450.000 rayos sobre Europa en 2 días

Desde hoy y hasta el domingo, Galicia permanecerá al margen de las tormentas pero no de las precipitaciones


redacción / la voz

Desde que empezó el 2018 la meteorología no ha dejado de comportarse de forma extrema. El aire frío que en invierno alimentaba a las borrascas que llegaban a Galicia una detrás de otra, ahora favorece la formación de potentes sistemas tormentosos. «La situación atmosférica actual presenta en nuestras latitudes una sucesión de DANAS (Depresión Aislada en Niveles Altos) abarcando todo el Atlántico por encima del paralelo 40, desplazando hacia el sur el anticiclón oceánico, que se encuentra dominando la zona desde el Caribe al Sáhara», explica Francisco Infante, delegado de Aemet en Galicia.

Las depresiones que están afectando al oeste de Europa combinadas con el flujo de aire cálido, crean nubes de tormentas que descargan con fuerza, provocando importantes inundaciones, como las que han estado afectando a muchas comunidades de España pero también a otros países como Francia, Inglaterra, Italia, Holanda o Alemania.

La actividad tormentosa también está siendo especialmente activa. En Galicia la situación actual ya dejó registros tan sorprendentes como 3.000 rayos en solo una tarde. Una cifra insignificante si la comparamos con los números que se han alcanzado durante las últimas 48 horas en Europa, que ascienden a 450.000. Un dato que no se alcanza a menudo y que da buena cuenta de la inestabilidad que sobrevuela el viejo continente. Uno de esos miles de rayos impactó el pasado lunes en un avión que realizaba la ruta A Coruña- Londres, que tuvo que ser desviado hacia París por un fallo en el radar meteorológico. Las nubes de desarrollo vertical o cumulonimbos son especialmente peligrosas para la aviación porque generan intensas corrientes de aire que ascienden y descienden además de turbulencias, fuertes vientos, granizo y aparato eléctrico.

Desde hoy y hasta el domingo, Galicia permanecerá al margen de las tormentas pero no de las precipitaciones. Un frente débil dejará durante las próximas horas un ambiente muy húmedo, con el cielo cubierto y lluvias débiles que serán más frecuentes en las provincias atlánticas. El viernes y el sábado el anticiclón entrará de forma transitoria, permitiendo que el cielo presente grandes claros y con un ascenso de las temperaturas máximas. Sin embargo, la semana que viene las tormentas podrían volver a la carga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

450.000 rayos sobre Europa en 2 días