A poner la guinda al mes soñado

Xosé Ramón Castro
x.r.c. VIGO

GRADA DE RÍO

rc celta

El Celta, que recupera a Mina para el once, completa su diciembre triunfal recibiendo al Huesca con la intención de sumar un quinto triunfo que le distancie de la cola

30 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El 21 de noviembre el Celta regresaba de Sevilla como colista y 39 días después los vigueses pueden acabar el año con una sensación de sosiego si son capaces de superar esta noche al Huesca para seguir distanciándose de la zona roja de la tabla clasificatoria. Desde entonces el conjunto de Coudet ha sido capaz de sumar 13 de los 15 puntos disputados para dar un giro radical a su panorama. Aun así, la situación no le debe confundir y los oscenses, colistas y con un triunfo, pero con más fútbol del que dicen sus números, son un rival directo por la supervivencia.

Los célticos podrán alinear de nuevo a su mejor once dos partidos después. Santi Mina recibió el alta en la jornada del lunes y recuperará la posición más avanzada en el 4-1-3-2 de Coudet. El vigués asegura juego aéreo, aguantar el balón de espaldas y liberar a Iago Aspas para que actúe por todo el frente de ataque. Su regreso debe significar la salida de Baeza del once con respecto al último partido y la vuelta a las costados de Brais y Nolito, los jugadores que hicieron las veces del 22 durante su ausencia.

Con el once de gala los vigueses buscarán el quinto triunfo de la era Coudet y el cuarto consecutivo como locales, algo que no conseguían desde los tiempos de A Nosa Reconquista en la primavera del 2019. Además, superar a los de Míchel Sánchez sería la mejor manera de cerrar un ciclo ante rivales directos con un botín de lo más óptimo.