Val Miñor, menos activos pero igual de fieles

El colectivo, con sede en Panxón, está a punto de cumplir 17 años de vida

Imagen de la peña en sus inicios
Imagen de la peña en sus inicios

Vigo / La Voz

Manuel Lorenzo, como su peña, es un celtista de los de antes. Pero de los de antes y de los de siempre. Por eso recela en cierto modo de que hoy en día, en los años buenos, proliferen las peñas celtistas de las que, en algún caso, desconfía que puedan ser flor de un día. Y por eso pone su empeño en que la suya, que ya fue más activa de lo que es y tuvo más miembros que los 30 que ahora la nutren, siga adelante mientras a él le queden fuerzas. A sus 60 años, él ejerce de presidente, secretario, tesorero y lo que le pongan por delante de la Peña Celtista Val Miñor, con sede en Panxón.

El presidente recuerda con gran cariño la inauguración de la peña
El presidente recuerda con gran cariño la inauguración de la peña

La historia de este colectivo comenzó a escribirse en el año 1997. Fue entonces cuando un grupo de amigos celtistas comenzaron a reunirse con asiduidad. Eran años «de pleno apoxeo», recuerda Lorenzo, y tras un tiempo funcionando sin carácter de peña oficial, decidiron darse de alta y comenzar un proyecto celtista más formal en abril de 1999. «Desde aquela algúns viñeron, outros marcharon... Nas peñas, como en todo, sempre pasan ese tipo de cousas. Pero aí seguimos sempre apoiando ao noso equipo», comenta el presidente orgulloso.

Lorenzo lleva de socio 45 años -«hai un par de anos deume Mouriño o carné de ouro», presume- y ha transmitido la afición a su mujer, sus hijos e incluso a otros familiares. «Sempre tivemos xente de toda a comarca, pero desde que a miña sobriña casou en Vigo, meteu na peña a moitos amigos seus celtistas e tamén temos xente de alí», dice. Ahora mismo calcula que rondan la treintena, desde los veinitipocos de esos nuevos mimbros de incorporación reciente hasta los 60 del presidente.

Comidas y viajes han sido habituales a lo largo de su historia
Comidas y viajes han sido habituales a lo largo de su historia

Si echa la vista atrás, recuerda especialmente su inauguración, con la presencia de las estrellas del equipo que eran Karpin y Mostovoi. Se plantearon la idea de ponerle al colectivo el nombre de alguno de ellos, pero acabaron por desecharla. «Eu tamén tiña daquela moita relación con Juanfran e estaba Míchel, que era un xogador da casa. Pero sabiamos que todos van e veñen, así que preferimos levar o nome do Val Miñor e do Celta. Mira a Peña Fernando Vázquez, que cando fichou polo Deportivo tiveron un dilema...», recuerda.

Con un carnet de socio con número por debajo de 1.000, Manuel nunca falta a su sitio en Gol, aunque a lo largo de su ya casi medio siglo como socio ha pasado también por otras gradas, como en otras están diferentes integrantes de la peña. «Imos sempre en coches a Balaídos, e logo xa os partidos de fóra vémolos pola tele». Tuvieron una época más viajera en los inicios, y todavía hay integrantes que se siguen desplazando con el equipo, aunque ahora lo hacen en los viajes que organiza la Federación de Peñas.

El próximo abril cumplirán 17 años
El próximo abril cumplirán 17 años

Precisamente, él también fue miembro del organismo que reúne a las peñas celtistas y desde entonces tiene mucha relación con colectivos como Comando o la Peña Eibarzale, entre otras. También con la última peña que se les ha sumado en Nigrán, la de Jorge Otero. «Coñezo de sempre ao presidente e levámonos moi ben», dice negando todo atisbo de rivalidad entre peñas. «Está moi ben que xordan peñas novas, o malo foi cando veu a debacle e quedamos penso que na metade. Levar unha peña ás veces é moi rompecabezas e hai que seguir aí sempre». Lo dice él, celtista desde que veía por la tele al Celta de Arza a finales de los 60. Y hasta hoy.

En un acto con Míchel Salgado
En un acto con Míchel Salgado
Votación
0 votos
Comentarios

Val Miñor, menos activos pero igual de fieles