El público podría volver a Balaídos en Primera 456 días después

La Voz VIGO

GRADA DE RÍO

Óscar Vázquez

El Celta apunta a despedir el curso ante el Betis con aficionados en las gradas

14 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Después de muchos vaivenes, y cuando parecía que la vuelta del público a los estadios del fútbol profesional esta temporada estaba descartada, los acontecimientos han dado un giro en las últimas horas. Y todo apunta, a falta de confirmación oficial por parte del Celta, a que su último partido de la temporada, frente al Betis dentro de poco más de una semana, se disputará con celtistas en las gradas de Balaídos. Si se confirma, será la primera vez en 456 días.

El miércoles, el Gobierno autorizó la presencia de aficionados en las zonas que se encuentren en fase uno de la pandemia, situación en la que la ministra de Sanidad incluyó a Galicia. El conselleiro de Sanidade confirmaba posteriormente que tanto el Celta como el Lugo y el Obradoiro podrían recibir espectadores en sus gradas. Ayer se celebraba una reunión entre La Liga y las entidades, algunas de las cuales ya confirmaron que efectivamente disputarán ante un número reducido de hinchas sus próximos compromisos.

El punto y final a la presencia de aficionados en el municipal vigués en la máxima categoría llegó, sin que entonces se supiera, el 22 de febrero del 2020, en una victoria frente al Leganés. Después de ese encuentro, al equipo entonces dirigido por Óscar García le esperaban dos compromisos a domicilio tras los cuales se desencadenó la pandemia y se interrumpió el campeonato de Liga en marzo. El vigués es, por tanto, el estadio de Primera que más tiempo lleva sin recibir a su afición en la élite.

Cuando se retomó el torneo la temporada pasada, se hizo sin público y la dinámica ha seguido siendo la misma este curso. Sí es cierto en que Segunda B, los abonados ha podido acudir a un total de tres encuentros en el estadio del primer equipo -los correspondientes a la segunda fase de la competición-, como antes habían tenido la oportunidad de ver al filial en varios compromisos en Barreiro. La evolución de la pandemia marcó siempre el aforo disponible.

Prioridad a los abonados

El Celta siempre ha sostenido que en el momento en que se pudiera volver a acoger a aficionados en las gradas, fuera cuando fuera, los abonados que pagaron los 50 euros establecidos en la última y polémica campaña de abonados serían los que tendrían prioridad para optar a esas entradas. Según reveló Mouriño la semana pasada, la cifra de abonados del curso 2020/2021 es de 16.801, por lo que ahora falta precisar cuáles serán los criterios para determinar quiénes de esos casi 17.000 tendrá oportunidad de acceder.

Si se sigue el mismo procedimiento que para el Celta B, tendrían prioridad aquellos que optaron por el monedero virtual o por la devolución correspondiente a los partidos de la campaña 2019/2020 a los que no se pudo acudir habiendo pagado ya el importe completo de la temporada. Pero por ahora el club vigués no se ha pronunciado al respecto.

Sí se había referido a este tema el presidente en su reciente comparecencia: «Los socios que confiaron aunque no estuvieran de acuerdo con nuestras decisiones van a tener su recompensa. Ahora son los que tienen su entrada asegurada en Balaídos de acuerdo con las limitaciones que nos vayan poniendo», avanzaba.

La experiencia del Celta B

Carlos Mouriño también detalló que el Celta estaba perfectamente preparado para cuando tuvieran el ok para abrir el estadio, como ya se hizo para Segunda B. «Temos un protocolo enviado pola liga que xa levamos adiante nestes partidos que se permitiu público en Balaídos. Ese protocolo funcionou. Nós estamos moi preparados. Temos anticipado o que hai que facer. Pero non sabemos cando vai ser», comentaba el máximo accionista del Celta.