Pesadilla en la cocina: Alberto Chicote se enfrenta al último reto de la temporada

El chef revelación visita los fogones de un restaurante de Marbella en el que una de las especialidades de la casa son las discusiones


A Coruña / La Voz

Pesadilla en la cocina, el programa que protagoniza el chef Alberto Chicote emite su último capítulo de la temporada el próximo domingo.

Alberto Chicote deberá meterse entre los fogones de un restaurante de Marbella en el que la especialidad son las paellas, aunque también las discusiones entre los empleados y dueños.

«La comida que te voy a pedir es para Chicote, vale?» le explica una de las camareras al cocinero que le contesta: «A mí me da igual todos los clientes comen igual, a mi no me des preferencias, a mí no me tienes que decir que es si es para Chicote o para Luis, yo cocino pa Chicote igual que para el Rey que para tu cuñada que es la dueña...» Y le dice «tú atiende bien a los clientes y sírveles por la derecha». Y entran en una discusión en bucle con palabras malsonantes y gritos en los que se nota a primera vista el mal ambiente que reina en el restaurante.

Los primeros comentarios de Alberto Chicote al ver el restaurante tampoco son demasiado positivos. Al ver el cartel de la entrada exclama: «Vaya cartel de bienvenida, ¡madre mía!».

«Pesadilla en la cocina», uno de los programas revelación y con más éxito

La adaptación española de Kitchen Nightmares que ya emitía Antena 3 con el chef Gordon Ramsay y que eligió a Alberto Chicote como protagonista, resultó uno de los programas revelación de La Sexta y con el que ha cosechado unos datos de audiencia muy positivos.

Comenzó emitiéndose los jueves y luchando por la audiencia con «¿Quién quiere casarse con mi hijo?» al que supo hacerle frente. Ahora, los últimos programas de la temporada se han trasladado a los domingos, donde también ha obtenido buenos datos.

Alberto Chicote se ha enfrentado a lo largo de toda la primera temporada de Pesadilla en la cocina a numerosos retos en cocinas de diversas partes de la geografía española. Desde el peculiar dueño del Da Vinci, pasando por la cocina intransitable y la cocinera gallega que se encomendaba a los santos de El Castro de Lugo, la que se enfrentó a él y le hizo comerse un bacalao seco en Bilbao (donde además lo acusaron de homófobo), sin olvidarse del cocinero chino de un restaurante japonés en Ronda que confesó haber aprendido a hacer sushi viendo vídeos de Youtube, los hindúes que literalmente, lo expulsaron de la cocina, o el jefe dictador que tenía atemorizados a su equipo del último programa.

En cualquier caso, Alberto Chicote y su tono un tanto borde y sus coloridas camisas, han conseguido el favor del público y ya prepara una segunda temporada de Pesadilla en la cocina. Antes, se resolverá la duda de cuántos de los restaurantes a los que ayudó siguen abiertos. Hace unas semanas, el cocinero confesó en su Twitter que dos habían cerrado (uno de ellos El Castro de Lugo). «De los diez, han cerrado dos... y no sabes lo que me duele...», explicó el famoso cocinero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Pesadilla en la cocina: Alberto Chicote se enfrenta al último reto de la temporada