El convenio de Balaídos, más leña al fuego

El Concello considera que el Celta fue el primero en quebrantarlo por no justificar los dos millones y el club señala al consistorio por el incumplimiento de los plazos


vigo

Entre el Concello de Vigo y el Celta no existe el concepto guerra fría cuando la reforma del estadio de Balaídos es el tema de debate. La junta de gobierno municipal no solo reclama la justificación de un gastos de dos millones comprometido por el club en el convenio voluntario firmado en su día, sino que apunta que es la sociedad deportiva la que incumplió el acuerdo. Esa afirmación choca con lo esgrimido el por Celta, que acusa al Concello de quebrantarlo por no cumplir los plazos, algo en lo que tampoco está de acuerdo la parte política.

¿Qué le reclama el Concello al Celta?

«Se pide lo que dice el convenio, que justifiquen los gastos, las actuaciones y las certificados de obras», comenta el teniente de alcalde Javier Pardo, que se remite, además, a un acuerdo de la junta de gobierno celebrada el pasado viernes. La única justificación que tiene el Concello, según se recoge en el acta de la comisión, son 913.242,82 euros de una «xustificación da actuación de ‘obras do proxecto de reforma 1ª fase da grada de prefe-rencia-tribuna do Campo Municipal de Fútbol de Balaídos en Vigo'».

¿Qué argumenta el acuerdo de la Xunta de goberno local?

Que el «Real Club Celta de Vigo SAD incumpriu a súa obriga» en la materia de justificación de gastos. Javier Pardo explicó que «el Concello llevó a la junta de gobierno la inadmisión de este recurso, no aceptar la declaración que pide el Celta de nulidad, y el Concello le dice que no es un convenio oneroso, sino un convenio voluntario al que el Celta se sumó como principal entidad beneficiada de ese plan director de reforma del estadio de Balaídos. La obligación del Celta era aportar hasta dos millones en la colaboración de las obras porque solo la Diputación y el Concello participan en al reforma».

¿Cuál es la postura del Celta?

Desde que trascendió que el Concello le exigía el justificante de los dos millones el conjunto vigués guarda silencio, pero la entidad deportiva considera el convenio finiquitado desde hace tiempo. Mouriño desveló el pasado verano que el club había presentado «una denuncia de disolución de convenio basada en el incumplimiento de las fechas», apuntando en aquel entonces que tuvieron que esperar cinco años y cinco meses en tener acceso al plan director.

¿El convenio se ha declarado nulo?

El Concello no atendió la solicitud por parte del club y el escrito presentado fue rechazado por la junta de gobierno por entender que carece de fundamento. «Inadmitir, por carecer manifestamente de fundamento, a solicitude formulada, con data 28 de xullo de 2020, polo Real Club Celta de Vigo SAD de declaración de nulidade de pleno dereito do convenio de colaboración, asinado o 28 de xaneiro de 2015 polo concello de Vigo e a dita entidade deportiva para a execución de actuacións incluídas no plan director de remodelación e modernización do estadio municipal de Balaídos», especifica el acuerdo del gobierno local. Los grupos de la oposición del Concello de Vigo consideran que el convenio está «completamente morto».

¿Qué pedía el club en su escrito?

Que además de la nulidad, fuese resarcido por los gastos ocasionados. «El Celta presenta el escrito y le dice al Concello que da por concluido el convenio por incumplimiento del Concello y le exige al Concello que le resarza los gastos que le originaron dichas obras», comenta Javier Pardo. Hay que recordar que el club también mandó un escrito al alcalde y a la oposición solicitando que se parase el «despropósito» de la reforma del estadio.

¿Las obras del estadio tenían que estar finalizadas en el 2017?

El Concello de Vigo discrepa de la fecha y argumenta que nunca fue algo cerrado. «Se ben o convenio sinala como prazo para o cumprimento das obrigas que se estipulan o ano 2017, o certo é que o dito prazo non ten carácter esencial e o seu vencemento non impide o cumprimento tardío, en forma específica, polo Real Club Celta de Vigo do resto das actuacións comprometidas no convenio ata completar os dous millóns de euros». El convenio de Balaídos se firmó en enero del 2015 y seis años después están pendientes de reforma los dos fondos, uno de ellos licitado a finales del pasado año.

¿Quién incumplió el convenio?

El Celta culpa al Concello de Vigo apuntando que la obra derivó en chapuza, que nunca se cumplieron los plazos y que el club no fue tenido en cuenta. Al contrario, el Concello culpa al Celta. «Quen incumpriu o convenio no prazo fixado no mesmo foi o Real Club Celta de Vigo SAD e non o Concello de Vigo, cuxas obrigas estaban subordinadas no seu cumprimento ao cumprimento das obrigas da entidade deportiva, pois só no momento en que esta executa as actuacións comprometidas no convenio pode o Concello de Vigo colaborar e asistir ao Real Club Celta, a través do seu persoal técnico, para o mellor e máis adecuado cumprimento por esta entidade deportiva das obrigas asumidas e, posteriormente, recibir as obras resultado das actuacións desenvolvidas».

¿Por qué reclama ahora el Concello los justificantes?

«Es una contestación, no es una iniciativa propia del Concello, a un escrito presentado por el Celta», explica el teniente de alcalde antes de puntualizar que «lo único que está haciendo el Concello es cumplir con la legalidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El convenio de Balaídos, más leña al fuego