hace cuatro siglos, que contiene el Código Atlántico de Leonardo da Vinci, sorprendió en un congreso cuando afirmó que «Charles Darwin y la Biblia son compatibles». Extrovertido, alegre y con buena salud, Gianfranco Ravasi fue el escogido por Benedicto XVI para presidir las meditaciones de su última semana de retiros espirituales como pontífice. Una decisión, un gesto, un mensaje que el papa que renunció dejó a los prelados de todo el mundo.

Las oraciones de Gianfranco Ravasi fueron transmitidas por podcast por Radio Vaticano y envió tweets en inglés e italiano. Sin embargo, el hecho de ser italiano y de no contar con experiencia pastoral podrían pesar negativamente en el momento del cónclave. Experto en la Biblia, el cardenal Ravasi no teme dar la cara ante la prensa y suele seducir con su facilidad de palabra y su erudición, impregnada de lecturas, buena literatura y cine.

Políglota, en los últimos años ha viajado por medio mundo para una serie de encuentros con creyentes y no creyentes. «Tengo muchos amigos no creyentes», confesó recientemente en una entrevista a una revista católica italiana. Hijo de un funcionario del fisco que desertó por odio al fascismo y de una madre maestra, forma parte de la Pontificia Comisión para los Bienes Culturales de la Iglesia y de la Pontificia Comisión de Arqueología Sagrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Ravasi, el intelectual que ama el rock y el latín