El Celta arranca con fuerza

X. R. C. VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

RC CELTA

El equipo vigués, con una presión alta asfixiante y con el plan de juego definido, superó al Sanluqueño en el primer amistoso de la pretemporada

24 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Celta abrió la pretemporada a toda mecha. En su primer amistoso, ante un rival de Primera Federación, derrochó intensidad, claridad de ideas y acierto, prolongando la relación con el gol de los canteranos: marcaron Santi Mina, Brais Méndez y Iago Aspas ante el Atlético Sanluqueño. Fue el partido del debut como celestes de Matías Dituro y Franco Cervi, que hizo las veces de Denis Suárez en el carril central de la línea de media puntas.

Las impresiones del primer bolo estival van más allá del resultado. El Celta, aún con carencias y ausencias importantes, quiso dar desde el primer día una imagen de equipo solvente. Con un 1-4-1-3-2 como sistema táctico, Coudet tuvo que improvisar el sistema defensivo como estaba cantado, desplazando a Kevin al flanco izquierdo y situando a Joseph Aidoo y José Fontán como pareja de centrales. En el centro del campo colocó a Fran Beltrán como pivote único y a Cervi por delante. Todo lo demás fue conocido: Brais y Nolito en las bandas, aunque con todavía más tendencia a ocupar el pasillo central que nunca, y Iago Aspas y Santi Mina en la zona de remate.

Bajo el guion conocido, el Celta fue un volcán en la presión en la primera mitad, ahogando de principio a fin a un Sanluqueño que apenas podía retener el balón en la frontal de su propia área. A la pronta recuperación, los de Eduardo Coudet le añadieron un plan de juego memorizado y reconocible: mucho pase interior pero sobre todo apertura a la bandas para el centro de los laterales. Por ahí llegó el primer gol, fruto de una certera asistencia de Hugo Mallo que Santi Mina convirtió en gol con un inapelable remate de cabeza. Antes, el excéltico Ismael Falcón ya había salvado a los suyos con dos buenas intervenciones tras remates de Hugo Mallo y Brais Méndez.