Rafa, ganador de «La Voz», reivindica el heavy: «Me gustaría seguir con mi estilo haciendo buenas canciones»

La Voz / Efe

INFORMACIÓN

Víctor Lerena

El flamante ganador del concurso de Telecinco y finalista del equipo de David Bisbal afrontará su premio con calma: un contrato discográfico con Universal Music

20 dic 2012 . Actualizado a las 20:37 h.

«¡España es heavy!». Lo auguró proféticamente Jesús Vázquez tras la actuación en solitario de Rafa en la gala final de La Voz, el concurso de talentos de Telecinco. Lo confirmó poco tiempo después la audiencia al convertirlo en ganador del programa con sus llamadas y mensajes por delante del resto de finalistas.

No fue el duende del extriunfito Jorge que conquistó a Rosario; ni la voz rota de Maika, una de las grandes favoritos a lo largo de todo el concurso, que respaldó Melendi hasta el último segundo; ni tampoco la experiencia de Pau, defendida con uñas y dientes por Malú.

Rafa, el apadrinado de David Bisbal, se llevó al público de calle en la última gala del que se puede decir ya que ha sido el fenómeno televisivo de la temporada.

«He ganado pero tengo que seguir trabajando», ha confesado esta mañana el vencedor en un encuentro con los medios, en el que ha adelantado que afrontará con calma su merecido premio: un contrato discográfico con Universal Music.

En su carrera hacia el podio, Rafa ha contado con el apoyo innegable de David Bisbal, que para sorpresa de muchos se decantó por él, descartando en la semifinal a Paco Arrojo. «Me encontré muy feliz porque significaba que Rafa había conseguido su sueño», reconoció Bisbal.

Rafa, procedente de Albacete, se define como una persona tímida y ha asegurado que todavía no ha asimilado su victoria, con la que vivió muchas «sensaciones y emociones», latentes en su interpretación de The show must go on, de Queen, su canción elegida para competir.

Pero, si algo sorprendió en el adiós de La Voz, fue su dueto con su coach, en el que ambos unieron voces para entonar la versión de Hijo de la luna, de Mecano, del grupo Stravaganzza.

El artista albaceteño, que ahora afronta con ilusión el que será su primer disco, comenzó sus pinitos en la música acompañándose de una guitarra y ha reivindicado su estilo, ya que no se cortará su pronunciada melena.