Frank Zamboni: El hombre que borró las marcas sobre el hielo patina sobre el doodle videojuego de Google

El hombre que inventó las máquinas que pulen y recogen la escarcha de las pistas de hielo nació hace hoy 112 años, razón por la cual Google ha sustituido sen algunos países u logotipo por un doodle animado que reta a sus usuarios a borrar las marcas de hielo antes de que se acabe la gasolina de sus Zamboni

Google homenajea a Frank Zamboni El inventor de las pulidoras de las pistas de hielo nació hoy hace 112 años

Frank Zamboni es el responsable de que hoy en día puedan desarrollarse todos los deportes y disciplinas sobre una pista de hielo. Ni inventó tales prácticas ni las supercifies en las que se llevan a cabo, pero sí un elemento sin el cual el hockey sobre hielo o el patinaje artístico, por ejemplo, no hubiesen llegado a ser nunca lo que actualmente son: las máquinas pulidoras de hielo. Se trata de unos vehículos, conocidos popularmene como Zambonis por el apellido de su creador, capaces de allanar la superficie de las pistas heladas, borrando las marcas de hielo sobre ellas y rellenando los surcos creados por las cuchillas de los patines. La máquina que Frank Zamboni ideó en 1949, y que ha ido desarrollándose y mejorándose durante estos últimos 60 años, consigue pulir las pistas de hielo hasta dejarlas completamente lisas y perfectas. El estadounidense, de cuyo nacimiento se cumplen hoy, 16 de enero, 112 años, es, por esta razón, el protagonista de un nuevo doodle de Google, que el buscador muestra hoy solamente en algunos países del mundo y que, a modo de videojuego interactivo, reta a sus usuarios a echarse una partida en la que deben limpiar toda la escarcha que diferentes personajes van dejando en la superficie helada de su animado logotipo.

En los países donde en los meses de invierno el hielo y la nieve cubren todas las superficies a las que no llega el calor, en los que el frío congela los ríos y los lagos, y en aquellos lugares en los que por razones deportivas o lúdicas son comunes las pistas de hielo artificiales, pocos son los que no saben lo que significa una Zamboni. El uso estas máquinas se popularizó tanto a partir de la década de los 50 que hoy en día tan solo existen dos grandes referentes en la industria de las pulidoras de hielo, las Zamboni y su gran rival, la marca Olympia.

Frank Zamboni nació en Utah y, junto a su hermano, puso en marcha un negocio de suministro de energía eléctrica en Los Ángeles. De la electricidad, los hermanos Zamboni dieron el salto a la industria del hielo en bloque, hasta que se les ocurrió abrir una pista de patinaje en Paramount (California), que acabó convirtiéndose en una de las más populares del país -todavía existe y es propiedad de la familia Zamboni- gracias a un sistema ideado por Frank que limpiaba y suavizaba las ondulaciones que se creaban en la superficie del hielo. En 1946 consiguió la patente de su invento y tres años más tarde, en 1949, mejoró su idea gracias a una máquina, registrada en 1953, que transformó por completo la labor de revestir una pista de hielo y que fue la primera piedra de la imperio Zamboni, una compañía que continúa operando hoy en día. Un trabajo que precisaba el esfuerzo de tres hombres y 90 minutos pasó a realizarse gracias a la pulidora de hielo por una sola persona en tan solo diez minutos.

La superficie es uno de los elementos más importantes de las pistas de hielo, como la que hoy se recrea en el doodle de Google, y conseguir la dureza, el espesor y el aspecto adecuados, que soporte el peso de la gente sobre ella, que no tenga desniveles y capaz de hacer frente a los diferentes cambios climáticos sin sufrir alteraciones es una tarea difícil en la que juega un papel esencial la máquina ideada por Frank Zamboni. Pero, ¿cómo funciona una Zamboni y qué es lo que la hace tan importante? La principal función de la pulidora de hielo es recoger la escarcha que los patinadores van desprendiendo en la pista de patinaje y dejarla, gracias a una cuchilla afilada, al nivel adecuado para facilitar su uso. Las Zamboni utilizan además agua para derretir la escarcha, rellenar los surcos de los patines y conseguir una superficie perfecta.

Las pulidoras de hielo, evolución de la original que creo Frank Zamboni, son pequeños vehículos con forma de camioneta que cuentan con una hoja afilada y un taladro. Recorren la superficie del hielo y barren la acumulación de escarcha, que se va almacenando en un dispositivo o «acondicionador», situado en la parte trasera de la máquina. La Zamboni suele ir rociando, al mismo tiempo, con agua caliente que sale de los laterales del vehículo la superficie de la pista, para derretir la capa superior de hielo duro y alisarla después. En la parte posterior, la máquina va aspirando el agua caliente y eliminando así cualquier material extraño que se encuentre en su camino. Luego, la parte trasera de la pulidora suelta una película de agua fresca y limpia para rellenar los surcos y grietas del hielo.

Gran parte de las pulidoras ideadas por Frank Zamboni, sin las cuales sería completamente imposible desarrollar disciplinas como el patinaje artístico o deportes como el hockey sobre hielo, funcionan con gas natural, propano, gas licuado de petróleo, energía eléctrica o, incluso, con gasolina. Las Zamboni más modernas cuentan a mayores con un cepillo giratorio impulsado por un motor hidráulico para barrer los trozos de hielo suelto que se van desprendiendo por toda la pista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos

Frank Zamboni: El hombre que borró las marcas sobre el hielo patina sobre el doodle videojuego de Google