El nuevo papa: Sin fecha para el cónclave

EFE

INFORMACIÓN

Los cardenales se han reunido hoy en la cuarta congregación previa a la elección del nuevo papa, a la que solo han faltado los dos purpurados electores que todavía no han llegado a Roma

06 mar 2013 . Actualizado a las 16:00 h.

Finalizada la cuarta congregación de cardenales preparatoria del cónclave, todavía no hay fecha para el arranque de la elección del nuevo papa. La reunión ha dado comienzo hoy en el Aula Nueva del Sínodo, del Vaticano, pocos minutos después de las 09.30 horas, con la presencia de 113 de los 115 cardenales electores, es decir, los que pueden entrar en la Capilla Sixtina para elegir al próximo papa, y la ausencia de dos de ellos -el cardenal polaco Kazimierz Nycz y el vietnamita Nguyen Van Thuan-, que todavía no han llegado a Roma. A la congregación también han asistido cardenales que superan los 80 años, que no pueden votar ni, por tanto, entrar en la Sixtina, aunque sí pueden ser elegidos papa.

Después de tres días de reuniones preparatorias, todas las miradas apuntaban esta mañana a fecha en que se fijará el comienzo del cónclave, pero, tras debatir temas referentes a la reforma de la curia y el perfil del nuevo pontífice, los cardenales no han establecido por el momento qué día arrancará la elección del próximo líder de la Iglesia católica.

Aunque el cardenal decano, Angelo Sodano, señalaba en la carta en la que convocaba a los purpurados al cónclave que éste será fijado cuando estén todos los electores, Lombardi indicó ayer que no es necesario que estén todos presentes, basta que aseguren que estarán en Roma en la fecha que se decida. El hecho de que hoy, al igual que ayer, solo celebren una reunión demuestra, explicó Lombardi, que los cardenales desean profundizar sobre la situación de la Iglesia y no tienen prisa. A este respecto, el cardenal alemán Walter Kasper, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, ha declarado en una entrevista que publica hoy el diario italiano La Repubblica, que esta etapa previa al cónclave es «tiempo para profunda reflexión». «La situación es diferente al 2005, cuando fue elegido Joseph Ratzinger. Este cónclave hay que prepararlo con calma. Los cardenales casi no nos conocemos. No hay prisa». El purpurado alemán ha añadido que la curia vaticana tiene que ser reformada y que «más allá» del escándalo Vatileaks (publicación de documentos que desvelaron intrigas y enfrentamientos en el pequeño estado) esa reforma es «prioritaria», ya que «falta diálogo interno, los dicasterios (ministerios) no se hablan y no hay comunicación». El cardenal alemán y obispo de Maguncia, Karl Lehmann, ya advirtió también hace días que la elección del nuevo papa, tras la renuncia de Benedicto XVI, será larga.