50 Sombras de Grey: Muere una joven tratando de imitar las prácticas sexuales descritas en el libro

La Voz REDACCIÓN

INFORMACIÓN

Una alemana de 28 años recibió de su novio 123 golpes con un puntero de madera de pizarra. Cuando su pareja se dio cuenta de que había dejado de respirar, intentó reanimarla, pero los daños eran irreversibles

30 ene 2013 . Actualizado a las 22:26 h.

50 Sombras de Grey, el libro más vendido del 2012 que narra desde el punto de vista femenino una tórrida relación sadomasoquista, y las prácticas sexuales que se describen en sus páginas inspiraron el trágico suceso que el pasado octubre acabó con la vida de una joven alemana de 28 años. La mujer, que se había trasladado a Suecia como estudiante de intercambio para pasar allí una temporada con su novio, un hombre sueco de 31 años, falleció después de una sesión de sexo masoquista en la que fue atada con medias de nylon y preservativos, y golpeada por su novio hasta 123 veces con un puntero de madera de pizarra.

Su pareja no fue consciente de la gravedad que entrañaba emular los juegos sexuales que se llevan a cabo en 50 Sombras de Grey hasta que, después de golpear a la joven, comprobó que había dejado de respirar. Según informa el diario Daily Mail, el joven dio la voz de alarma e intentó reanimarla antes de que llegase a su casa, en la localidad de Umeå, en el norte de Suecia, la ambulancia que trasladó a su novia hasta el hospital, donde permaneció ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos. La joven alemana, que se había trasladado a Suecia como estudiante de intercambio para pasar una temporada con su pareja, falleció a los dos días. Los daños cerebrales eran irreversibles y sus vías respiratorias estaban obstruidas.

El joven sueco será juzgado por homicidio involuntario, a pesar de haber garantizado que su pareja consentía que ambos llevasen a cabo las prácticas detalladas en las páginas de 50 Sombras de Grey. La investigación desvela que el agresor había consumido drogas y alcohol antes de emular a Christian Grey, el protagonista de la exitosa saga erótica de Erika Leonard James. Además, la mujer había escrito en su diario personal: «Un vez dijiste que no querías verme sufrir realmente. Yo soy sumisa, pero no masoquista».