Soberbio primer triunfo del Celta B

la voz VIGO

GRADA DE RÍO

REAL UNIÓN DE IRÚN

El filial derrocha efectividad, lectura de partido y sobriedad defensiva para acabar con la etiqueta de invicto del Real Unión

10 sep 2021 . Actualizado a las 21:13 h.

El Celta B firmó el primer triunfo de la temporada de un modo soberbio. Demostrando pegada tras dos partidos sin marcar, mandando en el encuentro a través del control de la sala de máquinas de Jordan Holsgrove y Álex Carbonell, y con un aplomo defensivo que neutralizó casi todo el juego aéreo de un Real Unión que llegaba a la tercera jornada con un pleno de triunfos. La suma de todo solo podía ser una goleada: 1-4.

El inicio fue clave. Los vigueses, con tres novedades en el once, salieron intensos y valiente, presionando al equipo que tiene a Unai Emery como mecenas desde la salida de balón, y atacando con decisión. Una apuesta que le permitió adelantarse en el marcador a los 17 minutos (y marcar el primer gol a los 197 minutos de liga). Fue en estrategia, a saque de un córner que Álex Martín cabeceó después de una prolongación de Cedric Teguía. Un minuto después, un robo en el centro del campo y un balón al espacio posibilitaron que Gabri Veiga marcase el segundo superando la salida de Irazusta, el portero rival.

El festival celeste, en un inicio loco, se vio cortado por la única licencia defensiva de todo el partido. El Real Unión, lleno de torres, botó un córner un cerrado al primer palo y ahí apareció el central Iván Pérez para acortar distancias. El 1-2 generó algún momento de duda, pero la tropa de Onésimo enseguida se repuso, buscó el control del partido con el balón y sobre todo buscó los espacios para terminar el primer acto en campo rival y creando oportunidades, la más clara, una de Iker Losada que no se atrevió a tirar con todo a favor.