La pubalgia liquida a Emre Mor

El turcodanés recae de la lesión que arrastra hace tres meses y ya no se entrenó ayer


Emre Mor ha dicho basta. El lunes no consiguió completar la sesión de entrenamiento prevista por Eduardo Coudet y ayer ya no se ejercitó junto al resto de sus compañeros. Las molestias que arrastra en el pubis desde hace tres meses y medio han obligado al turcodanés a tomar la decisión de pasar a la retaguardia para tratarse. Los síntomas de dolor volvieron a reproducirse en las últimas semanas y le han impedido ejercitarse con normalidad.

Los primeros síntomas los sufrió el futbolista el pasado 1 de noviembre, durante la debacle ante la Real Sociedad en Balaídos (1-4) todavía con Óscar García como técnico. Emre disputó los últimos 25 minutos de aquel encuentro, que terminó con elocuentes molestias en el pubis.

La lesión lo apartó más de un mes de los terrenos de juego. Se perdió ya por ese motivo el enfrentamiento ante el Elche y los cuatro primeros partidos de Coudet como técnico: ante el Sevilla, Granada, Athletic y Cádiz. Reapareció en el duelo copero frente al Llanera. Jugó 65 minutos y anotó un gol. Desde entonces, las molestias le han condicionado.

«Unos días bien y otros mal»

Emre participó un minuto testimonial frente al Alavés y 26 con el Getafe. Luego llegaría otra recaída. Se le excluyó a última hora de la convocatoria ante el Real Madrid. El club lo achacó a problemas físicos. El pubis había vuelto a encender el piloto de alarma.

Recuperado parcialmente, jugó una hora en Ibiza, en la despedida copera del Celta. Y fue el relevo de Aspas en los partidos contra el Betis y el Eibar. En Heliópolis estuvo una hora y cuarto sobre el césped. Contra los armeros, Coudet lo mandó al banquillo en el descanso para dar entrada a Okay. Fueron sus últimos minutos hasta la fecha. Ante Granada, Atlético de Madrid y Elche se quedó en el banquillo.

El futbolista no escondía su preocupación por unos problemas físicos que no acababan de darle respiro. «Estoy unos días bien y otros mal», confesó a su entorno. Y, últimamente, más mal que bien. El lunes, en plena sesión, sintió un dolor profundo que le obligó a marcharse antes de tiempo. Ayer, decidido a realizarse nuevas pruebas y a tratarse, ya no se entrenó.

El contratiempo físico le llega a Emre Mor justo cuando volvía a abrirse para él otra opción de ganar minutos, debido a la baja de Iago Aspas por sanción para el partido de Mestalla. El turcodanés causará baja.

Una lesión controvertida

Las pubalgias, a diferencia de otro tipo de lesiones, no tienen un diagnóstico claro ni automático. Puede ser alta (cuando se inflaman los músculos rectos anteriores del abdomen), baja (el daño se localiza a nivel muscular de los aductores) y mixta (cuando se conectan los músculos superiores e inferiores). Por esta razón, los especialistas suelen coincidir en que, antes de recurrir al quirófano, debe emplearse un tratamiento conservador que ayude a localizar el foco de la lesión. En el caso de Emre, sigue sin dar resultado.

La ausencia de Mor reduce las alternativas para Coudet en Valencia. La opción de jugar con dos delanteros más puros, y dar entrada a Ferreyra junto a Santi Mina, es una de las opciones que maneja el técnico.

Baeza o un retoque en el dibujo

Otra alternativa, que ya probara con poco éxito Coudet ante el Villarreal, también en ausencia de Aspas, sería dar entrada a Miguel Baeza. El cordobés rotó posiciones entonces con Brais Méndez, que también se perderá el compromiso del sábado por sanción, pero apenas entró en juego.

El experimento no le salió bien entonces al técnico argentino. El Celta encajó cuatro goles en un primer tiempo esperpéntico y Baeza se quedó ya en el vestuario al descanso. Coudet removió fichas y dio entrada a Jordan Holsgrove en el segundo tiempo, para darle mayor empaque a la zona ancha. El equipo se mostró mucho más consistente y mejoró sus prestaciones, aunque el partido estaba ya entonces completamente roto.

La opción del escocés, que disputó después de su debut liguero ante el Villarreal media hora del partido en Granada, puede ser otra alternativa para Coudet, con la opción de desplazar a Denis a la banda izquierda y situar a Nolito en ataque junto a Santi Mina, en posiciones más centradas. La entrada de Fran Beltrán podría ser otra posibilidad.

Solari por Brais Méndez

Más claro parece, a priori, el recambio para Brais Méndez. Augusto Solari, que ya dejó muy buenas sensaciones ante el Atlético de Madrid y el Elche en los minutos que disputó, tras incorporarse en el mercado invernal, tiene muchas papeletas para estrenar titularidad en Mestalla. El argentino sirvió sendas asistencias en los dos partidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La pubalgia liquida a Emre Mor