El Aula Nueva del Sínodo del Vaticano ha acogido esta mañana la tercera reunión preparatoria del cónclave que elegirá al nuevo papa, sucesor de Benedicto XVI. Una vez que hayan llegado a Roma los 115 cardenales con derecho a voto -probablemente este miércoles- se llevará a cabo la votación sobre la fecha del inicio del cónclave. Se prevé que la elección arranque el lunes.

A la reunión de hoy han asistido los 146 purpurados ya presentes desde ayer en Roma, más los que llegaron a la ciudad en las últimas horas. De esos 146, 107 son cardenales electores, es decir, los menores de 80 años que podrán -como establece la normativa de la Iglesia católica- entrar en la Capilla Sixtina para elegir al nuevo papa.

El Colegio Cardenalicio está compuesto por 207 miembros, 117 son electores y el resto superan los 80 años. Estos 90 restantes no pueden entrar en el cónclave, pero si podrán ser elegidos papa. De esos 117 electores, dos ya han renunciado a participar en el cónclave, cuya fecha no se fijará hasta que no estén todos los cardenales electores en Roma. Se trata del indonesio Julius Darmaatmadja, que ha renunciado por enfermedad, y el británico Keith O'Brien, exarzobispo de Edimburgo, acusado de «comportamiento inapropiado» hacia otros religiosos en la década de los años 80. En estos momentos faltan por incorporarse ocho cardenales electores, que se espera que lleguen en las próximas horas a la ciudad italiana.

La Capilla Sixtina se prepara para el cónclave

Mientras los cardenales esperan la llegada del resto de purpurados para tomar una decisión, la Capilla Sixtina se ha cerrado hoy al público. El lugar, en el que se celebra habitualmente el cónclave, comenzará a ser preparado hoy mismo para acoger a los 115 cardenales que elegirán al nuevo papa. La Sixtina, que fue llamada por Juan Pablo II «santuario de la teología del cuerpo humano», echó el cierre a las 13.00 horas y esta tarde el personal de los Servicios Técnicos vaticanos comenzará a acondicionarla.

Lo primero que hará será igualar el suelo, se cubrirá el original para que no se dañe, y colocarán la sillería y mesas donde se sentarán y en las que escribirán los 115 cardenales. También colocarán las dos chimeneas, una en la que quemarán las papeletas y otra de la que saldrá el humo blanco, que señalará al mundo de que los cardenales han elegido nuevo papa, o negro, señal de que la Iglesia sigue sin pontífice.

Según informaron los Museos Vaticanos, donde se enmarca la Capilla Sixtina, permanecerá cerrada al público hasta una fecha aun por establecerse. Además, los visitantes tampoco podrán acceder al Apartamento Borgia ni a la Colección de Arte Religioso Moderno.

La Capilla Sixtina fue construida en 1484 para el papa Sixto IV, a quien le debe el nombre, pero fue Julio II quien encargó al genio renacentista Miguel Ángel Buonarroti su decoración, con unos frescos que fueron inaugurados con una solemne misa en las Vísperas de la Festividad de Todos los Santos, el 31 de octubre de 1512. Los frescos representan nueve escenas del libro del Génesis como Creación de la luz, el Pecado Original y el Diluvio Universal y, casi 20 años después, Miguel Ángel regresó al lugar para realizar el Juicio Final en la pared del altar, por encargo de Clemente VII. La Capilla Sixtina alberga además obras de importantes artistas del Renacimiento como Botticelli, Ghirlandaio, Pinturicchio y Signorelli.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El nuevo papa: La Capilla Sixtina cierra al público para prepararse para el cónclave