Un Celta práctico, inteligente y distinto

Julio Álvarez- Buylla VIGO

GRADA DE RÍO

SERGIO REYES ROBLEDO - LOF

03 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Celta confirmó con un punto en Vallecas que cotiza al alza en esta liga. Arañó un empate en un campo en donde hasta ahora los locales se habían mantenido inexpugnables contando por victorias sus partidos disputados. El resultado, más que suponer un cualitativo salto en la clasificación, consigue reafirmar la tendencia positiva de los de Coudet.

Las bajas de última hora y las rotaciones realizadas por el técnico argentino diseñaron un once inicial que sorprendió hasta el más atrevido. Una revolución en el propio manual de estilo de un Coudet tan reacio a los cambios pero que a la postre surtió el efecto deseado.

Celta y Rayo parecen querer apostar por la misma filosofía de juego, aunque en estos momentos todavía existan diferencias en cómo se ejecuta ese fútbol sobre el terreno. Así todo, los vigueses se puede decir que realizaron un buen partido, consiguiendo frenar a los rayistas, que durante varias fases del encuentro demostraron ser un equipo fiable, dejando entrever el por qué su situación clasificatoria. Los madrileños dieron muestras de ser un equipo intenso y solidario en la presión, vertical en ataque y atrevido en la salida del balón incluso en los mejores minutos de los celestes, que fueron cuando estos fueron a buscar a los locales a su campo. Porque salieron a Vallecas sin complejos, presionando arriba y robando la iniciativa del juego a un equipo que hasta ese momento se había mostrado intratable en sus enfrentamientos como local.