El Celta busca el camino más corto

Los vigueses pretenden dar en Huesca un golpe definitivo hacia la salvación pese a la baja de Tapia, sus problemas a domicilio y los precedentes con los colistas


vigo / la voz

El Celta disfruta de una segunda oportunidad para marcar distancias con el descenso, pero la visita a Huesca presenta a priori más dificultades que el partido ante el Valladolid que el conjunto vigués empató sobre la bocina. Porque ejerce de visitante y esta temporada solo ganó un partido a domicilio, porque desde el año 2003 no es capaz de ganar en el campo de un colista y, sobre todo, porque no podrá contar con Tapia, el segundo jugador más determinante de los celestes después de Aspas. Y también porque el Huesca compite mucho mejor y tiene más fútbol del que dicta la clasificación.

Al Celta, que entrenó los tres últimos días a la hora del partido (a las dos de la tarde), le es pera una contienda áspera, ante un rival que a partir de un 5-3-2 lleva los duelos a la más absoluta incomodidad. Con toda probabilidad, presionará alto la salida de balón para que los vigueses no se sientan nada cómodos y no puedan combinar en las zonas de peligro en donde Aspas puede ser letal.

Explorar nuevos caminos para la salida de balón es una de las tareas pendientes del equipo de Coudet, pero el problema principal para esta tarde es hacer olvidar las prestaciones de Tapia, que se quedó en Vigo para cumplir el partido de sanción. Sin el único pivote puro que tienen los celestes en su plantilla, Fran Beltrán tiene por delante una dura reválida. Demostrar que puede actuar como pivote único (si no hay cambio de sistema) y mantener el equilibrio que el conjunto vigués consiguió con el peruano. El toledano no juega de inicio desde el mes de enero en Granada, pero por delante de Tapia.

En defensa, Araujo viajó pese a no entrenar con el grupo en toda la semana y su sitio inicial podría estar en el banquillo, lo que abre las puertas a Aidoo para que pueda disfrutar de su primera titularidad en el 2021. En ataque regresa Nolito después de cumplir el partido de sanción, lo que relegará a Solari al banquillo tres partidos después.

El Huesca afronta el partido como una final después de sumar cuatro de los seis últimos puntos y ver cómo el pelotón de cola se está apretando.

Pacheta, que ha dotado de colmillo al equipo aseado que dejó Míchel, no podrá contar con Gastón Silva, Mosquera y Luishino, pero hará pocas variaciones con respecto al equipo que empató el pasado fin de semana en Eibar. Además, los azulgranas cuentan con la baza del juego aéreo, que puede ser el talón de Aquiles del Celta sin Tapia, y con la duda de Araujo. Otro motivos para estar muy alerta desde el principio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El Celta busca el camino más corto