La roja a Mario Cantero frente a la UD Ourense queda sin efecto

LA VOZ VIGO

GRADA DE RÍO

M.MORALEJO

El Gran Peña deberá asumir una multa por alteración del orden; los visitantes Docampo y Labrada, castigados con ocho y seis partidos de sanción

12 jun 2024 . Actualizado a las 22:10 h.

El Celta C Gran Peña podrá contar con su capitán, Mario Cantero, para la última eliminatoria del play-off de ascenso a Segunda Federación frente al Salamanca UDS. El canterano fue expulsado, pero la resolución del comité correspondiente da la razón al Celta, que recurrió la segunda amarilla que vio el jugador, y admite que hay un error manifiesto en lo reflejado en el acta, algo que entienden que queda acreditado con las imágenes.

Por otra parte, el club tendrá que abonar una multa por la invasión de campo al final del encuentro en Barreiro. «El apartado 'Público' del acta arbitral recoge una serie de incidentes una vez finalizado el partido, realizados por parte de aficionados indubitadamente identificados como seguidores del club U.D. Ourense, con invasión del terreno de juego por parte de alguno de estos llegando incluso dos aficionados a importunar al cuerpo arbitral», recoge la resolución.

En opinión del juez de competición, «no se ha acreditado por parte del club locatario, en su condición de organizador del partido y por tanto responsable de la seguridad del mismo, la adopción de medidas para la evitación de los hechos acaecidos en el partido», aunque sí entiende que hubo medidas «mitigadoras en relación a su gravedad, lo que induce a considerar al club como autor de una infracción encuadrable en el artículo 117 del Código Disciplinario». Por ello, le impone una multa de un máximo de 150 euros por «falta de adopción de medidas preventivas».

 

Además, el portero suplente de la UD Ourense Martín Docampo tendrá que cumplir ocho partidos de suspensión por «un empujón sobre la espalda del árbitro asistente sin llegar a derribarlo». Su compañero Javi Labrada, canterano del Celta, es castigado con cuatro encuentros por «agarrar, empujar o zarandear o producirse en general con otras actitudes hacia los árbitros que no acrediten ánimo agresivo por parte del agente, a la finalización del partido» y otros dos por «dirigirse a los árbitros en términos o con actitudes de menosprecio o desconsideración a la finalización del partido en el túnel de vestuarios en situación de expulsado».