«Ganar sería un empujón grande»

Barri ve al Celta B preparado para finalizar su maratón de cuatro partidos en 10 días dando un zarpazo para la Segunda B Pro en A Malata


vigo

Diego Hernández Barriuso, Barri (Salamanca, 1995), lleva poco más de un mes en el Celta B y hasta el domingo pasado solo había visto a su equipo encadenar resultados positivos. Ante el Salamanca UDS llegó el primer revés, pero el mediocentro, cedido por el Badajoz, con una opción de compra, no duda del potencial de su nuevo conjunto y de las posibilidades de meterse entre los tres primeros para asegurar la Segunda B Pro, el gran objetivo del curso. Y la primera ocasión dar de un paso definitivo será esta tarde (17 horas, TVG2) en A Malata ante el Racing, otro de los aspirantes.

«Nos lo tomamos como una final, pero no podemos decir que sea clave porque si ganas este y pierdes los tres que van a quedar no valdría de nada, pero ganar nos daría un empujón muy grande para poder certificar el estar entre los tres primeros que nos daría la Segunda B Pro, que es el objetivo que tenemos marcado», comenta el mediocentro salmantino sobre la importancia del partido de esta tarde, que fue aplazado en su día por el caso de covid de un juvenil celeste que entrenaba con el segundo equipo.

Los célticos ya están recuperados de la dura derrota del domingo pasado y hoy tienen la oportunidad de demostrar por qué son el mejor visitante del grupo (13 puntos en seis partidos y solo una derrota, en Pontevedra). «En casa parece que nos está costando más y aunque es verdad que generamos, quizás no tanto como en partidos como el de Zamora. Creo que ese tipo de campo nos ayuda más. Las dimensiones amplias nos vienen mejor».

 

Tan amplio como el Ruta de la Plata es A Malata, pero Barri no se fía del rival ni del escenario: «En el fútbol muchas veces no es dos más dos y vamos a jugar ante un rival potente que nos lo va a poner muy difícil». El pivote destaca que con la llegada de Cristóbal Parralo los departamentales han dado un paso al frente, que realizan un buen juego asociativo y que cuentan con futbolistas de buen pie que pueden marcar el ritmo de partido y que seguramente también querrán el balón, igual que los vigueses. «Si conseguimos estar a su nivel, tendremos muchas opciones, y eso está en nosotros. Tenemos que dar un nivel muy alto si queremos estar entre los tres primeros porque está la cosa complicada y va a estar muy peleado hasta el final», apunta.

Una de la incógnitas es saber cómo estará el filial con cuatro partidos en diez días y una jornada menos de recuperación que su rival. «Es mucha carga, pero veo al equipo fuerte, trabajamos muy bien, el entrenador ha dado algunos descansos y seguro que los que jueguen van a estar preparados para dar un nivel alto. El equipo está fuerte».

 Barri no es un desconocido en el mundo del fútbol. Jugó en Segunda con el Albacete la temporada pasada, pero este curso lo fichó el Badajoz y apenas tuvo oportunidades. Por eso atendió la invitación del Celta a la segunda, porque en el verano pasado ya había sido tentado. En el filial se ha encontrado un excelente escenario para crecer. «Estoy contento, me han acogido genial. Me he encontrado un gran entrenador, un gran cuerpo técnico y, sobre todo, jugadores con mucha proyección y con un hambre terrible, siendo además uno de los equipos con más calidad de toda la categoría, lo que les permite suplir la falta de madurez», comenta.

Al salmantino no le cogió por sorpresa el potencial del equipo. «Les seguía, les vi algunos partidos y sabía que el equipo tenía potencial y que cuenta con jugadores que pueden llega a la élite si se apuesta por ellos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Ganar sería un empujón grande»