Cuentos de los hermanos Grimm: Los clásicos infantiles sin final feliz cumplen 200 años

La Voz REDACCIÓN

INFORMACIÓN

El 20 de diciembre de 1812 se publicó la primera edición de los cuentos de los hermanos Grimm, una selección de crudos relatos, en su versión original, recopilados de la tradicción oral alemana y considerados entonces por los ingleses como un reflejo de la maldad alemana. Los cuentos tuvieron que ser suavizados para acabar convirtiéndose en los clásicos infantiles que hoy en día son. En el año 2005, fueron nombrados Patrimonio Cultural de la Humanidad

20 dic 2012 . Actualizado a las 22:59 h.

Los cuentos de los hermanos Grimm tienen, en contra de la creencia popular que los considera los clásicos de la literatura infantil por excelencia, una cara oscura, alejada de la ilusión y los finales felices. Hoy, su primera edición cumple 200 años, razón por la cual el cuento de los hermanos Grimm Caperucita Roja saluda a los usuarios de Google desde el nuevo doodle que ocupa desde la medianoche el lugar de las habituales letras del buscador.

Lo cierto es que, recopilados por Jacob y Wilhelm Grimm de la tradición oral de la ciudad alemana de Kassel y publicados por primera vez el 20 de diciembre de 1812, los originales cuentos de los hermanos Grimm nada tienen que ver con las descafeinadas historias que nos contaban para dormir cuando éramos niños. Nacieron en realidad como relatos descarnados, sin un ápice de sensibilidad, nada inocentes y con finales duros, sexo explícito, violencia y sadismo, orientados a ofrecer una lección de vida y reflejar la crueldad de la Edad Media.

En 1815 se publicó un segundo volumen de los cuentos de los hermanos Grimm, versión que fue ampliada en 1857 y en la que Jacob y Wilhelm Grimm rebajaron el tono y la brutalidad de sus relatos. Hoy en día, los manuscritos de estos cuentos son propiedad de la biblioteca de la Universidad de Kassel y desde el año 2005, convertidos en todo un referente de la literatura infantil, forman parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad. Doscientos años después, Google convierte su logotipo en uno de los cuentos de los hermanos Grimm, Caperucita Roja, relatando a través de uno de sus populares doodles su peculiar versión de una de las historias más entrañables de todo el repertorio de los hermanos Grimm. Un doodle interactivo permite este jueves a los usuarios de Google asistir a una auténtica representación de la historia de Caperucita Roja, la abuelita, el lobo feroz y el cazador a través de 22 ilustraciones, lo que mantendrá entretenidos a los internautas, al menos durante un rato, antes de probar suerte con sus búsquedas.