A Tapa Celeste, una asignatura pendiente aprobada en pandemia

M. V. F. VIGO

GRADA DE RÍO

Alberto Osorio, celtista de cuna, dio el impulso definitivo durante el confinamiento estricto a una idea de peña celtista que venía de atrás

25 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una pandemia no parece el mejor momento para poner en marcha una peña, pero con la recién creada en Barreiro A Tapa Celeste pasó todo lo contrario. Este colectivo celtista vigués impulsado por Alberto Osorio era una vieja aspiración de este celtista de cuna, pero fue durante el confinamiento estricto del 2020 cuando aquella vieja ilusión comenzó a tomar forma hasta convertirse en una realidad hace pocas semanas.

Admite Osorio que el inicio de su agrupación celtista «es raro». «Venía barruntando la idea desde hace bastante tiempo. Era una ilusión que llevaba madurando un tiempo y surgió de esta manera», relata. ¿Pero a qué forma se refiere? Lo detalla: «Durante el confinamiento tuve tanto tiempo para hablar con gente que hice amistades por Twitter, celtistas que no conocía y que me animaron para, con su apoyo, tirar adelante. Es curioso que se nos diera por crear la peña en ese momento, pero fue así», recuerda.

Para él, crear su propia peña después de haber pertenecido a alguna otra -como la desaparecida Lío en Río- era una asignatura pendiente. Quería hacerlo como homenaje a su madre, fallecida siete años atrás y que fue la persona que les inculcó la pasión por el club a él y a su hermana. «Me contaba que la primera vez que fui a Balaídos fue en su vientre. Con eso ya se ve cómo nos inculcó el celtismo. Desde que la perdimos siempre nos quedo eso de homenajearla de esta manera».