Más pegada y más errores

M. V. F. VIGO

GRADA DE RÍO

SUSANA VERA

Los vigueses lograron dos goles, pero les faltó contundencia defensiva

13 sep 2021 . Actualizado a las 21:26 h.

El Celta recuperó en parte en el Bernabéu frente al Real Madrid el poderío ofensivo que había perdido en este inicio de liga, pero no sirvió de nada. Los dos goles, primeros en jugada este curso, se vieron eclipsados por los cinco del Madrid, fruto de la superioridad de los de Ancelotti, pero también de las facilidades defensivas concedidas por los vigueses. Un punto de 12 es un preocupante bagaje que convierte en urgente ganar al Cádiz.

Once

Murillo y Cervi, novedades que se podían prever

Eduardo Coudet introdujo dos novedades en el once, no solo con respecto al partido anterior, sino que ni Jeison Murillo, recién llegado, ni Franco Cervi habían jugado de inicio esta temporada. Para el colombiano, que goza de la confianza del técnico, volvió a ser llegar y salir de inicio, mientras que al argentino le llegó la oportunidad tras tres duelos interviniendo desde el banquillo. Néstor Araujo y Renato Tapia, los más castigados por los compromisos internacionales, también salieron de cara.

Inicio

Ventaja y sufrimiento

El Celta, que salió presionante, encontró premio en un tempranero gol de Santi Mina que subió al marcador a los tres minutos de juego, aprovechando una asistencia de Iago Aspas. Sin embargo, a partir de ahí, el equipo vigués desapareció del mapa durante muchos minutos, víctima de un Real Madrid muy enchufado que se convirtió en un vendaval a base de privar al Celta de su bien más preciado: el balón. Los vigueses eran incapaces de retener el esférico y se defendían como podían, pero instintivamente se echaron atrás y dieron facilidades a los blancos. Necesitaba el equipo vigués una pausa que no era capaz de encontrar y el Madrid buscaba insistentemente el gol que iba a encontrar Benzema en el 24.