Mary Leakey descubre en Google las primeras huellas de la humanidad

La Voz REDACCIÓN

INFORMACIÓN

La famosa antropóloga, a la que rinde homenaje hoy Google por el 100º aniversario de su nacimiento, fue una de las responsables del descubrimiento del primer cráneo de simio fósil, un paso de gigante en la búsqueda del origen del hombre

07 feb 2013 . Actualizado a las 04:50 h.

Mary Leakey, la paleontóloga británica que consiguió dar un paso de gigante en la búsqueda del hombre, es uno de los grandes iconos de la ciencia del siglo XX. Hoy Google rinde hoy homenaje a través de un nuevo doodle en el 100º aniversario de su nacimiento (6 de febrero de 1913) por su constancia y a el riguroso trabajo llevado a cabo a mediados del siglo pasado en los yacimientos arqueológicos de Kenia y Tanzania. Junto a su marido, Mary Leakey formó parte de un equipo de arqueólogos que se asentaron en el continente africano. Después de años de excavaciones, dieron con un arsenal de fósiles capaces de demostrar que los orígenes del hombre eran más antiguos de lo que se creía. Fue así como Mary Leakey marcó un antes y un después en estudio de la evolución.

Casada con el también arqueólogo Louis Leakey -juntos formaron una de las parejas de paleontólogos más famosas del siglo XX-, Mary Leakey fue la encargada de dirigir las excavaciones de la garganta de Olduvai, un importante yacimiento en el que se halló una mandíbula de Paranthropus boisei. Mary Leakey, fiel a su instinto, siguió una pista de 89 metros de largo en donde quedaron marcadas las huellas del homo habilis, y así, descubrió que este tipo de especie se desplazaba de forma bípeda, una de las claves más importantes del estilo de vida durante el Pleistoceno.

Mary Leakey encontró el cráneo un homínido de 1,75 millones de años de antigüedad, el Australopithecus boisei, y halló junto a su marido restos fosilizados de cuatro individuos de entre 1,6 y 1,8 millones de años de antigüedad, que, en un estudio de la revista Nature publicado en el año 1964, fueron denominados Homo habilis. Esto encendió un tenso debate entre la comunidad científica -algunos expertos encontraban importantes similitudes entre este nuevo hallazgo y el Australophitecus y el Homo erectus, especies por encima y por debajo en la escala de antigüedad- sobre el que, años más tarde, arrojó luz el hijo de Mary Leakey cuando localizó en Kenia cráneos de hace dos millones de años.