Rubén Darío se adueña del nuevo doodle de Google, que celebra su 146 aniversario

El buscador muestra hoy una versión ilustrada de su habitual logotipo en homenaje al poeta nicaragüense, máximo representante del modernismo literario en lengua española

Doodle XXL

Redacción

Rubén Darío es hoy el protagonista de las búsquedas de Google. El buscador, que a menudo sustituye las letras de su habitual logotipo por doodles -originales ilustraciones, en ocasiones interactivas, para conmemorar personalidades relevantes o fechas significativas-, ha escogido esta vez, en el 146 aniversario de su nacimiento, al poeta nicaragüense considerado el máximo representante del modernismo literario en lengua española.

Rubén Darío, seudónimo del verdadero nombre de Félix Rubén García Sarmiento, nació en Nicaragua el 18 de enero de 1867. Influenciado por Victor Hugo y otros románticos franceses, Rubén Darío construiría una poesía novedosa en lengua castellana, que le valdría para ser considerado el padre del movimiento modernista a este lado del océano. Con Rubén Darío, la poesía se liberó de las retóricas continuidades que imperaban en el siglo XIX para desnudarse al completo de la mano de un poeta revelador, que suele identificarse con una imagen nacionalista construida en base a algunos de sus poemas como la Salutación del optimista o la Marcha triunfal. Rubén Darío no se olvidó en su obra de la temática social, a veces por encargo y otras por deseo propio, con obras en las que ensalzó a héroes nacionales o criticó los males de su época, tales como su Canto a la Argentina o A Roosevelt, donde manifesta su esperanza en la resistencia al imperialismo anglosajón, un sentimiento que también comparte el poema Los cisnes. Pero la poesía de Rubén Darío era mucho más que eso. Rica en matices y símbolos, y con el erotismo y el exotismo como principales vectores, la profundidad de su obra desvela un torrente de sentimientos personales, que se oscurecieron por momentos a causa de sus excesos con el alcohol.

Los jóvenes de la época comenzaron pronto a admirar la capacidad de Rubén Darío para transformar el lenguaje poético y su dominio de las estrofas y de ciertos versos, como el alejandrino. Pablo Neruda o Miguel Hernández, por entonces todavía encarando los primeros años de juventud, crecieron con el nicaragüense como referente del modernismo hispánico y en su ritmo se apoyaron para escribir sus primeros poemas.

La obra de Rubén Darío tendría una influencia capital también en la península, donde se convirtió, durante su segunda visita a España, en el inspirador del grupo modernista de donde saldrían los grandes nombres de la generación del 98, como Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado o su buen amigo Ramón María del Valle-Inclán, hasta el punto de que éste haría aparecer a Darío en su obra más célebre, Luces de Bohemia, junto a Max Estrella y el marqués de Bradomín. La respuesta de Rubén Darío no se hizo esperar. El nicaragüense se apresuró a dedicarle un poema a Valle-Inclán que le definía a como «este gran don Ramón de las barbas de chivo,/ cuya risa es la flor de su figura,/ parece un viejo dios altanero y esquivo / que se animase en la frialdad de su escultura».

Entre las obras más recordadas y populares de Rubén Darío se encuentra el poema Canción de otoño en Primavera, que comienza con cuatro evocadores versos: «Juventud, divino tesoro, / ¡ya te vas para no volver! / Cuando quiero llorar, no lloro... / y a veces lloro sin querer...»

Un doodle para el poeta

Tal ha sido la relevancia y la huella que Rubén Darío ha dejado en las letras hispánicas, que Google ha decidido acordarse del poeta nicaragüense en el 146 aniversario de su nacimiento a través de un doodle que muestra, en el lugar que debería ocupar su colorido logotipo, la imagen de un cisne nadando entre las sutiles y semisumergidas letras del buscador.

Con ello, Google hace referencia a uno de los símbolos más característicos de la poesía de Rubén Darío, el cisne, que al mismo tiempo acabaría por convertirse en icono del propio movimiento modernista. Con el cisne, Darío hacía mención una figura con clara connotación erótica, relacionado con el símbolo de Zeus y Leda, en el que el Dios griego, transformado en la elegante ave y sedujo a la humana, que acabaría dando a luz, entre otros, a Helena de Troya, la belleza que originaría una de las guerras más famosas de la Antigüedad clásica. Rubén Darío también usaría el símbolo del cisne como emblema de la belleza y del propio poeta.

Entre los poemas de Rubén Darío sobre el tema, destaca el antes citado Los cisnes, cuyos cuatro primeros versos rezan: «¿Qué signo haces, oh Cisne, con tu encorvado cuello / al paso de los tristes y errantes soñadores? / ¿Por qué tan silencioso de ser blanco y ser bello, / tiránico a las aguas e impasible a las flores?» y donde a continuación expone los males de su época y la influencia del imperialismo anglosajón, al que Rubén Darío llama a combatir con resistencia por parte de la cultura latina.

Más información:

Rubén Darío y la música de sus versos

Rubén Darío, en los orígenes de la modernidad

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

Rubén Darío se adueña del nuevo doodle de Google, que celebra su 146 aniversario