Tres puntos y cuatro lesionados en un duelo que sella la salvación

m. v. f. VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

XOAN CARLOS GIL

El Celta logró un trabajado triunfo ante el Levante que le permite certificar su presencia en Primera el próximo curso

01 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Celta supo sufrir para vencer al Levante y certificar de forma matemática la permanencia. Las lesiones, cuatro en un partido y de jugadores fundamentales, les jugaron una mala pasada a los vigueses, que aun así supieron sobreponerse a las adversidades. Lo hicieron hasta en inferioridad durante casi diez minutos al tener que retirarse Murillo justo cuando se acababa de efectuar el último de los cinco cambios.

Once

Los mismos que ante Osasuna con la novedad de Kevin

Eduardo Coudet eligió para el partido ante el Levante a los once jugadores que disputaron el partido ante Osasuna desde el minuto 6. Porque ahí Hugo Mallo pidió el cambio y entró en su lugar Kevin, única novedad en la alineación de ayer. Repitieron José Fontán en el lateral izquierdo y Joseph Aidoo formando pareja de centrales con Jeison Murillo, por lo que Aarón Martín y Néstor Araujo comenzaron en el banquillo por segunda semana seguida -aunque salieron tras el descanso-. El resto fueron los habituales en el once de gala del Chacho.

Inicio

Un 5-3-2 que trajo de cabeza al Celta

El Celta salió bien, pero el planteamiento del Levante, con un 5-3-2 con carrileros largos, logró su objetivo de poner en aprietos a los vigueses. La figura de Carlos Clerc fue clave, protagonizando varias llegadas de peligro por banda izquierda. Las primeras aproximaciones fueron de los visitantes, pero la falta de acierto y alguna intervención de Iván Villar les impidieron ponerse por delante. La lesión de Renato Tapia a los 28 minutos fue el primer gran contratiempo, con 0-0 en el marcador.

Acierto

Nolito y Aspas fallaron goles cantados

Tanto Nolito como Iago Aspas, que mostraron su conexión en más de una ocasión, fallaron ocasiones de gol cantadas en el primer acto. El moañés lo hizo por partida doble, primero con un cabezazo casi sin ángulo que atrapó el portero y luego al no poder superar tampoco al guardameta del Levante tras recibir un gran pase de Denis Suárez. Nolito, asistido Iago, remató fuera con su pierna mala otra ocasión clarísima que hubiera supuesto el 1-0.

Pegada

La afectividad celeste decidió

Tras las ocasiones claras que erró el equipo vigués en la primera mitad, en la segunda decidió su pegada. Una genialidad de Brais Méndez a pase de Aspas y un segundo gol de Solari al poco de saltar al campo y asistido por otro hombre de refresco como Aarón decidieron el duelo. El Levante apretó mucho, especialmente estando dos abajo, pero no estuvo acertado en los últimos metros.

Sufrimiento

Indemnes de los centros laterales

El Celta sufrió lo indecible con los centros laterales del Levante, pero los vigueses salieron indemnes fruto de sus propios aciertos, pero también de la falta de pegada del conjunto valenciano.