Esto es vida, cariño

GRADA DE RÍO

Inigo Larreina

06 abr 2021 . Actualizado a las 17:55 h.

Cuando los jugones tienen la pelota y el espacio, este Celta es una máquina artística de matar. Ver lo que son capaces de idear en un palmo Brais, Denis, Nolito y Iago Aspas, cuatro guantes tejidos con esa finura que separa el fútbol de salón del de pasillo, es entender al que se sacó de la manga una estadística con los equipos más entretenidos de Europa. Vaya usted a saber el guarismo para valorar numéricamente la interpretación del goce como espectador.

Con el Celta de Mendizorroza nos divertimos mucho en el primer tiempo. Solo al verlos salir, con esa absurda combinación de tercera camiseta y segundo pantalón, a la altura de cuando mis hijos toman la iniciativa en el armario. Les pusieron una indumentaria de chirigota como primera advertencia: estos vienen a engrosar la estadística del juego festivo. Y pasó lo que pasó. Enfrente apareció un equipo descuartizado, sin fútbol ni alma. El Glorioso toca en réquiem, contaminado entre su dinámica, sus carencias y el estropicio interno. Este Alavés no está ya para entrentener a nadie. El Celta, adornado en esas pequeñas delicias de los del guante, se dio un festival de media hora. Aspas ya es el primer jugador de la Liga en firmar el 10+10 en goles y asistencias.