Ponteareas, llenando autobuses hacia Balaídos desde 1997

Aunque discreta en su actividsad, la peña se ha mantenido en los últimos 19 años

Un acto en los inicios de la peña
Un acto en los inicios de la peña

Vigo

No hacen mucho ruido, ni demasiadas actividades ni tampoco figuran entre las peñas de las que más se oye hablar. Pero la Peña Celtista de Pontearas lleva apoyando al Celta en la sombra desde el año 1997, cuando se refundaron con la presencia de Mostovoi en la inauguración. Sus orígenes hay que buscarlos incluso más lejos, ya que la creación del colectivo en primera instancia se remonta al año 1969.

«Somos unos 170 miembros y llegamos a estar en 200. En Ponteareas casi todo el mundo el del Celta y nosotros intentamos que cada vez sean más frente a los que eligen Madrid y Barcelona, que alguno siempre hay también», señala la vicepresidenta de la agrupación, Susana. Ella fue de las que se sumaron a la peña a raíz de aquel acto inaugural con la presencia del Zar. «Fue un gran reclamo gracias al que muchos supimos que existía la peña y nos quisimos unir».

Integrantes de la agrupación, en Balaídos
Integrantes de la agrupación, en Balaídos

Desde entonces el nexo de unión de todos los componentes es el viaje de los días de partido. No se juntan para ver los partidos de fuera ni tampoco hacen comidas, pero la cita de Balaídos es ineludible. «Ahí es donde nos vemos y tratamos todos los temas de la peña», confiesa Susana. Tiempo atrás viajaban con el colectivo de O Porriño, pero el crecimiento de ambos les permite actualmente llenar autobuses por separado. «Siempre vamos llenos y a veces hasta no nos caben todos los que quieren ir. Para los partidos de Copa, que no nos lo ponen, paga la peña el autobús para no faltar tampoco», añade.

Dice la vicepresidenta que si algo les ha caracterizado como peña es su fidelidad, aunque haya sido desde la discreción. «Nunca dejamos de ir a Balaídos, tampoco en los años de Segunda. Es verdad que podíamos hacer más cosas, organizar más actividades, pero cada uno tiene sus ocupaciones y es complicado. Lo que está claro es que a los partidos no faltamos nunca», subraya orgullosa. De este modo, tienen recuerdos de todo tipo. «Entre los mejores momentos desde que creamos la peña está la clasificación para Champions; entre los peores, la final de Copa del 2001 y los descensos».

Susana siempre lleva a niños a Balaídos para fomentar el celtismo
Susana siempre lleva a niños a Balaídos para fomentar el celtismo

Susana lleva más de 18 años de socia y más de dos decenios siendo habitual en Balaídos. No conformándose con eso, trata de reclutar a través de la peña a todo el que puede. «Hice peñistas y abonados del club a mis sobrinos de Madrid y siempre llevo a algunos niños conmigo al campo. Se trata de hacer afición», comenta la integrante que hace tres años asumió la vicepresidencia.

Son una peña de familias completas en las que el celtismo se transmite de unos a otros. «En el autobús vienen niños desde cinco años y tenemos gente de 70 y pico». Muchos de ellos han visto al Celta con la peña en diferentes puntos de la geografía española, por ejemplo en Valladolid, que solía ser uno de los desplazamientos para los que organizaban viaje cuando estaba en Primera. La temporada que viene, aunque sea hacia otros destinos, más.

Junto con el ya excéltico Nolito
Junto con el ya excéltico Nolito
Votación
1 votos
Comentarios

Ponteareas, llenando autobuses hacia Balaídos desde 1997