Las claves de las redes del Celta, contadas por su community manager

Alberto Graña, uno de los responsables de esta parcela, explica sus líneas maestras y cómo gestionaron el confinamiento


Vigo

Uno de los responsables de las redes sociales del Celta, Alberto Graña, participó ayer en una charla enmarcada en Érték Conference, una iniciativa universitaria que busca acercar el mundo laboral al alumnado de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación (FCSC) en Pontevedra. Participan profesionales del ámbito comunicativo, de organización de evento, moda y agencias de publicidad y en el caso del community manager del club vigués, ofreció algunas claves de las estrategias y los objetivos que mueven al club en las redes.

El aprendizaje del confinamiento

Graña realizó una exposición en la que se detuvo en algunas de las iniciativas promovidas por el club durante el confinamiento. Una de ellas consistió en llamadas de los jugadores a abonados históricos. «Preocuparnos por la afición es una responsabilidad social para nosotros. Queríamos estar al lado de la gente que lo estaba pasando peor y que pasaran un rato agradable. Una iniciativa como esa es todo un orgullo para nosotros», señaló.

Otra acción que desarrollaron fue que jugadores, en concreto Denis y Rafinha, ejercieran de community manager por un día. «Hoy en día, las redes y el fútbol están vinculados. A muchos jugadores les gusta interactuar con la afición a través del mundo digital», expone. Y los futbolistas accedieron a hacer partícipes a los aficionados de «su alimentación, su día a día, cómo se levantaban por la mañana y entrenaban en casa... Los aficionados lo agradecen», valora.

Graña cuenta que en esa etapa fue cuando más cuenta se dieron de que «una red social no solo es información, es entretenimiento» y considera que al tomar conciencia de esto dieron «un paso muy importante». «Hace años, redes como Twitter se guiaban por su carácter informativo, pero a día de hoy, la gente pide entretenimiento, juegos, diferentes cosas que aprendimos durante el confinamiento», detalla. En ese sentido, potenciaron también los e-sports al estar el club representado en varios torneos.

Premisas de actuación

Desde las redes sociales intentan de un tiempo a esta parte -durante mucho tiempo, no se hacía- interactuar con los seguidores. «Intentamos responder pregntas que nos hacen, pero es complicado porque son muchas, cientos a la semana», calcula Graña. A lo largo del confinamiento también potenciaron esta vía de comunicación, según el community manager. «Era momento de estar más pendientes de la afición y resolver dudas».

Graña admite que a veces hay que «tirar de paciencia» para estar al otro lado en las redes de un club como el Celta. «Tratamos de ponernos en el lugar del seguidor, ser empáticos. Por dura que sea la crítica, intentamos escuchar y aprender», desgrana. En ese sentido, considera clave «entender todas las partes, ser camaleónico, adaptarte al medio al momento», dado que «la realidad cambia cada minuto y hay que tener tacto para verla y adaptar tu mensaje».

En líneas generales, además, su apuesta actual es por la espontaneidad. «No hay que perderla nunca», explica utilizando el ejemplo de un tuit de Rosalía que mencionaron y que tuvo una gran repercusión. «A veces, una estrategia no tiene el éxito que esperabas y con algo sencillo como sumarte a un tuit de una figura de talla mundial, tienes más RT y me gusta que con una publicación que has preparado tres días», la mejor prueba, añade, de que las redes son «un mundo totalmente inesperado, se podría decir que de adrenalina». Saben tambiénq ue los textos «demasiado corporativos» son detectados por los seguidores y que a base de naturalidad es más factible que un mensaje se viralice.

El Celta prima en redes la calidad sobre la cantidad. «No hay estrategia buena ni mala. Nosotros preferimos publicar tres o cuatro veces al día y que sean publicaciones de calidad», señalan. Y la apuesta ha sido refrendada por los datos que manejan, pues la media de interacciones por post se ha mantenido en el 2020 con respecto al 2019 pese a la ausencia de fútbol durante varios meses. «El valor de la métrica aumentó durante el confinamiento», asegura.

Reivindicación social

Como líderes de opinión que son en cierta medida, y con un tarjet joven, el Celta trata de «dar mensajes claros en base a un mundo mejor». Esto engloba la lucha por la igualdad social, la libertad de expresión, el respeto y la tolerancia, entre otros valores que mencionó Graña. «La gente joven, aunque parece que no, escucha mucho. Acorde con los ideales del club, creems en un mundo mejor, donde haya libertad de amar a quien queramos, no tener mied por ser de otra raza o hablar otra lengua. Lo que nos hace ricos es la diversidad», subraya.

Puso el ejemplo en ese sentido de un «hasta luegui» viral que se dedicó desde la cuenta del Celta a un perfil que ponía en duda la violencia de género contra la mujer. También se respondió a una crítica recibida por una publicación por el Día del Orgullo. «Siempre estamos al lado de las personas que están sufriendo», señala.

 Nueva partida 2021

Graña se refirió también a la campaña Nueva partida 2021 que lanzó el Celta para la nueva temporada y que tuvo una gran aceptación por sus diseños emulando videojuegos antiguos. «Surgió de Celta Media y cuando la presentaron, todo el mundo estaba encantado. Es un poco ese regreso al futuro, volver hacia atrás con algo que fue tendencia. Como en la moda, hay cosas de los 80 que se vuelven a usar hoy en día», recuerda. Han recibido comentarios muy positivos al respecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Las claves de las redes del Celta, contadas por su community manager