Iker Losada, novedad en el entrenamiento del primer equipo del Celta

LA VOZ VIGO

CANTERA

RC CELTA

El canterano es el máximo goleador y una pieza fundamental del filial de Claudio Giráldez

25 ene 2023 . Actualizado a las 22:01 h.

El capitán del Celta B, Iker Losada, ha sido novedad en la sesión de esta mañana del primer equipo a las órdenes de Carlos Carvalhal. Su buen rendimiento en el equipo de Claudio Giráldez hacía que extrañase que no estuviera teniendo la oportunidad de entrenar con el técnico luso y muchos aficionados reclamaban que tuviera esa posibilidad.

Esa mañana, el club ha compartido una imagen suya con la ropa de entrenamiento rosa del primer equipo y ha escrito «el ___ de Catoira», dejando a la afición que escogiera qué palabra usar para referirse al jugador, originario de la misma localidad que Sergio Álvarez (O Gato de Catoira). Mago, lince, vikingo o huracán han sido algunas de las primeras propuestas.

«No pude aprovechar la oportunidad del primer equipo por mi cabeza y espero tener otra», decía hace unos días Losada en una entrevista a Grada de Río. El futbolista expresaba que se está esforzando en «trabajar y estar a un nivel óptimo para estar al 100 % cuando llegue esa segunda oportunidad, dar lo máximo» y si puedo quedars arriba, «encantadísimo».

En las últimas semanas, los únicos representantes del segundo equipo celeste que estaban entrenando de forma asidua con el conjunto de Primera eran los que están entrando en las convocatorias: Pablo Durán, Fernando Medrano, Carlos Domínguez y Coke Carrillo. Otros han subido de manera puntual, incluidos juveniles, y este lunes incluso participaron un buen puñado de jugadores que habían sido suplentes la víspera (Carlos Beitia, Javi Domínguez, Iván López, Tincho Conde, Yoel Lago, Thomas Carrique y Fran López).

Iker Losada: «Cuando te quitas la presión y disfrutas, todo va rodado»

M. V. F.

Iker Losada (Catoira, 2001) vive, «sin duda» —confirma—, su mejor momento de los últimos años. Capitán y máximo goleador de un Celta B que acaba de enlazar tres victorias, el canterano nunca oculta que pasó malos momentos, que le faltó confianza y que, aunque nunca perdió las ganas, sí dejó de disfrutar. Pero ahora tiene claro que juega al fútbol para divertirse, que es un privilegiado y que va a luchar por tener una oportunidad en el primer equipo «sin prisas». Lo repite mucho porque ha experimentado en primera persona aquello de que no son buenas consejeras.

Seguir leyendo